• La pareja de jóvenes consolidan un emprendimiento que rescata la identidad campesina de La Higuera. Foto: El Día
  • Son cuatro tipos de cervezas artesanales bajo el sello "Dain". Foto: El Día
Son cuatro cervezas con identidad campesina que se complementan con sabores y especias del campo chileno.

Karen Godoy, bióloga de profesión y Sebastián Vejar, diseñador Gráfico, realmente disfrutan de la cerveza. Un amor de fronteras insospechadas que los llevó a crear una bebida para el consumo propio, y que hoy en día es un emprendimiento consolidado con salida al mercado nacional.

Así, la cerveza artesanal Dain se convirtió en una fiel embajadora de la identidad campesina de La Higuera, pues las recetas, elementos y materias primas utilizadas para su elaboración son de primera calidad, y en su mayoría se producen en la estancia El Maray, propiedad de la familia de Godoy.

“Somos amantes de la cerveza. Nos gusta mucho, pero en un momento vimos el mercado muy estático. En nuestros viajes nos dimos cuenta que afuera se juega mucho con la cerveza, entonces optamos por hacer una cerveza nuestra, empezamos a probar y surgió la IPA”, reseñó Sebastián Véjar.

Después de personalizar la IPA con un estilo europeo, la pareja aprovechó los terrenos de la estancia familiar para buscar más esencias y especias nuevas que complementaran el sabor de su cerveza original, lo que derivó en tres tipos de cervezas más: la Pale Hale HB, la Scottish Lúcuma y la Doppleback Canela.

“Optamos por especias chilenas, netamente del campo chileno. Para una de ellas, la Pale Hale, utilizamos hierbabuena de la estancia. Para la Scottish usamos lúcuma de nuestra huerta, porque tenemos un lúcumo (árbol) que data de al menos 300 años y que los Jesuitas plantaron allí. Para la Doppleback usamos canela, esta es ultra fuerte, con 8,7 grados de grado alcohólico, casi como un vino”, explicó.

Valor diferenciador

Godoy y Véjar recalcan que su propuesta de valor está en ofrecer un producto diferente, que se sale un poco del común de las recetas normales y probar esencias, para adaptarlas a lo que denominan “un sabor chileno”.

Señalaron que por ahora tienen un proveedor en Santiago que les facilita la materia prima, sin embargo su idea de negocio es producirla ellos mismos.

“Todo lo que hacemos es artesanal. Desde la elaboración de la bebida, hasta el pack donde se entregan. Por el momento tenemos distribución en La Serena y la estamos ofreciendo formalmente en el local Ciudad Capital ubicado en la Avenida Gabriel González Videla. El pack sale en $ 5.000, y puede ser mixto o a elección. Individualmente cuesta $ 1.500 cada una”, precisó.

Éxito en aumento

“En mayo comenzamos a ofrecerla y en tres días se agotó el stock. Vimos que era un buen negocio y comenzamos las ventas formales en septiembre. Hasta ahora la demanda ha sido bien alta”, dijo Karen Godoy.

Un trabajo que sin duda ha sido demandante, por lo cual Godoy decidió renunciar a su empleo habitual, y buscar la ayuda necesaria para reforzar los temas contables y legales a través del Centro de Desarrollo de Negocios de La Serena.

“Nos proyectamos viviendo de este negocio, por eso queremos en un futuro postular a proyectos y recibir asesorías en el tema tributario y legal, porque eso no lo manejamos mucho”, apuntó. 

Público selectivo

“Estamos produciendo un promedio de 600 litros mensuales, porque somos un poco más selectivos. Hacemos cerveza para que se disfrute y no por volumen. Cada cerveza tiene su propio cliente. Así las mujeres principalmente se inclinan por la de hierbabuena o la de lúcuma, y los hombres por la de canela y la IPA. Estas cervezas son de grado alcohólico muy alto y por eso se deben tratar con respeto”,  puntualizó Véjar.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X