• El ostión es uno de los productos estrella de la región de Coquimbo. Apreciado en cocinas extranjeras como un delicado bocado de mar.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En octubre del año pasado y gracias a un programa de atracción de inversiones en la región, un empresario español se interesó por los productos del mar chileno. Tras meses de trabajo en conjunto, esta semana, los ostioneros lograron su primera exportación al país ibérico.

Resultados concretos y confiables. Así sintetizan los empresarios ostioneros de Tongoy estos meses de relaciones comerciales con el español Manuel Baqueiro.

El convenio, que compromete el envío de 10 conteiner al año de 20 toneladas cada uno, fue formalizado el segundo semestre del año pasado, y ya dio los primeros frutos. El pasado 13 de junio llegó el primer embarque de ostiones a España, el segundo parte por estos días, y ya tienen 5 toneladas para el tercero.

“Hemos logrado dos cosas importantes; la primera es que estas empresas chilenas pueden tener acceso al mercado de la Unión Europea, y la segunda es que nosotros podemos acceder de forma directa al producto que se cultiva en esta zona”, manifiesta Baqueiro.

 

EXPERIENCIA SIN TROPIEZOS

El empresario además asegura que pese a que anteriormente había hecho negocios en Chile, esta vez la experiencia ha sido mejor porque la venta es directa, sin intermediarios, entonces “ahora yo elijo lo que quiero comprar. El producto chileno es de mejor calidad, porque nosotros conocemos el Ostión peruano, pero el de Chile es superior”, asegura.

Así entonces, los moluscos ya están siendo comercializados entre empresas de todos los tamaños, y puntualmente, en restaurantes de toda España.

Hay que destacar que esta acción se enmarca en el Programa de Atracción de Inversiones de la Corporación Regional de Desarrollo Productivo, CRDP.

En esa línea, Manuel Schneider, gerente de la CRDP, comentó que identificaron que en la bahía de Tongoy había una oportunidad, puesto que había capacidad de exportar que no se estaba aprovechando. Así, hicieron el nexo con este empresario europeo, apoyaron la gestión para que se vincularan comercialmente. “Ahora estamos haciendo seguimiento respecto de la cantidad de exportaciones que están desarrollando y viendo qué asistencia técnica podemos prestar para que puedan aumentar su producción o prospectar nuevos mercados”, indicó.

 

PAGO OPORTUNO Y DUPLICAR PRODUCCIÓN

Uno de los aspectos que más destacan los productores nacionales es el periodo de pago acordado que no supera los tres días. Una gran diferencia con la industria nacional que hace efectivo el pago, incluso hasta seis meses después de vendido el producto. “Para nosotros siempre ha sido caótico el proceso de comercialización. Sin embargo, ahora tenemos seguridad de que vamos a vender nuestra producción y que vamos a cumplir con nuestros compromisos bancarios”, sostuvo Lorenzo Zambra, Representante Legal de Aguamarina.

La meta ahora es duplicar la producción e incorporar desarrollo y tecnología en los procesos. “La oportunidad es tremenda para nosotros porque antes solamente vendíamos en el mercado nacional, el precio que acordamos es mayor que en Chile y estamos descongestionando el mercado”, detalla Orlando Cerda de Pescamar, quien agrega que con esto esperan alcanzar los números que sostuvieron el 2002, en los tiempos de apogeo del ostión.

Frente a la oportunidad, el seremi de Economía, Luis Arjona, comentó que el comprador está alineado con lo que sostienen como gobierno respecto de las condiciones de pago oportuno, esto significa para los productores generar mejores flujos de caja. “Ellos tienen compromisos y no lograban sacar adelante sus negocios por culpa de malas prácticas. Premiamos el esfuerzo de esta industria que está comenzando a recuperarse; ahora el desafío es trabajar en mejorar sus procesos productivos, en hacer reingeniería, renovar equipos, utilizar tecnología nueva y diversificar su matriz productiva”, concluyó.62-01

RECUADRO

EL OSTIÓN BUSCA SELLO DE ORIGEN

El ostión es uno de los productos estrella de la región de Coquimbo. Apreciado en cocinas extranjeras como un delicado bocado de mar. Sin embargo, no cuenta con ningún elemento diferenciador que le de valor agregado internacionalmente. Por lo mismo, la Universidad Santo Tomás de La Serena está llevando adelante el proyecto “Acuicultura sustentable: Industria ostionera regional”.

El proyecto busca crear para el sector un ostionero un sello de origen, activo estratégico que permite a un producto ingresar a mercados específicos y aumentar su valor comercial (langosta de Juan Fernández, ej.).

Para dar el puntapié inicial a la iniciativa, que tendrá una duración de dos años, y contempla, entre otras materias, la certificación de la bahía de Tongoy y una estrecha relación con el mundo productivo, se llevó a cabo un taller que convocó a autoridades y productores de ostión que están participando en el proyecto.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X