• El mejor ánimo de las empresas familiares también quedó reflejado en sus expectativas sobre el futuro del país y de sus propias ventas: en el estudio de enero un 86% se manifiesta “optimista o muy optimista” frente a él.
  • Luis González, vicepresidente de Familias Empresarias de Chile, (a la derecha) comentó que para que el crecimiento económico sea aprovechado, también deben las empresas deben crecer desde el interior.
  • En La Serena y Coquimbo hay varias empresas familiares, entre ellas la de los Dalbosco, quienes tienen negocios en el agro, retail y viñas, entre otros.
Crédito fotografía: 
Cedida
De acuerdo a una medición de la Asociación de Empresas Familiares y Cadem, mientras en septiembre de 2017, previo a las elecciones presidenciales, el 13% de los empresarios familiares consideraba que la economía chilena estaba progresando, en enero de 2018, esta cifra se ubicó en 55%.

Un fuerte repunte en las expectativas de las empresas familiares respecto del país y de sus negocios, reveló el segundo Barómetro de la Empresa Familiar en Chile, que realizan semestralmente la Asociación de Empresas Familiares (AEF) y Cadem.

Efectuado entre el 9 y el 22 de enero pasado, el estudio arrojó un importante incremento en el optimismo de los empresarios familiares respecto de la primera medición realizada previo a las elecciones presidenciales del año pasado. Así, mientras en septiembre de 2017, sólo 13% de los empresarios familiares consultados consideraba que la economía chilena estaba progresando, en enero de 2018, esta cifra se ubicó en 55%. La misma tendencia se detecta a la hora de opinar sobre la economía mundial. En septiembre de 2017, el 73% consideraba que la economía mundial estaba progresando y, en enero, esta cifra ascendió a 86%. 

 

LA LLEGADA DE UNA NUEVA ADMINISTRACIÓN EXPLICA EL OPTIMISMO

De acuerdo al sondeo, entre las razones que explican este mejor ánimo de los empresarios locales se encuentran las mejores perspectivas de la economía mundial, las expectativas de crecimiento en el país con la llegada de una nueva administración más pro mercado y mejores precios de nuestros principales productos de exportación.

Respecto de la situación económica de sus compañías, los empresarios familiares también se manifiestan más positivos que el año pasado. Mientras en septiembre, el 67% la consideraba “buena o muy buena”, en la última medición este porcentaje sube a 79%.

El mejor ánimo de las empresas familiares también quedó reflejado en sus expectativas sobre el futuro del país y de sus propias ventas: en el estudio de enero un 86% se manifiesta “optimista o muy optimista” respecto del futuro de Chile y 70% espera que sus ventas mejoren en el futuro, comparado con el 43% que se manifestó de esa manera en la medición pre electoral de 2017.

 

LA MIRADA REGIONAL

Frente al tema, Luis González, vicepresidente regional de Familias Empresarias de Chile, FEC Coquimbo y socio fundador de Wilug, en la región las expectativas también son bastante positivas ya que en comparación con el año 2017, ya que según el empresario, habrá un crecimiento que bordeará el 2,8%, debido a las condiciones externas favorables, además de la reactivación de las ventas internas de los diferentes sectores productivos. “Todas nuestras estimaciones apuntan a una mejora en el crecimiento económico, y un aumento del precio del cobre”.

Es por ello, argumenta González, que es fundamental el rol de las Familias empresarias chilenas en el camino de recuperar el dinamismo de la inversión interna, para generar mayor empleo e inversión regional. “Esto, considerando que las  empresas familiares contribuyen al 60% al PIB nacional y un 60% del empleo”, aseguró.

 

ORIENTAR A LAS EMPRESAS EN LA REGIÓN: EL DESAFÍO PENDIENTE

Pero como en todo, un gran crecimiento económico debe ir acompañado de uno orgánico. Es por esto que González señaló que la primera tarea que deben realizar las empresas familiares está relacionada con anticiparse a futuros conflictos familiares que puedan hacer que una empresa muera. “Por ende, FEC Coquimbo tiene la misión de orientar a las empresas para que desarrollen protocolos internos familiares, y que estas puedan seguir dando empleo y puedan generar reactivación económica interna y externa”, explicó.

Y es que según González, justamente la importancia de la FEC radica principalmente en que la mortalidad de las empresas familiares se deben a la falta de liderazgo, la falta de profesionalización y también por no tener establecido un protocolo familiar de las normas básicas de relación familia y empresa.

 

LAS NOVEDADES EN TORNO A LAS NUEVAS GENERACIONES

Dentro de las novedades del segundo Barómetro de la Empresa Familiar, destaca un set de preguntas sobre las nuevas generaciones.  Así, consultados sobre las exigencias de la empresa familiar para su incorporación al negocio, el 59% de los empresarios familiares reveló que un requisito esencial es tener una carrera previa en una empresa externa; 45% señaló como exigencia poseer título universitario y el 29% haber ocupado cargos de segunda línea.

Respecto de los aportes de las nuevas generaciones a la compañía, el 63% mencionó la modernización en la gestión como elemento clave de contribución, el 54% señaló la adopción de nuevas tecnologías y el 30% la profesionalización de la gestión del patrimonio familiar.

Los desafíos van enfocados a la incorporación de nuevas empresas y la realización de alianzas estratégicas con instituciones, con el objetivo de articular los derechos e intereses de las familias, respecto de los negocios.62-02

INVERSIONES PODRÍAN REACTIVARSE POR PARTE DE ESTAS FIRMAS

En el caso de las inversiones, el incremento de las perspectivas por parte de los empresarios es aún más pronunciado. Si en septiembre de 2017, sólo un 19% señalaba que sus inversiones mejorarían los próximos 6 meses, esta cifra se elevó a 49% en enero pasado, siendo el indicador con mayor crecimiento en los últimos 4 meses.

Al consultarle a las empresas familiares por los desafíos que enfrentan sus compañías para el 2018, se aprecia un notorio salto en la necesidad de aumentar la competitividad - que pasa de 17% en septiembre a 35% en enero-; mientras que la incertidumbre política retrocede del 33% a solo 9%. Esta caída abrupta, que desplaza a la incertidumbre política del puesto 3 al lugar 8, está asociada a la consolidación del panorama político luego de las elecciones parlamentarias y presidenciales.

“FEC Coquimbo tiene la misión de orientar a las empresas para que desarrollen protocolos internos familiares, y que estas puedan seguir dando empleo y puedan generar reactivación económica interna y externa”. Luis González, vicepresidente regional de Familias Empresarias de Chile.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X