• El puerto de Coquimbo es uno de los puntos más relevantes para los líderes de la región. En la imagen una maqueta de los proyectos de ampliación
Crédito fotografía: 
Cedida
Representantes del sector de la construcción, minero, agrícola, industrial y pesquero coinciden además en que será tarea para un próximo gobierno el recuperar las confianzas para que arriben a la zona nuevos inversionistas. También será clave, aseguran, el trabajo conjunto entre el mundo público y privado.

A pocos días de que se realice el balotaje que decidirá los destinos del país, El Día convocó a los principales líderes gremiales de la zona para que expusieran cuáles serán los principales desafíos que deberá asumir la próxima administración en la región y las acciones que esperan se concreten en los próximos años.

Hubo coincidencia en que la clave para alcanzar el desarrollo será establecer instancias de participación, entre actores públicos y privados, en las que se pueda consensuar la visión que se tiene de la zona y la forma en que pueden coexistir las distintas actividades.

Se hizo hincapié además en que se debe trabajar fuertemente en materias como la infraestructura vial y portuaria, dado principalmente que se avecina la concreción del túnel de Agua Negra, que conectará a la región de Coquimbo con la provincia de San Juan, Argentina. 

Sergio Quilodrán, presidente de la CChC La Serena; Cristian Martínez, gerente de la Corporación Industrial para el Desarrollo Regional de la Cuarta Región (Cidere); Osciel Velásquez, presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), de la Multigremial de Empresarios Región de Coquimbo y de la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros de Coquimbo (AIP); María Inés Figari, presidenta de la Sociedad Agrícola del Norte (SAN) y Mauricio Gómez, gerente del Consejo Regional Minero de Coquimbo (Corminco) exponen sus argumentos.

SERGIO QUILODRÁN, PRESIDENTE DE LA CCHC LA SERENA:

“Se debe reformular el sistema de planificación urbana”

En materia de vivienda y barrio, el dirigente gremial plantea que se debe definir una política de Estado que procure el derecho a acceder a una vivienda y a un  entorno urbano de calidad.

En este sentido, dice, será fundamental reducir la segregación socio-espacial “y asegurar la calidad de los barrios definiendo estándares mínimos que garanticen equidad”.

También a su juicio se deberá apuntar a reducir el déficit de habitacional, focalizando el esfuerzo a las familias más vulnerables. “Además de incorporar nuevas fuentes de financiamiento para facilitar el acceso a las familias a mejores viviendas y mejores barrios”.

En relación al desarrollo de las ciudades, Quilodrán especificó que como gremio esperan que se cree una institucionalidad que mejore el gobierno de la ciudades, principalmente de las áreas metropolitanas. "Reformular el sistema de planificación urbana para que responda a las demandas de la población y aumente la certeza jurídica para las inversiones”.

De igual forma, a su parecer es necesario diseñar un sistema de participación ciudadana claro, informado y socialmente válido “y garantizar la disponibilidad de suelo en las ciudades para establecer la elección libre de las familias de dónde localizarse”.

Será tarea de un próximo gobierno también el reservar el patrimonio de las zonas típicas “y propiciar un marco que entregue incentivos para aumentar la inversión en dichos lugares”, puntualizó.

En el caso de la infraestructura, expresó que se deberá definir una política de Estado que permita gestionar la infraestructura de largo plazo y que requiere la ciudadanía. “Crear una entidad técnica dependiente del Estado, pero autónoma de los gobiernos para promover el desarrollo del sector”.

Es de la idea de impulsar el sistema de concesiones de infraestructura de uso público “y transferir capacidades y recursos a regiones para que asuman un rol protagónico para la gestión de la infraestructura local y de acuerdo a sus anhelos”, enfatizó.

