• Como ya es habitual, en los sectores de Minería y Construcción se destruyeron casi 4 mil empleos en el último año.
Crédito fotografía: 
Bastián Salfate
En el último trimestre, el desempleo en dos de las grandes ciudades de la región de Coquimbo aumentó cerca de un punto porcentual en relación al año pasado, sin embargo disminuyó respecto de los meses anteriores de este año, donde se acercaba al 11%. Ovalle, por su parte, logró una desocupación de 4,8% entre mayo y julio.

Un fenómeno dispar se está dando en las grandes ciudades de la región de Coquimbo en cuanto al desempleo. Hay que recordar que la desocupación en la zona alcanzó en el último trimestre —comprendido entre mayo y julio—, un 7,4%, a la par con la situación que se observa a nivel nacional, donde la cifra alcanzó un 7,3%.

Si bien la región está dentro de la media de las cifras de la industria del trabajo, La Serena y Coquimbo se escapan del promedio. Según las últimas cifras entregadas por el INE, el desempleo en ambas es de 9,4% y 9,3% respectivamente. Y si bien se observó una leve baja respecto de los meses anteriores —donde la desocupación alcanzaba un preocupante 11% en la conurbación—, aun así el desempleo aumentó en ambos casos, más de un punto porcentual en un año.

¿POR QUÉ EL DESEMPLEO ES TAN ALTO?

La explicación del fenómeno para los expertos, sigue siendo la misma que en los meses anteriores y esta es el aumento en la fuerza de trabajo. Si bien el desempleo en las grandes ciudades de la región es alto y preocupante, no se han dejado de crear nuevos puestos de trabajo. De hecho, en el último período se registraron 14.030 nuevas plazas en doce meses, donde las Actividades de Alojamiento y de Hogares como Empleadores jugaron un rol importante en la creación.

Sin embargo, y como ya es habitual, en los sectores de Minería y Construcción se destruyeron casi 4 mil empleos en el último año.

Frente al tema, el seremi de Economía, Luis Arjona, ha explicado a diario El Día que la tasa de búsqueda de trabajo es mucho más alta que la tasa de creación de empleo. “El fenómeno se da porque subieron las expectativas de la gente, porque se ve que hay mayor actividad económica, que se están desarrollando nuevos proyectos, por lo tanto hay un positivismo generalizado para buscar empleo e insertarse en el mundo laboral”, explica. Con todo, la creación de empleos observada no está dando abasto.

Por otro lado, y de acuerdo a Marcelo Olivares, académico de la Universidad Católica del Norte, UCN, el fenómeno en la conurbación podría deberse a la concentración de personas que existe en estas ciudades. “Si bien la medición responde al número de vacantes, también lo hace respecto al número de gente que hay. Cuando nuevos habitantes llegan a la región, estos generalmente llegan a vivir a la conurbación, por lo tanto es obvio que haya más personas buscando trabajo y el mercado se resienta”, señaló Olivares.

Asimismo, sostuvo que en las grandes ciudades generalmente hay sector productivos más fuertes que otros, y cuando estos decaen, también lo hace la industria del trabajo. “En el caso de La Serena y Coquimbo, la construcción reúne a un gran número de trabajadores, y cuando se ralentiza este sector, aumenta el desempleo”, explicó, y agregó que sucede algo similar con la minería.

LAS RAZONES DETRÁS DEL PLENO EMPLEO DE OVALLE

En tanto, el caso de Ovalle es esperanzador, ya que en la última medición alcanzó una desocupación de 4,8%, considerado por los expertos como pleno empleo. Y si bien Ovalle, al menos en el último año, ha logrado cifras siempre inferiores a 7%, esta es una de las más positivas de los últimos doce meses, disminuyendo además casi tres puntos respecto del año pasado.

De acuerdo a Olivares, la situación se podría explicar por la temporada. “Puede haber un grado de estacionalidad, ya que estamos en época de mantención de campos agrícolas o de recolección de cítricos”, dijo, aludiendo al alto porcentaje de personas empleadas que existe en esta ciudad.

Sin embargo, puntualizó, si bien hay más empleo, puede que en Ovalle este sea más informal, a diferencia de lo que sucede en la conurbación. “Si bien en las ciudades hay menos empleo, los trabajos son más formales. En cambio Ovalle es una ciudad más rural, y puede que haya más empleo en términos de agricultura por ejemplo, pero puede que sean empleos informales”, concluyó.

LA SITUACIÓN POR PROVINCIAS: CHOAPA REGISTRA MEJOR TASA EN CINCO AÑOS

Por otro lado hay que destacar que la tasa de desocupación en la provincia de Elqui fue de 8,7%, en Limarí de 5,6% y en Choapa, de 4%.

En el caso de Elqui, la cifra bajó un punto respecto del mes anterior y se mantuvo a un año, mientras que en Limarí la tasa ha sido estable en el tiempo.

Choapa sin embargo, con el 4% logró la menor tasa registrada desde el trimestre comprendido entre octubre - diciembre de 2013, hace cinco años.

Las cifras observadas desde el ángulo de las provincias podrían augurar un segundo semestre más positivo en cuanto a la industria del trabajo, ya que dos de las tres de la región presentan buenos resultados.

LAS PERSPECTIVAS PARA EL SEGUNDO SEMESTRE SON POSITIVAS

Así, el pulso que se proyecta para el sector del empleo en lo que queda del año es, en general, positivo.

El seremi del Trabajo, Matías Villalobos ha confirmado que las autoridades buscan mejorar estas tasas a través de la meta de destrabar la inversión privada. “La idea es aprobar la mayor cantidad de proyectos que se encuentren en carpeta, siempre y cuando cumplan con toda la normativa vigente, para así reactivar la inversión  y crear más y mejores empleos, con mejores salarios para la región de Coquimbo”, comentó.

Por otro lado, continuó, han puesto el foco en sacar adelante los grandes proyectos de inversión pública los cuales también van a generar nuevos puestos de trabajo para la región. “Todas estas acciones sin duda nos van a ayudar en este gran objetivo que tenemos”, ha dicho Villalobos.

Por su parte, el economista y académico de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago, Víctor Salas, indica que la presión que acusa el mercado laboral no es una cifra negativa en sí, ya que representa un mejoramiento en la perspectiva de las personas respecto a cómo se está comportando la economía nacional.

“Esto tiene que ver con las expectativas de la población respecto a querer incorporarse a la fuerza de trabajo en la perspectiva de que la economía estaba mejorando o aparecía con mejores datos entre el primer trimestre y parte del segundo”, dijo.

LA CIFRA

7,3% fue el desempleo a julio en Chile, y la región de Coquimbo estuvo dentro de la media, con un 7,4%.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X