• Quilodrán liderará el gremio durante los próximos dos años en la región.
  • Quilodrán tiene 50 años y es constructor civil de la Universidad de La Serena.
  • Lleva tres décadas ejerciendo en el ámbito de la construcción, primero como inspector técnico de obra del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y luego como empresario.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El ejecutivo, que asumió la presidencia del gremio de la construcción regional en agosto pasado, anunció que durante su gestión se centrará en el ordenamiento territorial, patrimonio, infraestructura, concesiones y descentralización, entre otros.

A tres meses de asumir la presidencia de la Cámara Chilena de la Construcción de La Serena —cargo que ocupó Martín Bruna por dos años—, Sergio Quilodrán se mueve de reunión en reunión, ahora sentado a la cabecera y atento a los comentarios de sus consejeros.

Tras una carrera de más de 25 años como constructor civil y parte activa del gremio en la región, Quilodrán fue elegido el pasado mes de agosto como el nuevo dirigente de la industria en La Serena, en una de las elecciones con mayor participación de socios en los 36 años de historia de la cámara: una señal positiva para la actividad constructora de la región.

EL HOMBRE DETRÁS DEL TRAJE Y SUS MOTIVACIONES PARA SU PLAN DE ACCIÓN

Sergio es el segundo hermano de cuatro. Nació en la comuna de San Miguel en el Hospital Barros Luco en 1967, para luego mudarse a la comuna de Maipú, un sector considerado rural en ese tiempo y bien aspectado por estar en cerca de Santiago. Ahí, cursó sus estudios básicos y medios en el colegio particular subvencionado Alberto Pérez, hoy Liceo Pedro Poveda. Ya en cuarto medio, decidió estudiar Ingeniería Civil en La Serena. “Pese a que siempre fui muy apegado a los papás, traté de salir de la casa más que nada para demostrarme a mí mismo que por mucho que costara, las cosas se podían lograr”, recuerda Quilodrán.

Sin embargo, a los tres años de carrera decidió cambiarse a Construcción Civil, estudios que, asegura, lo definieron como profesional. “Es una carrera maravillosa, muy versátil”, asegura.

Durante su período universitario vivió en el internado de la Universidad de La Serena donde conoció a amistades que finalmente terminaron por convencerlo de quedarse en la región y echar raíces en la vida profesional y familiar.

En los años siguientes trabajó como dependiente en una empresa contratista dedicada a infraestructura pública, empleo que también cimentó sus pasos futuros. Luego de eso se independizó con su primera empresa —que mantiene hasta el día de hoy— la inmobiliaria Inversiones Quilodrán (1998), dedicada exclusivamente a la generación de proyectos públicos, puntualmente infraestructura social que el gobierno licita, menos iniciativas viales.

LA IMPORTANCIA DEL CARGO

El cargo como presidente regional del gremio cada día se hace más importante, aseguran desde la cámara, porque no tiene que ver solamente con la planificación urbana de las ciudades, sino que también por el bienestar de los habitantes. “Este cargo tiene como tarea desarrollar una ciudad inteligente, como merece ser La Serena y Coquimbo”, dice Quilodrán. Esto cobra mayor importancia con las cifras a la vista: La Serena y Coquimbo se convertirán en la próxima década en la primera zona metropolitana del norte de Chile y la quinta a nivel nacional con más de 514 mil habitantes, según proyecciones del INE.

De hecho hoy la región de Coquimbo posee un población de 705 mil habitantes y al año 2020 espera llegar a las 818 mil y donde la nueva área metropolitana concentrará el 63% de los residentes.

ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y PATRIMONIO ENTRE LAS METAS DE LA GESTIÓN

Dentro de los desafíos de la gestión del nuevo directivo, explica, está el ordenamiento territorial, patrimonio, ciudad y territorio. “Dentro del primer año el eje será la planificación. Ella no se está llevando a cabo de manera profesional en La Serena y todos somos responsables de aquello, tanto los públicos como los privados”, asegura. Asimismo, agrega que los instrumentos de planificación no sólo van ligados al ámbito inmobiliario sino que también el desarrollo de la ciudad, y una parte importante de ello es el mantenimiento de los patrimonios, que es una defensa histórica para el gremio.

Por otro lado, Quilodrán busca enfocarse en el mejoramiento de la infraestructura a través de las concesiones y las bases estandarizadas. Sin embargo, acusa, las reglas de inversión en este ámbito no están claras. “Desde el punto de vista de inversión social debemos tener una propuesta que prevalezca en el tiempo, para una buena toma de decisiones, y aquí creemos que el Estado no ha sido capaz de satisfacer las necesidades que hay. Esto es importante porque la mayor parte de la inversión la realiza el privado”, enfatiza.

DESARROLLO REGIONAL Y DESCENTRALIZACIÓN

Otro de los ejes de la nueva directiva tiene que ver con impulsar el desarrollo regional. Y es que según aseguran, hoy las regiones tienen mucho que decir, aun cuando el 80% de las decisiones se toma en la capital, cuando el promedio de ellas en los países de la OCDE es cercano al 40%.

Aquí, Quilodrán sostiene que hoy la cámara está promoviendo herramientas para descentralizar las acciones y la toma de decisiones en general en el país. “Estamos con reuniones y mesas de trabajo con distintos ámbitos para poder entregar una propuesta idónea a los candidatos, para que sirva como hoja de ruta para el próximo presidente de Chile”, dice.

En este sentido, el presidente de la CChC de La Serena confirma que la ciudad es una capital de turismo a nivel nacional y por lo tanto, el gremio tiene el deber de informar a nivel país los temas que se deben trabajar. Aquí por ejemplo, el área de la salud está al debe en la región. “Si bien hay un plan nacional en salud, la región no está involucrada en él. Aun así cuando el nivel de crecimiento poblacional promedio es que a 2024 tendremos 10 mil habitantes más”, manifiesta. Si bien se puede suplir ese crecimiento en viviendas, también hay que hacerlo en conectividad, educación y por supuesto, salud.

