• Luz Angarita, directora territorial de la zona Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Una de las principales panelistas de la tercera jornada de IMPAC4 en Coquimbo conversó con diario El Día sobre la importancia de generar lazos estrechos entre las distintas aristas de poder en áreas protegidas, para llevar a cabo una fiscalización eficiente y con miras al desarrollo sustentable.

El manejo efectivo de áreas marinas protegidas fue la temática central del tercer día del congreso internacional IMPAC4 que se está llevando a cabo en Enjoy Coquimbo desde el lunes 4 de septiembre y que concluye hoy viernes en la conurbación La Serena – Coquimbo.

En este marco, el día de ayer la directora territorial de la zona Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Luz Angarita, conversó con diario El Día sobre los desafíos del manejo correcto de estas zonas especiales y cómo influye en ello, la relación que exista entre autoridades y las comunidades habitantes del lugar.

¿Cómo resume su ponencia, que fue una de las principales en el día de ayer, en torno al manejo efectivo de áreas protegidas en el mundo?

“La idea de la charla era exponer sobre nuestra experiencia en Colombia respecto al trabajo con la comunidad. Hablamos sobre dos áreas marinas declaradas recientemente en Colombia, que se administran en conjunto con seis autoridades de pueblos indígenas y con comunidades negras. El trabajo que queremos mostrar al mundo es que estas declaratorias se hacen desde abajo hacia arriba. Todo se define de manera conjunta, es todo un proceso para ver cómo se define un parque, por ejemplo, los límites que tendrá, qué usos se van a permitir y en definitiva todo lo que tenga que ver con el parque en sí”.

¿Cuál es el detalle de áreas marinas protegidas en Colombia?

“Por un lado tenemos una bahía en el norte de Colombia en el sector de La Guajira. Es un área de 25 mil hectáreas con una pequeña franja de manglar que la rodea. Esa área está en medio de un gran resguardo indígena, estos son territorios colectivos de comunidades. La otra área se declaró en el Golfo de Urabá, cerca de la frontera de Panamá, donde se declara con comunidades negras.

Ambas propuestas nacieron de las mismas comunidades. Son ellas las que tienen el interés de generar protección, pues representan sitios muy importantes para la conservación en el país”.

EL MANEJO EFECTIVO ES UN COMPROMISO

¿Cómo se manifiesta el manejo efectivo de estas áreas en conjunto con las comunidades?

“Es todo un mundo. Parques Nacionales, que es la única autoridad en Colombia en cuanto al tema ambiental, y estos grupos indígenas con sus autoridades tradicionales, se unen para generar consensos. Entonces se conforma un esquema de trabajo conjunto. En el caso de las comunidades negras y de las autoridades indígenas, se crean consejos donde se toman todas las decisiones. Y estos consejos se reúnen mensualmente con las autoridades de los parques.

Con todo, el monitoreo es de los valores que hemos querido conservar, pues se hace de manera conjunta, tanto el control como la vigilancia. Logramos llegar a acuerdo. Esto finalmente es un matrimonio, al principio del proceso, cuando ambas estructuras se conocen, es una etapa parecida al noviazgo, y luego al llegar al punto de concretar acciones, se genera una suerte de matrimonio, pues es necesario llegar a acuerdos para poder seguir juntos. Esto porque no en todos los puntos estamos de acuerdo, hay algunos tópicos en los que tenemos visiones distintas, y es necesario ponerse en línea para tener una visión de protección conjunta. Con eso definido, generamos nuevos proyectos, buscamos recursos, etc.”.

¿Qué prácticas colombianas cree que se pueden extrapolar a Chile?

“Creo que nosotros tenemos una legislación muy avanzada en términos medioambientales y de comunidades, más desarrollada que en Chile, entonces los derechos de los indígenas están por constitución, igual que los parques nacionales. Yo creo que el respeto es fundamental para lograr un manejo efectivo de áreas protegidas, el reconocer que el otro también es autoridad. No es sólo uno el que decide, son los dos. Y viceversa, la otra parte también debe reconocer en uno la autoridad. Esa es la parte más delicada y donde a veces puede haber algunos problemas. Pero eso depende de cada país, ojala Chile también tuviera leyes tan proteccionistas como Colombia”.62-01

LA CIFRA

4 días de congreso se han llevado a cabo en Enjoy Coquimbo en el marco de IMPAC4, que hoy concluye.

LA FRASE

“El monitoreo de las áreas protegidas se debe hacer de manera conjunta, tanto el control como la vigilancia”. Luz Angarita, directora territorial de la zona Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X