• Una postal de cierta normalidad se podía observar durante la mañana de este lunes en algunos supermercados en La Serena.
  • En el Jumbo de avenida El Santo, se podían observar góndolas completamente llenas de productos, descartando así, eventuales problemas de abastecimiento.
  • En el supermercado Unimarc, ubicado al lado de La Recova, aún se mantienen restricciones al ingreso de personas al local.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Mientras en el centro de la ciudad, los locales aún presentan restricciones al momento de ir a comprar, otros pudieron abrir finalmente sus puertas y atender al público con cierta tranquilidad, aunque siempre con la presencia de vigilancia policial en sus puertas.

De manera progresiva, aunque lenta aún, el comercio, y específicamente, las cadenas de supermercados en la región vuelve a la “normalidad” en lo referente a atención al público.

No obstante, dicha situación no es equivalente en todos los locales, pues mientras en sectores de la ciudad, algunos supermercados ya atienden sin las restricciones de hace unos días – atención por número o ingreso por grupos de personas – otros se mantienen tal cual. Además, respecto a los horarios de cierre, éstos dependen de la hora en que se establezca el toque de queda que, en el día de ayer, quedó fijado para las 22 horas.

Durante la mañana de ayer, un equipo de diario El Día, recorrió algunos locales de diferentes cadenas de supermercados de la capital regional, en donde se pudo comprobar en terreno la situación de éstos y como han evolucionado durante estos días de movilizaciones.

Atención relativamente normal

Un ejemplo de vuelta a cierta normalidad, se puede observar en el Santa Isabel del sector La Florida, local que durante la mañana de ayer atendía a sus clientes en completa tranquilidad aunque con una pareja de carabineros de punto fijo en sus puertas, y hasta las 15 horas.

El subgerente del local, Alejandro Vigorena explica que los dais más complejos fueron el lunes y martes, pues existía una gran preocupación entre los clientes ante el riesgo de un eventual desabastecimiento. “Nosotros ahí nos vimos obligados a vender en base a números, entraba un grupo de gente y después entraba otro grupo. Generalmente privilegiamos que la gente llevara productos básicos para respetar también a aquellas personas que estaban afuera para comprar, pues se podría generar sobredemanda”, explica.

De todas maneras, descarta que haya habido riesgo de desabastecimiento o ser víctimas de saqueo, enfatizando que al menos, durante este jueves, “se ha comenzado a atender con mayor normalidad. Esperamos que este viernes o sábado, podamos seguir volviendo a la normalidad”.

Eso es lo que espera también Sergio Álvarez, vecino del sector quien aseguró que, al menos en esa zona de la ciudad, “no ha pasado nada, pues la gente se organizó”.

“Hemos salido a buscar lo mas indispensable: azúcar, harina. La idea es contar con cosas por si ocurre algo más grave”, comentó.

Otro caso semejante lo podemos encontrar en el Jumbo de avenida El Santo, donde su gerente, Alfredo Vargas, quien aseguró que tras los días más complejos de la movilización, “toda la operación de Cencosud se ha volcado en apoyar la función de los supermercados Santa Isabel y Jumbo. Tenemos gente de tiendas Easy que están apoyando en el proceso de reposición entendiendo que los temas de abastecimiento de las familias en temas de alimento, es lo primordial hoy día”.

Asimismo comenta, en Santiago se han modificado algunos turnos en los centros de distribución y de proveedores “para poder mantener la cadena de abastecimiento de forma impecable. En ese sentido, no tenemos problemas respecto a ese tema, salvo algunas pequeñas contingencias logísticas producto de la sobredemanda que hemos tenido. Pero eventuales problemas de abastecimiento están controlados”.

Sobre una posible normalización definitiva en su atención al público, Vargas expresó que ello dependerá de los horarios en que se establezca el toque de queda y la seguridad.

“Vamos a ir extendiendo el horario hasta que consideremos que como compañía no haya riesgos ni para nuestros trabajadores ni para nuestros clientes”, sostuvo.

La otra realidad

Tal como se explicaba al inicio de la nota, durante el recorrido, se logró constatar que la realidad de cada local es distinta, pues en el centro, los supermercados que se emplazan allí – Santa Isabel de Cienfuegos y Unimarc, al lado de La Recova – aún mantienen restricciones al público.

Así, en el caso del último local, trabajadores aseguraron que se está atendiendo “normalmente”, pero con restricciones, manteniendo el sistema de ingreso por grupos de personas, que en este caso, varían entre 100 y 200 personas. Al menos, ayer jueves, dicho supermercado atendió de esta forma hasta las 16 horas, y según se señaló, se proyecta que para este viernes, el horario de atención se mantenga hasta las 18 horas.

Finalmente en el caso del Santa Isabel de calle Cienfuegos, también se están utilizando el sistema de ingreso por grupos de personas, aunque a diferencia del Unimarc, aquí se deja ingresar al local a un número de personas equivalentes a los que salen del lugar, tras hacer sus compras.

Cabe señalar que según datos oficiales entregados hoy en por la propia intendenta Lucía Pinto,  en la región existen 55 supermercados, de los cuales, 6 están sin funcionar, todos ellos ubicados en La Serena y Coquimbo.

“Ello se debe a que han sufrido daños y saqueos que son situaciones violentas que no se habían visto nunca antes en la región”, comentó la máxima autoridad regional.

Reunión en la intendencia 

En otro orden de cosas, pero relacionado con el comercio, durante este jueves, se reunieron precisamente, la intendenta Lucía Pinto, los seremis de Trabajo y Economía, y los representantes de las cámaras de comercio de La Serena, Coquimbo y Ovalle, para discutir sobre el momento que se está viviendo y cómo ello, está afectando al mediano y pequeño comercio.

“En esta reunión lo que hemos hecho en conjunto con ellos ha sido insistir en este llamado  a la tranquilidad, pues queremos que la ciudad funcione de la mejor manera. Por eso se está resguardo los lugares que así lo requieren. Pero que la gente sepa que puede ir a  comprar y que hay abastecimiento de mercadería”, aseguró la intendenta.

Sobre la reunión en sí, el presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, Patricio Araya, explicó que se le solicitó a la intendenta que “una vez que se restablezca la paz social, podamos sentarnos para planificar lo que debe ser la reconstrucción, y atraer nuevamente público a comprar.

“Debemos pagar las deudas que tenemos y esas deudas se pagan con las ventas. Por lo tanto, al no tener ventas, vamos a tener problemas. Por eso, la idea es crear instancias para el restablecimiento de la economía”, señaló.

En ese sentido, sobre un posible catastro de los daños contra el pequeño comercio que se pueda levantar, el seremi de Economía, Carlos Lillo, advirtió que, producto de la situación que se está viviendo en el país y la región, “toda posible información sobre daños es dinámica, y va variando. Esperamos que esto se solucione lo antes posible para tener en detalle toda la información, y en base a eso, ir trabajando entre todos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X