• El club es integrado por empresarios de la zona, quienes se reúnen mensualmente para compartir materias vinculadas a la innovación empresarial.
Crédito fotografía: 
Cedida
En la escena empresarial actual, la capacidad de innovar puede verse agotada si no se incorpora la mirada de agentes externos, que contribuyan a refrescar las ideas y desarrollar productos y servicios acordes a las cambiantes necesidades de las personas. Así se entiende el modelo de innovación abierta, que marca tendencia en la gestión de la innovación.

La revolución tecnológica del siglo XXI está cambiando aceleradamente los modelos de gestión empresarial. En uno de sus aspectos, el de la innovación, hoy por hoy se impone un “modelo de innovación abierta”, que lleva a las empresas a trabajar con actores externos –en vez de hacerlo en forma aislada–, para superar el agotamiento en la capacidad de levantar nuevas propuestas de valor. Involucrar al cliente en los procesos de innovación, en lugar de ser la empresa quien define las innovaciones y las ofrece al mercado. Un trabajo para el cual las pequeñas empresas emergentes de servicios tecnológicos, conocidas genéricamente como start up –casi siempre conformadas por emprendedores jóvenes–, pueden convertirse en aliadas estratégicas.

Estas y otras materias estuvieron presentes en la más reciente sesión del Club de Innovación de la Región Estrella, agrupación de empresas locales que busca instalar un ecosistema innovador en la Región de Coquimbo. Conformado en agosto pasado, cuenta con apoyo en cofinanciamiento del Gobierno Regional, a través de Corfo. Sus integrantes se reúnen mensualmente para compartir materias vinculadas a la innovación empresarial, para lo cual se invita a personajes referentes en cada tema. El club estimula el Networking, buscando generar confianzas y crear oportunidades de negocios conjuntos.

En esta ocasión el invitado principal fue Víctor Hugo Muñoz, quien ha implementado programas de innovación abierta para grandes empresas, como Fundación Chile, Enel, Claro, entre otras.

Muñoz puso de relieve que el desarrollo de una cultura de innovación es hoy un desafío para cualquier empresa, sin importar su tamaño. Precisó que “lo que más cuesta es la resistencia a abrirse a otros modelos de negocio, cómo salirse de la operación buscando nuevas soluciones. Para eso tienes que trabajar en cultura (organizacional); en las empresas grandes es un tema mandatorio, que viene de la gerencia y que finalmente irradia a toda la organización. Segundo, trabajar con focos de innovación muy acotados, específicos. Y tercero, abordar muy rápido un caso de éxito, con eso se valida el modelo de innovación”.

ALGUIEN QUE ESTÉ FUERA DE LA OPERACIÓN

Estas tareas, según el profesional, en las empresas modernas debieran ser asumidas por personas dedicadas específicamente a conducir una política de innovación, y no ser simplemente una obligación adicional puesta a cargo de un empleado con otras responsabilidades paralelas. “Debe ser una persona que no esté contaminada con la operación del negocio, porque finalmente lo consume el día a día. Para trabajar en innovación tiene que ser alguien que esté fuera de la operación, una persona que entienda el lenguaje de las start up, que entienda lo que está pasando en el ecosistema de innovación, por qué se hacen mesas de trabajo como la que hay en el Club de Innovación de Coquimbo. Una persona dinámica, liviana, que se pare frente a un gerente o un directorio a hablarle de cosas realmente distintas. Para eso hay que tener mucha capacidad de tirar el carro. Son perfiles totalmente distintos”, destacó.

Para el caso de las empresas pequeñas, “es el gerente general quien está a cargo de los procesos de innovación”, pero dedicando una fracción estable de tiempo laboral a este tema. “Hoy existe metodología para pequeñas empresas, que señala que la gente debe dedicar un 15% de su semana a innovación. Hoy se están construyendo modelos para pequeñas empresas, para pymes y empresas medianas” afirmó.

Muñoz puntualizó que muchos empresarios en Chile aún no están interiorizados de esta realidad, pero es un tema que está ganando fuerza rápidamente, siendo los clubes de innovación un excelente mecanismo para difundirlo y vincular a los empresarios.

CONOCIENDO UNA START UP DE LA REGIÓN

Durante la sesión acudieron como invitados especiales los emprendedores de Nodus, una empresa start up desarrollada por cuatro jóvenes profesionales de la región, quienes contaron su experiencia y mostraron su proyecto: un sistema de monitoreo y control del consumo energético, basado en una plataforma online de fácil operación.

El gerente del Club de Innovación de la Región Estrella, Juan Carlos Bravo, destacó el aporte que esta instancia, a pocos meses de iniciar su funcionamiento formal, ha significado para los empresarios suscritos. Algo que se aprecia nítidamente en la generación de lazos de confianza mutua, cuestión indispensable en un ambiente de innovación empresarial, que posibilite la generación de redes y negocios conjuntos.

“Ha habido una evolución significativa entre ellos, se sientan a conversar, tienen reuniones posteriores, y eso da señal de que empiezan a mejorar esa confianza”, explica, resaltando que esta meta ha sido, precisamente, el primer foco de trabajo del club. “Pero también hay otros, que son de aprendizaje: conocer las tendencias, lo que están haciendo en innovación las grandes empresas, y cómo lo pueden hacer también las pequeñas y medianas. Y nos queda un tercer foco con experiencias empresariales, que es la que viene el próximo 14 de diciembre, cuando un gran empresario regional va a presentar su experiencia empresarial”, anunció.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X