• Tras dos años, Sergio Quilodrán deja el cargo de presidente de la cámara regional la próxima semana.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
A una semana de dejar el cargo, el líder de la industria de la construcción en la región repasó los desafíos que debe asumir la nueva mesa directiva. Entre ellos, continuar impulsando las herramientas de planificación urbana bajo la estrategia regional de desarrollo. “Queremos una cancha rayada, trabajar de la mano con la autoridad y definir las necesidades más urgentes”, dijo.

El próximo 9 y 10 de julio la Cámara Chilena de la Construcción de La Serena (CChC), llevará adelante un nuevo proceso de elecciones para definir una renovada mesa directiva para un nuevo período. Sergio Quilodrán, actual líder gremial en la región, dejará la silla que por dos años ocupó, y en ese marco, conversó con diario El Día, en donde repasó los logros de la asociación, los baches que sortearon en el camino y los desafíos que el nuevo presidente deberá asumir.

 

¿Qué balance hace de la gestión del gremio de los últimos dos años?

“Una de las labores más rescatables del gremio en el último período es haber logrado que la comunidad entendiera lo que significa crecer de manera planificada para poder tener una conurbación como corresponde. En un futuro no muy lejano nos vamos a convertir en un área metropolitana y eso amerita tener instrumentos de planificación adecuados. Eso hace dos años no estaba, no se conseguía, era una especie de mito, de malinterpretación y se creía que el desarrollo de un plano regulador iba solo detrás del área inmobiliaria. Hoy vemos que se habla de otra cultura, de una mirada a futuro. Este es uno de los grandes logros que el gremio con su mesa directiva, logró. A través de mesas multisectoriales con el mundo público y el privado, se logró poner en la palestra la importancia de estos instrumentos.

Los resultados son tangibles, como por ejemplo la aprobación del Plano Regulador Intercomunal, PRI y del plan regulador de Coquimbo. Este último de manera más expedita, porque tuvo una valla administrativa menos. Hoy hay que aprovechar estas ventajas administrativas con el plan regulador de La Serena, que es el otro que queda y que también está obsoleto.

Estamos contentos, ya que los distintos actores han comprendido la importancia de los planos reguladores para nuestra región. Y a partir de esto, nacen otros temas que hay que empezar a trabajar, como nuestra estrategia regional de desarrollo”.

 

¿En qué debe seguir trabajando el gremio los próximos años?

“Debemos seguir trabajando en el tema de la planificación territorial. Si bien los instrumentos que se han aprobado van a colaborar y generarán mayor desarrollo en la región, hay que empezar a trabajar de inmediato. Creo que es algo muy dinámico, y se vienen proyectos emblemáticos dentro de la zona, como los dos hospitales. Además se va a concesionar nuevamente el tramo Los Vilos La Serena, incluyendo el tramo de la conurbación. Por otro lado, hay que generar proyectos para tener mejor movilidad dentro de la ciudad, desde Las Compañías hacia la ciudad. Hay un tramo importante a desarrollar en Cuatro Esquinas, y los instrumentos no estaban acordes a las nuevas obras que convoquen al desarrollo. ¿Cómo hacerlo? Bajo la estrategia regional de desarrollo que hoy ya debiera empezar a diseñarse, ya que es una estrategia hacia 2020. Creo que esa será una herramienta importante para darle sostenibilidad a la región. Queremos una cancha rayada, trabajar de la mano con la autoridad y definir las necesidades más urgentes”.

 

“Queremos una cancha rayada, trabajar de la mano con la autoridad y definir las necesidades más urgentes”, Sergio Quilodrán, presidente de la CChC La Serena.

 

¿Cuál es la importancia de la alianza público privada que han logrado generar desde la cámara con el GORE, por ejemplo?

“En los últimos años convocamos a las distintas autoridades para que de manera conjunta, se establecieran las funciones para abordar nuestra infraestructura crítica. Ahí instauramos el concepto de sosteniblidad a partir de las concesiones y fondos espejo. Tener hoy datos duros respecto de la infraestructura crítica permite a la autoridad determinar dónde pone la inversión hoy. Hoy tenemos déficit de más de US$ 8 mil millones, lo que significa infraestructura en 11 dimensiones, sobre todo en viabilidad urbana, donde hay más de US$ 3.700 millones de déficit.

Con todo, el trabajar de forma mancomunada entre el mundo público privado generó muchas confianzas y fue el puntapié inicial para acelerar la aprobación de nuevos reguladores”.

 

“Trabajar de forma mancomunada con el mundo público generó confianzas y fue el puntapié inicial para acelerar la aprobación de nuevos reguladores”, Sergio Quilodrán.

 

Hace un año, la cámara firmó un convenio con el GORE para impulsar inversiones público privadas, ¿en qué estado de avance se encuentran los proyectos?

“Efectivamente firmamos un convenio con el Gobierno Regional en julio del año pasado, el que anota un cumplimiento de 40%, que por lo demás es la cifra con la que nos comprometimos los privados. De la parte pública no puedo manifestarme, pero creo que está un poco atrasada en lo que es la inversión. Se nota por los indicadores que tenemos hoy del INACOR.

El problema es que en un año solo podremos avanzar en un 20% más si es que no se aprueba el plan regulador de La Serena. Ahí tenemos un déficit de cumplimiento por parte de los privados por justamente no tener los instrumentos adecuados”.

 

¿Qué nuevas tareas tiene por completar el gremio con el sector público?

“Hay una en particular que es bien interesante: la Corporación Ciudadana de la Cámara va a firmar un convenio con el Gobierno Regional a través de la División de Planificación, para definir la visión ciudad de la conurbación. Esta va a trabajar a través de herramientas que son muy modernas. Esperamos que sea un trabajo de ocho meses de manera de sacar una radiografía a las cosas más urgentes que necesita la conurbación en términos de urbanidad: ya sea hospitales, conectividad, mejoramiento del transporte, infraestructura dañada, etc. Será un trabajo mancomunado público privado que esperamos, de frutos para una planificación informada y certera”.

 

¿Cuál es su balance gremial a una semana de entregar el asiento presidencial?

“Creo que hoy la cámara es distinta. Creo que la gente conoce más al gremio. Es una cámara que está cambiando su visión, que es velar por el bienestar de los colaboradores y trabajadores de la construcción. Hoy nuestra misión es influir en aquellas políticas públicas que van en directo beneficio de lo social y el día a día de las personas. Creo que es bueno manifestar esto a nivel regional, ya que la autoridad no puede estar ni operar sola. Debe hacerlo con los gremios y la comunidad, y la manera más tangible de demostrarlo, ha el diseño del Parque Intercomunal de Peñuelas. Hemos generado en conjunto, un impacto social importante con este proyecto en la quebrada, donde antes habían micro basurales y delincuencia”.

 

¿Cuál será su nueva hoja de ruta en lo personal?

“Las elecciones de la cámara son la próxima semana. Pedí adelantarlas porque en lo personal, estamos con mucho trabajo. Después de esta experiencia, mi idea es capitalizar la experiencia, ya que la presidencia ha sido un verdadero post grado. Quiero vaciar la práctica ganada por completo a lo que sé hacer, que es la construcción pública desde una mirada mucho más humana, porque hoy los empresarios deben tener una mirada de sostenibilidad”.62-01i

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X