 

CRISTIAN MARTÍNEZ, GERENTE DE CIDERE:

“Hay que redefinir la estrategia para la atracción de inversiones”

El ejecutivo de la Corporación Industrial para el Desarrollo Regional de la Cuarta Región (Cidere), manifestó que uno de los esfuerzos del próximo gobierno deberá estar enfocado en recuperar las confianzas de los inversionistas, creando incentivos para que puedan llegar a instalarse en la zona.

Para ello, propone el desarrollar un plan estratégico de desarrollo regional “donde públicos, políticos y privados puedan planificar la zona a un universo de mediano y largo plazo”.

De igual forma, plantea la idea de redefinir la estrategia para la atracción de inversiones “con participación real de los municipios y empresarios locales”.

Importante a su parecer será  desburocratizar todos los proyectos que se encuentran grabados en el sistema de inversión “siempre que cumplan con toda la legalidad”, enfatiza.

Todo lo anterior, argumenta, para volver a posicionar a este territorio como una zona que se vuelva a diferenciar  de las demás “tomando en cuenta sus virtudes multiproductivas, turísticas y situarla una vez más como una región sustentable y con calidad de vida para sus habitantes”, especifica.

 

OSCIEL VELÁSQUEZ, PRESIDENTE DE SONAPESCA, MULTIGREMIAL DE EMPRESARIOS Y AIP:

“Se debe apostar con todo a un crecimiento económico”

El representante del sector pesquero indica que será fundamental tener una institucionalidad clara, que permita el desarrollo de su sector “y que se respete la ley”.

Considera importante además posicionar la Ley de Pesca la que, a su juicio, independiente de la génesis “ha sido una muy buena Ley, puesto que hoy día tenemos 7 pesquerías certificadas y estamos ad portas de empezar con la certificación del jurel”.

Solicita que las nuevas autoridades se preocupen por las actividades que generan trabajo y desarrollo. “Mi petición en el fondo es apostar con todo a un crecimiento económico, teniendo un pleno empleo”.

Piensa que es relevante también que la región tenga un plan de atracción de inversiones “donde podamos atraer varias actividades y siendo muy preocupados por el tema del medioambiente, creo que si hay un equilibrio, todos podemos coexistir”.

Se debe potenciar además el puerto de Coquimbo, señala, para que sea el eje de del corredor bioceánico. “Tiene que ser un puerto de carga general”, recalca. No descarta además que se pueda considerar otras terminales “yo apuesto a que en el sector norte, que es conflictivo, podamos hacer un eje de proyectos mineros, tomando todos los resguardos”.

En este sentido, manifiesta que se viene la concreción del túnel de Agua Negra y eso tiene que provocar la atención de las autoridades. “Ya va pasando el tiempo y tenemos que preocuparnos de un antepuerto, de un puerto seco”.

Será fundamental también, en su opinión, concretar el proyecto de un aeropuerto regional. “Tenemos que dejar de estar pensando solamente como serenenses o coquimbanos, sino que apostar a un aeropuerto que tiene que ser regional, lo que es fundamental para el crecimiento y desarrollo local”, enfatiza.

 

MARÍA INÉS FIGARI, PRESIDENTA DE LA SAN:

“No podemos dejar que se pierda el trabajo agrícola”

La dirigente del agro manifestó que el primer gran desafío para las nuevas autoridades es entender “de una vez por todas que Chile es de todos y que no puede seguir manejado por ideas políticas, sin tomar en cuenta a los que piensan distinto”.

La gran lección que dejó la primera vuelta a su parecer fue que existen muchas personas que no se sienten interpretadas “porque nadie nos está oyendo, ese es el error número uno, no solamente no oyen a los jóvenes, tampoco a los viejos”. Entonces, agrega “todo eso tiene que cambiar, Chile no puede seguir así, llevado y guiado por ideologías que ni siquiera cumplen con un beneficio”.

Relacionado con su sector, manifiesta que de una vez por todas se le debe dar a la agricultura el estatus que merece, apuntando no solamente a las exportaciones, sino que al trabajo en el campo. “Se debe comenzar a potenciar el trabajo rural, en eso es lo que estamos atrasados y se necesita mucho apoyo en todo sentido, en educación, en salud, en comercialización, todas esas son fallas del sistema de años”.

