• En el inicio de estas fiscalizaciones, representantes del mundo público y privado visitaron las obras de construcción del proyecto Valles de La Florida, donde recalcaron la importancia del trabajo conjunto para avanzar en estas materias.
    En el inicio de estas fiscalizaciones, representantes del mundo público y privado visitaron las obras de construcción del proyecto Valles de La Florida, donde recalcaron la importancia del trabajo conjunto para avanzar en estas materias.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La seremía del Trabajo anunció ayer la realización de un programa de inspecciones a empresas contratistas y subcontratistas para verificar que estén cumpliendo con sus obligaciones legales en la protección de salud y la vida de sus trabajadores en la construcción

La seremía del Trabajo realizó ayer el lanzamiento de un Programa de Fiscalización a Empresas Constructoras que desarrollará durante todo el mes de agosto y cuyo objetivo será visar que las firmas contratistas y subcontratistas cumplan con sus obligaciones legales en la protección de salud y la vida de sus trabajadores.

“Lo que se busca es velar por el cumplimiento de la normativa laboral y el resguardo de la seguridad y la salud del personal”, sostuvo el titular regional de esta cartera, Matías Villalobos, quien explicó además que en total se realizarán 550 visitas a diversas faenas del país, las que tienen una metodología especial, ya que, de ser detectadas falencias, se les da un plazo de 30 días para que éstas sean subsanadas.

“Lo que se hacen son fiscalizaciones en distintas empresas de este rubro donde se va a revisar si cumplen con la normativa laboral vigente. En caso de incumplimiento, lo que se hace es un trabajo colaborativo entre la autoridad fiscalizadora y la empresa. Luego se vuelve a fiscalizar a fin de verificar que se hayan subsanado las faltas y, en caso contrario, si no son corregidos en el plazo que le otorgue la dirección del Trabajo, se van a aplicar las sanciones que establezca el ordenamiento jurídico”, especificó.

¿QUÉ SE EVALÚA?

Entre los aspectos que se evalúan, precisó que se fiscaliza la reducción de los factores de peligro en el lugar de trabajo, que se disponga de duchas con agua caliente y helada, que se cuente con los comedores completamente separados, mantener corregidas las instalaciones eléctricas y de gas, entre otras materias.

En cuanto a la extensión que tendrá este programa, el seremi indicó que “esto dura todo el mes de agosto, se va a estar en terreno fiscalizando y luego se les otorga un plazo de 30 días a las empresas para que puedan subsanar las infracciones, se vuelve a ir a las faenas y, de no haberlas subsanado se les aplican las multas. Ya en el mes de octubre o noviembre debiésemos tener las conclusiones finales”.

¿QUIÉNES SERÁN FISCALIZADOS?

Estarán afectas a esta fiscalización empresas que se encuentren desarrollando obras tales como de construcción habitacional, de construcción no habitacional, excavaciones, túneles, movimientos de tierra, construcción de pilas de socalzado, obra gruesa y trabajos en altura.

Esta es una iniciativa que se ha realizado durante los últimos años y, según destaca Villalobos, se ha constituido en una muy buena herramienta para mejorar los niveles de seguridad y en materia de cumplimientos de la normativa laboral. “La realidad que tenemos es que el año 2017, de todas las fiscalizaciones que se realizaron en la región de Coquimbo, más del 90% hubo cumplimiento y se subsanaron las sanciones que habían sido constatadas. Esperamos que este año siga siendo de la misma manera”, recalcó.

En la zona cubra vital relevancia, destaca Villalobos, puesto que la Construcción, de acuerdo al último informe de empleo que nos entrega en INE, es la tercera actividad que mayores fuentes de trabajo genera para la economía regional, casi 31 mil puestos. “Es un arduo trabajo colaborativo el que tenemos que hacer con ellos, tanto desde el área pública como desde el mundo privado para seguir incentivando la inversión y la generación de empleos en la región”, dijo.

Por eso, indicó Matías Villalobos, el llamado es a que estén atentos, no solo porque se va a desarrollar plan de fiscalización “sino que lo hagan durante todo el año. Tenemos el deber de resguardar la seguridad de nuestros trabajadores. De todas formas el resto de los meses se va a estar fiscalizando y es tarea de todos que podamos reducir las tasas de accidentabilidad y que se cumpla con la normativa laboral”.

MEJORAS A NIVEL LOCAL

La idea de este programa es incrementar los niveles de cumplimiento en las empresas y para ello el trabajo del sector privado se vuelve fundamental.

Al respecto, Mauricio Araya, presidente de la Comisión de prevención de riesgo de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) La Serena, destacó las mejoras que se han conseguido en este respecto en la zona, aunque enfatiza que siempre se puede seguir mejorando.

“Como cámara mantenemos un trabajo constante en esta comisión, donde estamos haciendo permanentemente el llamado y la atención a nuestros socios para que no descuiden los temas referidos a la prevención de riesgo y las condiciones laborales de sus trabajadores”, sostuvo y agregó que “afortunadamente en el tiempo se ha logrado avanzar bastante y podemos decir que ya estamos creando una cultura de seguridad tanto entre nuestros asociados como en los trabajadores, es un tema que ha ido evolucionando y así lo han mostrado las cifras”.

De hecho, plantea que a nivel nacional la tasa de accidentabilidad llega a 3,9  (mide cuántos accidentes con tiempo perdido existen por cada 100 trabajadores que laboran en una obra), mientras que en la Región de Coquimbo esa cifra está muy por debajo, llegando solo a 2,35. “Es casi la mitad de lo que es la industria a nivel nacional, lo que no es malo, pero se puede mejorar aún más. Eso está siendo parte de nuestros objetivos haciendo charlas y difusión permanentemente para que estén atentos y activos en estos temas”.

En eso, dice Araya, este programa ha contribuido bastante “porque es un esfuerzo público privado, porque nos fiscalizan pero también nos dan la oportunidad de enmendar”.

SEGURIDAD E INTEGRACIÓN

Una de las empresas que destaca en este sentido en la firma regional Ecomac, a la fecha cuenta con 1.500 trabajadores en las 9 obras que está desarrollando en paralelo en Ovalle, La Serena y Coquimbo.

“Le hemos dado un foco muy importante y desde hace mucho tiempo al tema de seguridad. Creemos que estamos haciendo las cosas bien, los resultados hasta hoy día han sido súper positivos, pero siempre es bueno tener una mirada distinta y en eso creemos que esta fiscalización nos va a ayudar mucho a copiar buenas prácticas de otras empresas, a reforzar lo que estamos haciendo, así que vemos esto con muy buenos ojos”, indicó Rodrigo Trucco, gerente general zona norte de la compañía.

Y no solo han avanzado en esta materia, sino que también en planes de integración. Desde hace algún tiempo, están incorporando en sus faenas a personas con capacidades diferentes, extranjeros e incluso desarrollando un programa de reinserción hace poco más de dos años, con internos y ex internos de Huachalalume.

“Tenemos talleres adentro, donde ellos hacen algunas obras prefabricadas para nosotros y cuando ellos salen en libertad muchos de ellos ya están trabajando con nosotros. Ellos tienen muchas ganas de trabajar y nosotros también muchas ganas de poder aportar a la sociedad en distintas formas”, puntualizó Trucco. 3701i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X