• La iniciática fue aprobada por unanimidad entre los miembros de la comisión. FOTO CEDIDA
    La iniciática fue aprobada por unanimidad entre los miembros de la comisión. FOTO CEDIDA
Según declaró la empresa, la construcción de esta infraestructura partiría en 2 meses y descartó que vaya a generar un efecto ambiental en el territorio donde se localizará

La Comisión de Evaluación de la Región de Coquimbo aprobó la declaración de impacto ambiental del proyecto Central de respaldo Combarbalá, que se ubicará a 8 kilómetros al noroeste de la misma ciudad, con el objetivo de aportar con energía eléctrica al Sistema Interconectado Central (SIC).

La iniciativa consiste en la instalación de 3 casas de fuerza de 25 MW cada una, que suman una potencia instalada de 75 MW. Contará con dos estanques de 750 m3 de capacidad para el almacenamiento de petróleo diésel y se emplazará sobre una superficie de 2 hectáreas.

Tendrá una vida útil de 25 años y una inversión estimada de 38 millones de dólares por parte de la empresa Prime Energía. Para la puesta en marcha de las obras, se espera la generación de 100 puestos de trabajo, labores que se prolongarán por 8 meses.

Según lo expuesto en la Comisión, el proyecto se conectará al SIC a través de la subestación eléctrica emplazada en la misma comuna y aledaña al área de la central. La conexión será a una línea de alta tensión de 110 kV.

El recinto fue aprobado por doce votos a favor, es decir, por unanimidad, tras la exposición del Servicio de Evaluación Ambiental respecto de las etapas de desarrollo de la calificación de la iniciativa, en la que hubo dos ADENDAS para que el titular subsanara las observaciones realizadas por los servicios del Estado con competencia para pronunciarse.

Cabe destacar que en su tramitación no estuvo exenta de polémica, pues en este periodo representantes de la comunidad de Combarbalá realizaron diversas protestas en contra de la iniciativa, argumentando los niveles de contaminación que podría generar a raíz del humo y el polvo en suspensión.

Respecto de esta situación, el intendente regional, Claudio Ibáñez, sostuvo que  “se han planteado de manera bastante clara todos los antecedentes objetivos, que han permitido clarificar todas las aprensiones que existían inicialmente respecto al proyecto. Los 13 organismos se pronunciaron favorables luego de un análisis exhaustivo y esto se ha dilucidado favorablemente”.

El jefe regional hizo un llamado a la tranquilidad y recalcó que se trata de un recinto que es solo de respaldo y que, por lo tanto, funcionará sólo en casos de emergencia para entregar energía al SIC. “Solamente funciona cuando el SIC lo requiera, en ocasiones determinadas, muy específicas. Los últimos acontecimientos nos han demostrado que no son más de 20 días en el año, como tope, los que funcionaría”, puntualizó.

Por su parte, el seremi de Energía, Marcelo Salazar, indicó que el objetivo de este tipo de centrales “es mejorar la estabilidad y seguridad del Sistema Interconectado Central en la región de Coquimbo, debido a que hay sectores donde la demanda supera la capacidad instalada, o  porque existe un potencial de energías renovables y esos proyectos necesitan estar respaldados para que el sistema no sea inestable”. A su vez, precisó que  “durante el 2016 solo el 2 por ciento de la generación eléctrica de la región fue con centrales diésel”.

Asimismo, agregó que “el desarrollo energético debe ser armónico, con precios razonables pero también con seguridad para el funcionamiento del SIC, por tanto, lo que estamos haciendo es levantar proyectos renovables y robustecer  la transmisión para bajar las cuentas de la luz”, apuntó.

Por su parte, el gerente general de Prime Energía, Rodrigo Cienfuegos, destacó que como empresa ya tienen experiencia en esta materia y que mantienen otras plantas de este tipo operativas en el país. “Sabemos particularmente el caso de Combarbalá la situación que tiene con el polvo en suspensión principalmente, el material particulado, y para todo eso en nuestro diseño tenemos consideradas medidas de control. Los niveles de ruido y emisiones que actualmente siente la población van a seguir siendo los mismos, nosotros no vamos a afectarlos”, enfatizó.

En cuanto al inicio de las obras propiamente tal, el ejecutivo manifestó que “tenemos todos nuestros planes elaborados para que inmediatamente después de la aprobación partamos ya con las actividades de inicio de construcción”. Por el momento, dijo, se abocarán a la obtención de los correspondientes permisos sectoriales “y estimamos que en un periodo de 2 meses deberíamos estar en condiciones de poder iniciar la construcción”, precisó. 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Vida Hogar