Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La presidenta del directorio de la Empresa Portuaria Coquimbo, Sally Bendersky, señaló que si bien la voluntad está en construir lo antes posible, lo cierto es que las amenazas están en los detalles. “No queremos que se nos pase nada. Por eso estamos trabajando de manera mancomunada con el concesionario sin transar en términos de los chequeos que se deben hacer”, dijo a diario El Día.

Tras la solicitud por parte de la concesionaria Terminal Puerto de Coquimbo (TPC), de modernizar la estación marítima modificando el contrato original, el Puerto de Coquimbo sigue avanzando el proceso de estudio de la modernización de las instalaciones.

TPC se adjudicó el 2012 la concesión con el objetivo de construir un tercer sitio de atraque, pero esta vez a través de un finger pier o muelle de penetración. Este cambio permitiría recibir barcos de mayor calado, es decir de 300 metros de eslora y de 14 metros de profundidad. Esto además, posibilitaría la llegada de transportadores de containers.

Con todo, si bien se había dicho que durante mayo o junio podría haberse dado la modificación y firma final del contrato, el proceso de estudio ha demorado más de lo estimado. La presidenta del directorio de la Empresa Portuaria Coquimbo, Sally Bendersky explicó a diario El Día que es difícil avanzar con la rapidez que se quisiera, por el tecnicismo que requieren los contratos.

“En general nos estamos demorando un poco porque la modificación se debe firmar con las dos partes totalmente tranquilas, sabiendo que la ingeniería será la correcta. Si bien la voluntad está en construir lo antes posible, lo cierto es que las amenazas están en los detalles y no queremos que se nos pase nada. Por eso estamos trabajando de manera mancomunada con el concesionario sin transar en términos de los chequeos que se deben hacer”, dijo.

 

LA FRASE

“Seguimos trabajando de manera mancomunada con el concesionario sin transar en términos de los chequeos que se deben hacer”. Sally Bendersky, presidenta del directorio del Puerto de Coquimbo.

 

LOS DETALLES DE LA MODERNIZACIÓN

Cabe destacar que Claudio Ormeño, gerente general de Puerto de Coquimbo ha señalado a diario El Día que en efecto desde diciembre de 2015 se encuentran trabajando en la propuesta que les envió el concesionario, pero reconoce que los pasos para poder concretarlo no son fáciles.

El ejecutivo ha explicado que según el contrato de concesión vigente, TPC tiene la obligación de generar un tercer sitio de atraque, para lo cual tiene que hacer una inversión de cerca de US$ 90 millones.

Pero pese a las dificultades, hoy manifiesta que la idea está mucho más abordada y aparece como un proyecto más accesible, por lo cual en los próximos meses habría positivas novedades. “Ya está bastante avanzado lo que es el estudio técnico, jurídico y económico, por lo tanto estamos en los procesos ya de las tomas de decisiones correspondientes, compartiendo esto también con quienes a nosotros nos dirigen, que son el Sistema de Empresas Públicas, el ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, por quienes somos regulados y estamos en coordinación con ellos”.

 

Estudios minuciosos
La demora de la firma del contrato que busca la modernización del Puerto de Coquimbo, explica Bendersky, se explica porque en este tipo de contratos, hay muchísimos aspectos que estudiar. “Si hubiera una información que nosotros no vimos y firmamos sin conocer a cabalidad, generaría problemas. Necesitamos conocer al mayor detalle posible el diseño. Para modificar el contrato, nosotros queremos tener la confianza de que las dos empresas, TPC y Puerto Coquimbo, han hecho todo lo posible para que no haya ninguna duda de lo que se está remodelando y modernizando”, aseguró la presidenta de la empresa estatal.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X