• Ramón Gálvez, presidente de Codepue, lleva adelante hace cerca de 5 años una férrea lucha ciudadana en contra del trazado del proyecto eléctrico Cardones Polpaico.
  • Miles de personas han hecho notar su descontento por la instalación de torres de alta tensión en el Valle de Elqui, según Codepue, entre ellas Felicia Ibacache y Patricia Sánchez, en la foto.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Tras la instalación de más de 100 torres de alta tensión al interior de la región de Coquimbo, en el Valle de Elqui (algunas a menos de 100 metros de casas habitadas), el dirigente del Comité de Defensa de los Pueblos de Elqui, Codepue, vuelve a hacer un llamado a las autoridades a revisar el proyecto.

Cardones Polpaico, proyecto de alta tensión -liderado por la empresa de capitales colombianos ISA InterChile- que cruza las regiones de Coquimbo, Atacama y Valparaíso, lleva más de cinco años enfrentando una férrea oposición por parte de la ciudadanía. Esto, pese a que autoridades del actual y anterior gobierno han confirmado que se trata de una iniciativa necesaria para la conexión eléctrica del país.

Hoy el proyecto sigue su curso. En lo que va del año la firma instaló más de 100 torres al interior de la región de Coquimbo, en el sector del Valle de Elqui, con su respectivo cableado, algunas de ellas a menos de 100 metros de distancia de casas habitadas.

Frente a la situación, el Comité de Defensa de los Pueblos de Elqui, Codepue, volvió a hacer un llamado a las autoridades a revisar el proyecto para cambiar el trazado o bien, soterrar las torres. En entrevista con diario El Día, el presidente de Codepue, Ramón Gálvez, aseguró que son más de 140 mil personas las afectadas por la situación.

Algunas de ellas son Felisa Ibacache y Patricia Sánchez, quienes son parte de los pobladores que sin haber sido notificados, recibieron la instalación de torres de alta tensión frente a sus casas.

“Compré terreno en febrero de 2017 con el fin de tener una vida tranquila. Invertimos todo lo que teníamos en esto. Y hace unos meses empezaron a levantar la torre aquí, a sólo algunos metros de mi casa, y me da rabia. Me genera inseguridad con respecto a nuestra salud, a la de mis hijos, genera una contaminación visual horrible y el terreno se nos desvalorizó totalmente”, coinciden las pobladoras de Elqui.

Con todo, Gálvez expone sus demandas y asegura que seguirán hasta las últimas consecuencias.

 

¿Cuál es la posición de Codepue frente al proyecto Cardones Polpaico?

“La instalación de las torres ha generado un problema grave, hay una afectación enorme para los habitantes de esta zona. Esto, pese a que hace varios años a las autoridades se les contactó, denunció y avisó que el proyecto no podía seguir adelante. Hubo una gran falta de diligencia del gobierno anterior, no se hizo bien la pega. Eso es lo grave, se pasó sobre terrenos que están habitados. Hay una rabia contenida por parte de los habitantes del Valle de Elqui, se trata de personas honestas que trabajan duro día a día y esto es una falta de respecto de las autoridades del momento que no hicieron nada para evitar lo que ahora está pasando. Creemos que hay una responsabilidad del Estado de Chile, ya que un funcionario público, director del Servicio de Evaluación Ambiental en su momento, autorizó y otorgó la Resolución de Calificación Ambiental a este proyecto en diciembre de 2015. Esto es una aberración, es gravísimo y el Estado tiene que hacerse cargo de esto”.

 

Codepue ha mostrado apoyo en el pasado al proyecto eléctrico, con la condición de que el trazado pasara por otra parte no afectando a los pobladores, ¿siguen teniendo esa posición?

“Nosotros estamos totalmente de acuerdo con que haya un aumento de la potencia de transmisión eléctrica en el Sistema Interconectado Central. Sin embargo, es una falacia lo que aseguran las autoridades, que el proyecto es absolutamente necesario para el país, ya que si hoy se miden los niveles de transmisión eléctrica, no se está en saturación de máxima capacidad. El proyecto sería viable y apoyado por las comunidades, siempre y cuando el trazado no pasara por zonas habitadas”.

