• Desde la industria de la construcción se mira con atención la evolución social y política del país, pues acusan que la violencia que se ha visto en las calles genera incertidumbre al momento de poner en marcha nuevas inversiones.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Durante enero de 2020, la superficie autorizada para edificación en la región de Coquimbo, fue de 33.545 m2, lo que implicó una caída del 47,8% respecto a enero del año pasado. Si bien, las autorizaciones no tienen una tendencia en el tiempo pues el ingreso de nuevos proyectos depende de las propias empresas, el presidente de la CChC regional, Eduardo Soto, advirtió sobre la inseguridad que persiste en el país a raíz de los hechos de violencia, lo que podría, eventualmente, afectar la inversión.

En un 47,8% cayó, en la región de Coquimbo, la superficie autorizada para la edificación en enero de este año, con respecto a igual mes de 2019, según la última encuesta de sectores económicos, publicada por el Instituto Nacional de Estadísticas, INE.

Según el informe, durante el primer mes de este año, la superficie autorizada para la edificación en la región fue de 33.545 m2, representando un 2% del total nacional. Del total de permisos, el 93,3% correspondió a obras nuevas, mientras el 6,7% restante a ampliaciones.

Por su parte, tanto los permisos de edificación para fines habitacionales como no habitacionales, sufrieron una variación negativa interanual, siendo de un 58,6% para el primer caso, y de un 28,2% para los segundos.

En principio, estas cifras no deberían llamar a preocupación, pues desde la propia Cámara Chilena de la Construcción, se aclara que los permisos de edificación no tienen una tendencia en el tiempo, pues el ingreso de nuevos proyectos depende de las propias empresas. Por ello, no es extraño que la cantidad de permisos pueda subir en un mes, o bajar en otro.

No obstante, más allá de cifras puntuales en un mes determinado, la lectura que hace el gremio de la construcción se proyecta hacia el mediano plazo, en donde la sensación predominante que más define el momento para los actores del mercado inmobiliario es la incertidumbre.

Así lo define, el presidente regional de la CChC regional, Eduardo Soto, quien, aseguró que como industria “estamos sufriendo una crisis de incertidumbre, de confianza. Eso es lo que nos está golpeando”, argumentó, a raíz de la crisis social y política abierta tras el estallido del 18 de octubre pasado.

Y si bien, desde el área de estudios del gremio señala que el mercado inmobiliario –en términos de proyectos vigentes – se ha mantenido –ingresando incluso proyectos nuevos –, Soto advierte “que la incertidumbre en el sentido de que no sabemos qué va a ocurrir, es lo que de pronto gatilla las decisiones de si avanzar o no con el inicio de un proyecto”.

Violencia afecta inversión 

Incertidumbre explica el presidente del gremio, generado por la mantención de la violencia, incluso por sobre otras variables tales como el aumento del valor del dólar.

“Las variables de que si sube o baja el dólar ya son más puntuales, y escapan de nuestro análisis general, pues es mucho mas especifico. Indudablemente que nosotros también vemos la variabilidad de la cantidad de permisos y/o excepciones que se van presentando durante el año. Pero en estos momentos, nuestro foco está vinculado a ocuparnos de la incertidumbre y con la certeza de iniciar los proyectos”, señaló Eduardo Soto.

Ya inicios de este año, presidente del comité de Vivienda e Inmobiliario de la CChC La Serena, Juan Pablo Tristain, señalaba a El Día que, si bien 2019, fue un buen año para el sector, “al haber tanta incertidumbre, es difícil poder hacer proyecciones reales. Este es un sector muy dinámico y en ningún caso se ha detenido, pero se ve un ritmo más lento tanto en la afluencia a las salas de venta como en el cierre de negocios. Creo que hay que esperar algunos meses para ver tendencias y hacer comparaciones”.

Retorno de la confianza

En ese sentido, para el gremio de la construcción es fundamental por tanto, erradicar la violencia del escenario, único camino aseguran, para retomar las confianzas que permitan el despegue de la inversión.

“Nosotros que trabajamos en el área netamente privada, que somos emprendedores, que generamos empresa, que generamos trabajo, todo eso (las inversiones) es posible frente a una factibilidad cierta de que las cosas van a tener una continuidad en el tiempo. Y eso es la confianza”, señaló el presidente regional del gremio, Eduardo Soto. “Frente a la certeza tantas inversiones”, agregó.

“Nosotros apoyamos todas aquellas iniciativas para que la autoridad vuelva a tomar una política de seguridad frente al vandalismo, puesto que lo que más afecta a todos es seguir viendo como siguen destruyendo las cosas”; afirmó Soto. 

En ese sentido, Juan Pablo Tristain, afirmó que durante 2020 “hay muchos hitos importantes que van a ocurrir durante este año y a medida que se vayan quemando esas etapas y se vayan materializando los acuerdos y decisiones políticas, debería ir disminuyendo la ansiedad y aumentando la confianza para tomar decisiones”.

Perspectivas a la baja 

Cabe recordar que a inicios de este año la Cámara Chilena de la Construcción dio a conocer el “Balance 2019 y Proyecciones 2020” del sector inmobiliario, en el marco de la presentación de su informe Macroeconomía y Construcción (MACh), donde se proyectaba una caída de 7,7% anual de la inversión en construcción.

No obstante, en el mismo informe se aclaraba que, a largo plazo, el impacto final de la crisis desencadenada a partir del estallido de octubre pasado, dependerá de cómo los mayores grados de incertidumbre –derivados de cambios en las “reglas del juego” que podrían producirse por las reformas constitucional, tributaria, laboral, etc.– afecten las expectativas y las decisiones de inversión.

Atractiva para la inversión 

Pese a ello, la región de Coquimbo aun presenta ciertas ventajas que, pese a la incertidumbre que hoy afecta a la industria, convierte a la zona en un atrayente foco de inversión inmobiliario.

Así, además de la belleza de sus playas, se destaca la tranquilidad de sus valles o su patrimonio cultural. Atractiva es también por su economía, impulsada principalmente por el turismo, su actividad portuaria, la minería local y la proveniente del norte del país.

Desde el gremio se destaca además, la estratégica ubicación geográfica de la región –a medio camino entre Santiago y el norte del país – y por el hecho de contar con los precios de viviendas más atractivos que otras ciudades como Iquique o Antofagasta, todo lo cual, la han transformado en una región muy valorada para invertir en el negocio inmobiliario, principalmente al momento de optar por una segunda vivienda

La CChC destaca además, la existencia, tanto en La Serena como en Coquimbo, de buenas universidades e institutos, con una población de estudiantes importante, a lo que se suma la función de ciudades dormitorio para las personas  que trabajan en la minería, quienes las prefieren a otras ciudades para establecerse.

Por todo ello, insisten, La Serena y Coquimbo continúa siendo una plaza atractiva para quienes quieren invertir en el negocio inmobiliario, pues tienen la posibilidad de arrendar sus inmuebles durante todo el año y no sólo en la época estival.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X