Especialistas llaman a la tranquilidad y aseguran que estos aparatos en Chile registran mínimos niveles de emisión

En junio de este año comenzó a regir la nueva ley de torres para antenas celulares, que entre otros objetivos busca fomentar la construcción armonizada de las mismas, establecer zonas en que se condiciona su levantamiento, incluir a la comunidad en la toma de decisiones y proteger la salud de las personas.

Este último punto ha sido materia de intensas discusiones, no obstante, en un taller realizado en Santiago, se analizaron los alcances de un estudio a nivel nacional desarrollado por el Dictuc, en el mes de mayo y que determinó que los límites a la densidad de potencia permitidos por Chile para las antenas cercanas a establecimientos hospitalarios, asilos de ancianos y otros es 43,5 veces menor que la norma vigente en Estados Unidos, Finlandia, Japón, Holanda y Alemania, e incluso 58 veces menor comparada con la de Canadá. A nivel latinoamericano, nuestro país también encabeza el ranking en cuanto a restricción de emisiones.

Asimismo, destaca que la norma chilena sobre emisión no ionizante máxima permitida para las antenas celulares es la tercera más estricta entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo superada por Suiza y Luxemburgo.

Diego Veas, subgerente del Área de Servicios Eléctricos del Dictuc explicó que se midieron en terreno 450 lugares específicos de las 15 capitales regionales del país, a objeto de determinar la exposición a la que estaba expuesta la población. “El estudio demuestra que la gente en Chile está expuesta a niveles bajísimos de emisión, en cumplimiento de la tercera normativa más estricta que existe. En nuestro país no se acepta lo que en la mayor parte de los países desarrollados se acepta”, indicó. 3702

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X