 

¿Qué recursos legales están llevando adelante?

“La universidad Diego Portales, de forma gratuita a través de la Clínica de Justicia Ambiental, acogió la información de Codepue junto con organizaciones de la Quinta Región, con lo que presentó una reclamación ante el Tribunal Ambiental y un recurso de casación ante la Corte Suprema. En Europa se han soterrado líneas de alta tensión cuando se ha demostrado que hay proyectos mal hechos y eso es lo que buscamos con estos recursos. Además, desde el punto de vista judicial hay irregularidades e ilegalidades en cómo se ha llevado adelante el proyecto, ya que hay sectores ilegalmente ocupados por esta empresa por el lado de Altovalsol y hacia El Romero. La empresa ha hecho las cosas a rajatabla y los pobladores estamos teniendo problemas”.

 

Entre otras cosas, Codepue también argumenta que las torres de alta tensión deben moverse de lugar por el efecto en la salud que tendrían en las personas…

“Así es. Por el efecto corona, el ruido que se va a sentir aquí va a ser insoportable una vez que las torres estén electrificadas. Yo soy ingeniero electrónico, he trabajado por años con este tipo de proyectos y esto es gravísimo. Aquí se va a generar un chisporroteo del que no se va a poder descansar. La Organización Mundial de la Salud exige que no existan más de 0,3 microtesla, que es la cantidad de radiación magnética, en una casa. Con esos datos, le exigimos al Estado de Chile que venga y lo mida. Junto con eso, pedimos que se revierta la RCA y se realice una consulta ciudadana como corresponde”.

 

La empresa ha dicho que están a la espera de la liberación de servidumbres faltantes por permisos y concesiones en la Quinta Región para poder ingresar con todos los recursos a terminar con el proyecto. Ha trascendido que la empresa ha tenido mayores problemas con pobladores de esa zona, ¿están en contacto con agrupaciones de allá?

“Sí, tenemos contacto permanente con esas agrupaciones, donde Joel González es uno de los voceros. Ahí hay un drama incluso mayor, porque el trazado eléctrico pasa por una zona protegida por la Unesco, por una Reserva de la Biósfera. Es decir, la empresa está destruyendo sectores protegidos de Chile. Nuestro país se disparó en los pies y las autoridades no fueron capaces de defender lo propio”.

 

Es probable que el proyecto siga adelante, ya que las autoridades han dicho que este se trata de un proyecto necesario para el país, ¿qué viene después para Codepue?

“Lo que corresponde es seguir buscando cursos legales y de manifestación ciudadana, porque esto es una afrenta. El Estado de Chile tiene que hacerse cargo de que un funcionario público no hizo bien el trabajo. Por lo tanto, buscamos que rectifiquen el error: que asuma la responsabilidad y soterren las líneas, cambien el trazado y busquen una solución real al problema. Si en Europa se soterran líneas de transmisión cuando se demuestran efectos nocivos para las personas, eso mismo se tiene que hacer en Chile”.62-02

CODEPUE PARTICIPÓ EN CONSULTA CIUDADANA PARA LEY 20.936

Junto con la denuncia, Ramón Gálvez señala que el ministerio de Energía, a través del Departamento de Franjas de Transmisión Eléctrica, contactó a Codepue para integrarlos en la modernización de la ley 20.936, que rige la transmisión eléctrica en Chile. “Fue producto de nuestra lucha que nos contactaron y lo agradecemos. Es un avance importantísimo, sin embargo es post daño. Como ciudadanos estamos cooperando, pero queremos una solución para el problema que están generando las torres de InterChile”, culminó.

LA CIFRA

100 torres se instalaron al interior de la región de Coquimbo, específicamente en los sectores de El Romero, Altovalsol y Valle de Elqui, por el proyecto eléctrico Cardones Polpaico.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X