• Según los representantes del comercio establecido, la venta callejera también tiene responsabilidad en la mala situación que hoy viven los locatarios establecidos.
  • Hasta en un 60% de caída en sus ventas registraron algunos comercios en las principales ciudades de la región.
Crédito fotografía: 
Camila Estay
Desde las cámaras de comercio de las principales ciudades de la región, corroboraron lo que ya se temía a inicios de diciembre pasado: las compras navideñas se mantuvieron por debajo de lo registrado en 2018, que en algunos rubros específicos, marcaron caídas de hasta un 60%. El comercio informal y los efectos sociales y económicos generados por el estallido social, fueron a juicio de los comerciantes, las causas de este descalabro.

Hasta en un 60% menos de ventas registraron algunos rubros del comercio regional durante las fiestas de fin de año de 2019, comparado con lo registrado en el mismo periodo del año inmediatamente anterior.

En tanto, a nivel más general, el comercio de las principales ciudades de la región de Coquimbo – La Serena, Coquimbo y Ovalle – registró pérdidas en sus ventas que fluctuaron entre el 10 y el 30% de las ventas.

Malas cifras que en todo caso, eran esperables para los comerciantes locales, especialmente tras el estallido social del 18 de octubre, que generó destrucción de pequeños y medianos negocios, así como interrupción en sus horarios normales de trabajo, lo que redundó más en la disminución de sus ventas. 

No obstante, lo preocupante para el comercio, es que esta coyuntura viene a cerrar un año que ya venía siendo negativo para los pequeños y medianos empresarios de la región, y por ello, el último mes de año 2019 se presentaba como una oportunidad para recuperarse, al menos en parte.

“Nosotros pensábamos que durante el año, desde septiembre íbamos a lograr mantenernos por último, pues suponíamos que las ventas iban a mejorar. Y es que generalmente, la gente espera que para las fiestas de fin de año, para la Navidad, la situación en cuanto a ventas mejore, pero este último año no pasó nada”, señaló el presidente de la Cámara de Comercio de Ovalle, Washington Altamirano.

Golpe al pequeño comercio

Para el dirigente gremial ovallino, es su rubro el que, desde el punto de vista económico, se ha llevado la peor parte de la coyuntura social y política que ha vivido el país durante los últimos tres meses, proceso al que apuntan la mayor parte de los representantes del gremio, como el principal detonante de la gravedad de su situación, aunque reconociendo que desde antes del estallido, ya se estaban enfrentado a una coyuntura negativa.

“Estamos supeditados por el factor Desórdenes y la evolución del Movimiento Social. En la medida en que esto no se arregle vamos a seguir con bajas ventas. Más allá de lo que puedan hacer los pequeños empresarios, - que lo podemos hacer sin duda - o las cámaras de comercio, para poder levantarnos estamos atados a factores internacionales, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, como también factores nacionales, como el que ya todos conocemos”, señala a su turno, el presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo, Fernando Guzmán.

Su par ovallino en tanto, asegura que “desde octubre a la fecha, el comercio cerró el año pasado como uno de los peores en cuanto a ventas de los últimos 10 años. Hemos quedado gravemente resentidos con todos los problemas que han traído las protestas, las que siguen ocurriendo. Hay comerciantes que han bajado sus ventas entre un 30% y hasta en un 60%.”.

En el caso de La Serena, el presidente de la cámara de comercio local, Patricio Araya señaló que, dependiendo del rubro – ropa, calzado, deporte – las caídas en las ventas fluctuaron entre el 10% y el 20% respecto a 2018, “en donde las ventas ya eran bajas también”, sostiene. “No poder cubrir las ventas del año 2018 para el comercio es un indicador bastante malo”, aseguró Araya.

Un futuro de incertidumbre

Llegado el nuevo año queda ahora la expectativa de poder recuperar algo de lo perdido durante la presente época estival. Eso sí, los comerciantes, más allá del natural optimismo que deben y están dispuestos a mantener, tienen conciencia de que este verano tampoco se viene especialmente prometedor.

“Dudamos que pueda mejorar, pues no se ven turistas. Pero eso está ocurriendo en toda la región, mucha gente suspendió las vacaciones”, sostuvo Altamirano, quien reiteró que el daño que se le ha hecho al comercio “es inmenso. Estamos hablando de unos 13 mil comerciantes a nivel país que tuvieron que bajar sus cortinas”.

Por su parte, Patricio Araya, presidente de la cámara de comercio serenense, apuesta a que a medida que transcurra la época estival, los comerciantes puedan levantar en algo sus alicaídos ingresos.

“Ahora, en enero, estamos abajo también, respecto a igual mes de 2019. Pero a partir de hoy, comienzan a llegar los nuevos veraneantes, en este primer recambio de turistas de la temporada. Ojalá que vengan a nuestra región a disfrutar de nuestras bondades y sobre todo, nos compren especialmente, al comercio establecido”, comentó el dirigente gremial.

Eso sí, en el caso de la capital regional y Ovalle por ejemplo, uno de los problemas que los medianos y pequeños empresarios reconocen como uno de los factores que incidieron también en las bajas ventas durante fin de año, es el comercio ilegal. (Ver recuadro)

“Producto del estallido social, el comercio ambulante ilegal creció de forma exponencial, lo que también nos afecta a quienes formamos parte del comercio establecido, porque estamos vendiendo los mismo productos, pero en desigualdad de condiciones”, aseguró el presidente de la Cámara de Comercio de La Serena.

Ante ello, la opción de asociarse y trabajar en conjunto para incentivar la compra de la gente en los locales establecidos ha sido una de las estrategias que han llevado a cabo por ejemplo, los comerciantes de Coquimbo, estrategias que seguirán implementando durante esta época estival.

“Seguimos trabajando junto. Vamos a hacer un levantamiento de ventas, se van a hacer campañas para promover que la gente llegue a los locales del centro de la ciudad a comprar y durante los días sábado vamos a organizar varias actividades recreativas como concursos y sorteos”, expresó el presidente la cámara de turismo coquimbana, Fernando Guzmán.

 

El problema de la venta ambulante

Sin duda, la venta ilegal en las calles de las principales urbes de la región de Coquimbo han generado durante estos últimos meses, gran preocupación entre locatarios y autoridades. Para éstos, los vendedores callejeros también tienen su cuota de responsabilidad en la mala situación del comercio local.

“De acuerdo a nuestras apreciaciones, obviamente son gente que viene y llega acá para Navidad, se queda después para las fiesta de Andacollo, después retorna a la Avenida del Mar en La Serena,  y posteriormente, se instalan nuevamente en el centro de la ciudad. Evidentemente viene gente de Santiago y de otras ciudades a vender a La Serena de forma ilegal”, consigna al respecto, el presidente del comercio serenense, Patricio Araya.

Por ello, para este jueves, se espera que se reúnan los representantes de la cámara de comercio local con la autoridad municipal con el fin de analizar las medidas que se pretenden implementar para mitigar en parte, el comercio ambulante en lo que es el casco histórico de la capital regional, que es el sector en donde se concentra la mayor parte de éstos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X