• Producto de la crisis generada por la pandemia del COVID-19, las aperturas técnica y económica del proceso de relicitación del terminal aéreo serenense se aplazaron para septiembre y octubre, respectivamente.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
El seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, explicó que la decisión fue solicitada a raíz de los efectos económicos y logísticos que la pandemia ha dejado en la industria área nacional. De esta forma, la apertura técnica del proceso fue dejada para septiembre, mientras que la apertura económica fue aplazada para el mes de octubre.

Después de varios aplazamientos, se suponía que este próximo mes de mayo se iba a llevar a cabo la esperada apertura de las bases del proceso de relicitación para la modernización del aeródromo La Florida, en La Serena.

No obstante, la expansión del COVID-19 por el mundo y por nuestro país, hizo cambiar todos los planes, generando cambios imposibles de evitar.

Dentro del ámbito económico, uno de los sectores más afectados por el coronavirus ha sido la industria aérea, pues una de las medidas tomadas por distintos gobiernos para combatir al virus – incluido Chile - ha sido el cierre de fronteras y por ende, la ausencia de viajeros debido al temor a la pandemia, provocando así, la paralización casi total de los viajes aéreos en todo el mundo.

Este escenario pues, fue el que motivó a las empresas interesadas en participar en el proceso de relicitación del terminal aéreo serenense, a solicitar a la autoridad, el aplazamiento de la apertura de las bases técnicas del proceso. Así lo confirmó el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman.

Espera

“En un comienzo”, explica la autoridad, “estas aperturas estaban estipuladas para marzo, y después las empresas que compraron bases pidieron aplazarla un par de meses para poder estudiar más la propuestas. Así, la apertura quedó para mayo”.

No obstante explica, el contexto de crisis que hoy vive el país y el mundo, motivó a que las compañías pidieran correr los plazos, dejando la apertura técnica del proceso para septiembre, y la apertura económica para el mes de octubre.

“No hay suspensión del proceso. La solicitud se dio por razones: primero, porque claramente ha costado un poquito más estudiar la propuesta por el contexto, y además, claramente, por la crisis aérea que hay en estos momentos, pues todos los vuelos se fueron a pique. Entonces, las empresas quieren que pase esta crisis que hay, precisamente para estudiar el mercado de mejor manera, que el flujo aéreo se normalice respecto a la cantidad de vuelos que estábamos recibiendo en la región antes de la actual coyuntura, y hacer así, la mejor propuesta”, sostuvo el titular regional de Obras Públicas.

“El interés de las empresas está por analizar más a fondo los modelos de estudio de tráfico aéreo”, aseguró el seremi.

No hay recortes

Al mismo tiempo, Herman descartó que esta decisión se haya tomado, debido a eventuales recortes presupuestarios desde el gobierno central para redestinar dichos recursos a prevenir el coronavirus.  

“No tiene relación con eso”, afirma el seremi, quien reitera que fueron las empresas que solicitaron aplazar las fechas, porque además, “ese contrato no implica grandes recursos”, afirmó.  

“Ahora lo que falta es realizar el diseño final. El primer año sería un estudio de consultoría que conlleva una cantidad menor de dineros, por lo que no implica un peso presupuestario para el ministerio. Ya para el año 2022 es cuando empezaría a construirse el nuevo terminal”, agrega la autoridad.

“Este no es el caso de un contrato clave de 10.000 millones de pesos, por ejemplo, que se retrasa porque esos 10.000 millones se van a usar en otra cosa. Esa es la diferencia”, recalcó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día