Por eso, parte de las propuestas dentro de la infraestructura crítica que requiere la zona se incluye un hospital con capacidad para 500 camas. También está el tranvía que conectaría La Serena con Coquimbo, una planta desaladora, las rutas de conexión que se necesitarán para el túnel de Agua Negra, entre otros.

GOBIERNO: LA REFORMA TRIBUTARIA LES COMPLICA

Al conversar sobre la baja del ciclo económico que evidenció la región en los últimos años y la recuperación que se avizora a futuro, Sergio Quilodrán asegura que efectivamente sintieron un estancamiento importante en la industria de la construcción e inmobiliaria, y sin embargo, no se vieron nuevas propuestas que incentiven la inversión desde la autoridad. “Efectivamente 2015 y 2016 fue negro en ventas para nuestros asociados, pero ya estamos viendo brotes verdes y para seguir viéndolos, debemos generar confianzas, algo esencial para tener sintonía entre el sector público y el privado”, dice.

Con todo, Quilodrán hace especial énfasis en la necesidad de revisar, por ejemplo, la reforma tributaria. “Es necesario repasar las consideraciones que van en la línea de motivar e incentivar las inversiones. Esta gestión ha sido deficiente en ese sentido”, aseveró el dirigente gremial, señalando que las reglas para los grandes conglomerados no debieran ser las mismas para pequeños empresarios, ya que eso sólo complica la inversión.

LOS AVANCES CON LOS PLANOS REGULADORES

Uno de las materias que está al debe en la región, como sucede en tantas otras ciudades de Chile, es la antigüedad de los planos reguladores de las ciudades. En el caso del de La Serena, este se inició en 2012 para actualizar el actual instrumento que data desde agosto de 2004, teniendo un costo de $150 millones y cofinanciado por Minvu y el Municipio, sin embargo está en stand by hasta la actualidad por desacuerdos en el estudio de riesgos de tsunami.

En general, este nuevo instrumento apuesta por la densificación, asumiendo que el 70% de los proyectos residenciales son en altura (según Catastro Inmobiliario 2016). Asimismo, aunque en menor medida, se apuesta por la extensión territorial, especialmente hacia el sector oriente de la comuna (Alfalfares y Algarrobito). “Además, se busca generar una consolidación de la segunda línea (Avenida Pacífico) con edificios de hasta 11 pisos, plan que entregue nuevas opciones de construcción”, revela Quilodrán.

En tanto, el plano regulador comuna de Coquimbo fue aprobado a fines de agosto por el Consejo Regional de Coquimbo y ahora debe ser presentado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) a Contraloría para que inicie el trámite final antes de su aplicación. Con esto se disponen garantías para promover la inversión pública y privada en la ciudad, lo que trae aparejado desarrollo, crecimiento y calidad de vida.

Cabe destacar que la comuna puerto desde 1984 que no cuenta con una actualización de su instrumento de planificación territorial, por lo que las fuentes de regulación están obsoletas y no se condicen con el desarrollo que ha alcanzado la ciudad.

“Como constructores esperamos que este nuevo instrumento apueste por la densificación, lo que da una oportunidad de consolidar sectores residenciales clave de Coquimbo y aumentar su plusvalía”, agrega el presidente de la cámara.62-01r

EDIFICAR EN ZONAS TÍPICAS: LA RELACIÓN CON EL CONSEJO DE MONUMENTOS

Pero la mirada del gremio no sólo se remite a acciones de corto plazo, en el que se están generando las condiciones, sino también iniciativas permanentes y que respondan a una mirada estratégica que vaya acorde a la identidad que se le quiere dar a la ciudad.

Para ello, la cámara está impulsando una versión “2.0” de la Comisión Asesora Regional del Consejo de Monumentos Nacionales, la que hace años se disolvió por diferencias con el nivel central. “En la zona contamos con excelentes profesionales que permiten asignar una mirada técnica y urbana acorde a las necesidades de la ciudad. Para ello, iniciaremos gestiones con el Consejo de Monumentos Nacionales para acercar posiciones”, sostiene Quilodrán. Un buen ejemplo se dio en Arica donde también renunció la instancia local y hoy ya reinició sus funciones.

A 65 AÑOS DEL PLAN SERENA, EL GREMIO CELEBRA

El 31 de octubre de 1952, cientos de personas se dieron cita en un Tedeum realizado en la Catedral de La Serena para posteriormente participar de un desfile frente a la Estación de Ferrocarriles y ante la atenta mirada del Presidente Gabriel González Videla. Era la ocasión escogida para celebrar la entrega de las obras que le cambiaron el rostro productivo y urbano a la antigua Provincia de Coquimbo: El Plan Serena, iniciativa en la que el mandatario tuvo un rol esencial. 

Y es que los aportes que se hicieron durante 1948 y 1952 trastocó lo que se entendía hasta entonces por desarrollo urbano, ya que promovió una visión arquitectónica, patrimonial y productiva a través de obras que le asignaron un estilo colonial a La Serena y la erigieron como un polo distintivo del norte de Chile.

Precisamente asumiendo ese legado, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), el Municipio, el Ministerio de Obras Públicas (MOP), el Museo Histórico Gabriel González Videla, el Consejo de la Cultura y las Artes, reeditarán el libro "Urbanismo y Plan Serena". En la publicación de 71 páginas se recogen pasajes de vivienda, comercio, deporte, industria, colegios, entre otros. Es una publicación que da cuenta de los avances que tuvo la comuna y que rememora el estilo de vida de la época.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X