La agricultura le debe preocupar a todos, puntualiza “porque va a ser el futuro de la alimentación del país, no podemos dejar que se pierda el trabajo agrícola porque no se tiene visión para la actividad”. A la fecha, argumenta, no hay políticas de Estado que vayan en esta línea y solo se han propuesto “tres o cuatro cosas y pareciera que con eso basta, pero no es suficiente, hemos dejado de lado la agricultura por muchos años y necesita atención”.

Se debe apuntar a una mayor coordinación de todos los sectores, de productores grandes y pequeños. “Nos necesitamos ambos, pensar en que la agricultura va a ser solo de chicos están equivocadísimos, porque no da la cuenta. Hay gente que tiene unas pocas hectáreas y no le alcanza para vivir”. Tiene que haber una mejora transversal, agrega.

“Tenemos que ser capaces entre todos de escucharnos, de oírnos cuáles son nuestras necesidades y que no nos impongan, porque ya se vio que no resultó el modelo impositivo que usaron”, recalcó.

 

MAURICIO GÓMEZ, GERENTE DE CORMINCO

“Debe existir un proceso de planificación participativa”

A juicio del dirigente de la entidad minera, hay un gran proceso que se tiene que desarrollar conjuntamente con las nuevas autoridades, independiente de la corriente política que sea.

“Nosotros somos fervientes partidarios de tener un proceso de planificacion participativa en la región”, precisa y agrega que hay una serie de ámbitos que hay que consensuar, que tienen que ver, por ejemplo, con el desarrollo territorial “es decir, dónde vamos a hacer, qué cosas vamos a hacer en el territorio, porque hoy día a nuestro juicio  cada vez está siendo más disputado por diferentes áreas”.

Para eso, plantea que es necesario que se junten los gremios, el aparato público, los sectores sociales representativos “y nos podamos sentar en una mesa a planificar la región y qué queremos de ella. Eso yo creo que es un elemento básico súper necesario”.

También se deberán considerar otros aspectos, como el crecimiento demográfico que está teniendo la zona, que está aumentando un 2,4% anual, lo que significa que están llegando entre 3.800 y 4.000 familias. “No solamente lo estamos mirando desde el sector minero, sino que como un conjunto de cosas, donde se tienen que generar las mejores condiciones para vivir, de desarrollo económico y una compatibilidad ambiental”.

Señala que se debe comenzar a desmitificar que el crecimiento es incompatible con el cuidado del medio ambiente, pues dentro de las compañías del rubro existe una clara concepción de que el tema tiene que ser preocupación. “Eso tenemos que compatibilizarlo con la percepción que tienen otros sectores y para ello nos tenemos que juntar todos a definir que hay mitigaciones o compensaciones que puede hacer el sector minero”.

El alto precio que ha alcanzado el cobre, puntualiza, va a llevar a que las empresas quieran comenzar a desarrollar nuevos proyectos y que estos empiecen a tomar cierta velocidad. “Hay exploración en la zona, hay grandes paños solicitados para explorar, hay firmas de convenios de empresas locales con empresas japonesas, hay proyectos aprobados y hay que ver como se consolidan”.

Para ello, indica, también será fundamental el desarrollo portuario. “Según información que nosotros tenemos, se va a ver limitado en su quehacer en los próximos 3 o 4 años y por ende tenemos que ponernos de acuerdo por dónde vamos a sacar los productos el día de mañana si aumenta la producción”.

Se debe considerar además que en algunos años parte de la producción minera de la provincia de San Juan pasará por el paso de Agua Negra y va a tener que salir por algún puerto. “Hay muchos temas y todo está conectado y por eso creemos firmemente que se requiere un proceso de planificación participativa donde todos estemos considerados”, precisó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X