• Actualmente, entre un 60 y un 70% del comercio de La Serena y Coquimbo se encuentran abiertos y atendiendo a público.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Este viernes, el gobierno a través del Ministerio de Economía, se publicó el protocolo sanitario elaborado por la Cámara Nacional de Comercio para evitar el contagio del coronavirus en esos espacios. En ese sentido, las autoridades valoraron que se pueda abrir de manera gradual los locales, aunque cumpliendo con las exigencias que se establecen en el documento.

El Ministerio de Economía publicó este viernes el protocolo sanitario para la reapertura y funcionamiento del comercio, documento que fue elaborado en conjunto con la Cámara Nacional de Comercio.

Este protocolo busca ser una guía para evitar contagios de COVID-19 al interior de los locales comerciales por medio de la entrega de una serie de directrices, recomendaciones y medidas a tomar que tienen que cumplir aquellos negocios – pequeños locales y malls-  que se han mantenido cerrados por la pandemia de coronavirus.

Prevención, gráficos informativos y distanciamiento social, son sólo algunas de esas medidas con las que se busca favorecer las compras de los clientes.

No obstante, la intención de ir normalizando gradualmente el comercio, como es el caso de los malls, en momentos en que el coronavirus aún mantiene una curva ascendente de contagios, ha generado controversia.

Flexibilización responsable

Consultada por el tema, la intendenta Lucía Pinto, junto con recordar que, por acuerdo con la Cámara Nacional de Comercio se llegó a un acuerdo para mantener abiertos aquellos comercios que venden productos básicos para el consumo de la población, consideró que una apertura gradual sería una medida adecuada, siempre y cuando, se cumpla con las medidas sanitarias respectivas.

“Me parece que si las condiciones sanitarias están proporcionadas, puede ser una buena medida. Sin embargo todos aquellos que tomen esta decisión deben de realizar y desarrollar un estricto protocolo de sanidad para evitar contagios, tanto del personal que atiende como de los consumidores”, afirmó la máxima autoridad regional.

En ese sentido, la intendenta insistió en que “de llevarse a cabo una medida como esa, tiene que haber un protocolo establecido de higiene, que diga cuáles son las condiciones de distanciamiento social que se tienen que tomar, y por supuesto, tener alcohol gel, poder utilizar mascarillas y guantes si es posible, y por supuesto, evitar de esa manera, cualquier tipo de contagio”.

Situación actual

Desde el comercio local en tanto, se explicó que desde el primer momento en que comenzó a expandirse la pandemia, cada locatario fue tomando las medidas preventivas necesarias, al menos, los que han mantenido abiertos sus negocios.

En ese sentido, el presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, Patricio Araya, señaló que “los comerciantes que hoy día tienen abiertos sus locales, han tomado las precauciones del caso de acuerdo a lo que ellos han pensado que son las medidas de seguridad apropiadas, por ejemplo, el uso de mascarillas, el uso de alcohol gel, uso de guantes entre algunos casos, o la desinfección permanente del mobiliario”.

No obstante, señaló, “en la medida que la autoridad sanitaria vaya permitiendo abrir los locales de acuerdo a las instrucciones dadas por ellos mismos, y bajo los protocolos que digan qué es lo que nosotros como comerciantes debemos hacer, lo vamos a cumplir”.

Ahora, frente a la controversia que ha generado una eventual apertura del comercio, el presidente de la Cámara del rubro de Coquimbo, Fernando Guzmán, reconoció que hoy como sector, viven un momento complejo, pues a su juicio, la respuesta de la autoridad no ha sido clara en este tema.

“Porque aquí se trata”, afirmó, “de mantener un equilibrio entre el querer abrir los locales comerciales, que son cientos de miles a nivel nacional, y también la protección que debe haber ante la expansión del coronavirus y la protección de la vida”.

De todas formas, y pese a las apreturas económicas por las que ha pasado el sector, Guzmán aseguró que “ni un solo mercado completo vale lo que vale una vida humana, y eso lo tenemos claro. Más aun cuando la vida humana que se pierde puede ser la del propio dueño del local o un trabajador de él, o un pariente de él”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día