El ejecutivo recalcó que como compañía se han ajustado estrictamente a la normativa ambiental durante todo el proceso de tramitación.

A su etapa final de evaluación ambiental está ingresando el proyecto minero-portuario Dominga, iniciativa de la empresa Andes Iron que pretende invertir 2.500 millones de dólares para la explotación de un yacimiento de hierro en la comuna de La Higuera.

El gerente general de la compañía, Iván Garrido, se refiere a lo que han sido las últimas semanas de tramitación, que incluyeron una consulta ciudadana. También hace frente a las críticas y asegura que todo se ha efectuado ajustándose a la normativa medioambiental.

En el ámbito económico, destaca el potencial de desarrollo que tiene el distrito de El Tofo, donde se emplazará esta mina, el que se estima, dice, en 10 mil millones de dólares. De hecho, indica, sólo Dominga podría aportar por concepto de Royalty e impuestos cerca de 150 millones de dólares anuales, lo que es equivalente al presupuesto total de la región en el mismo periodo.

-Hace unos días culminó el proceso de consulta ciudadana, paso previo a que se lleve a votación el proyecto. ¿Cómo lo evalúa?

“En general como concepto asociado al Estudio de Impacto Ambiental ha sido un éxito total en nuestra opinión, porque lo  entendemos como un instrumento que tiene la institucionalidad medioambiental, que está orientado a que la ciudadanía pueda participar de este proceso. En total hubo 3 rondas de participación, que alcanzaron a cerca de 1.000 ciudadanos, estaríamos hablando que un 40% de la población adulta de la comuna de La Higuera habría participado, lo cual es bastante bueno”.

-Pero ustedes ya habían adelantado trabajo con las comunidades con la firma del Acuerdo Marco, que formaliza la relación que van a tener con la comunidad por los próximos 30 años. ¿En qué se va a traducir?

“Para nosotros fue un hito, la concreción de un trabajo de dos años y medio con la comunidad y que está iniciando un proceso inédito entre una compañía y una comunidad empoderada como la que se ha ido generando en la comuna de La Higuera. Tenemos mesas locales en las que todas las localidades están representadas y también las actividades productivas. Esto es lo que le da gobernabilidad y legitimidad democrática a todo este proceso”.

-¿Cómo opera?

“Nosotros reconocemos que la riqueza minera de la comuna es parte de su territorio cultural. Es decir, los recursos minerales involucrados en el desarrollo minero de 1800 en La Higuera, sumado a los recursos minerales en El Tofo, que fueron explotados en 1900, forman un todo con el mineral que nosotros descubrimos en el mismo distrito de El Tofo, que es el que da origen a Dominga. Ese conjunto de minerales que en 300 años han ido en proceso de descubrimiento, de irse develando, forman parte de la riqueza cultural y territorial de la comuna y, por lo tanto, es parte de la riqueza de los habitantes de La Higuera. En consecuencia, creemos que esto amerita que nosotros tenemos que consultar con la ciudadanía la manera en cómo los vamos a beneficiar de este mineral, hacerlos partícipes y también compartir el beneficio que genera”.

-¿Cómo lo van a hacer?

“Como primer piso nosotros planteamos que debido a  que  somos parte de la riqueza cultura y territorial de la comuna tenemos que compartir el beneficio y el segundo piso de nuestra propuesta es cómo compartir este beneficio. Ahí es donde nosotros queremos dar un paso adelante y no queremos ni la transaccionalidad ni asistencialidad. A que me refiero con esto, es a que nosotros no tenemos que pagar una cantidad de plata a la comunidad para poder operar. Por lo tanto, nosotros planteamos que este beneficio tiene que ser entregado a la comunidad, pero no de forma directa, sino que como recursos para que pueda generar sus propios emprendimientos y crecer social y económicamente, es decir, darle oportunidades, igualar las oportunidades a todos los ciudadanos que habitan la comuna de acceder a estos recursos para poder emprender”

-Esto se va a ser a través de una entidad sin fines de lucro ¿Cuál será la figura que se va a aplicar?

“Como se concreta esto es a través de una entidad compartida que estaría formada 50% por la comunidad empoderada y otro 50% por la compañía. Esta entidad va a recibir los recursos que son parte del beneficio de la explotación del mineral de Dominga. Aquí van a poder postular a hacer uso de estos recursos para invertirlos en emprendimientos que generen valor social y de esta manera se va a multiplicar los recursos individuales de los habitantes de La Higuera que quieran trabajar y desarrollar sus sueños y sus proyectos”.

-Ustedes están pensando en desarrollar incluso un encuentro masivo con la comunidad en los próximos días…

“Claro, aquí se habla mucho de las firmas, de cuánta gente participa. Lo que queremos es hacer un encuentro  cuyo objetivo, como entidad compartida, estoy hablando de la compañía y comunidad, es mostrar que eso es posible, demostrar que aquí no hay transaccionalidad, asistencialismo, que esto no es un favor, sino que esta riqueza que tiene la comuna de La Higuera al ser explotada sustentablemente, es decir, cuidando el medio ambiente y con un enfoque social, puede generar beneficios tanto para Dominga como para la comunidad. Pero el beneficio para la comunidad, insisto, está en que tiene que activarse, tiene que empoderarse, tomar decisiones y tiene que hacer emprendimientos. No es solo un tema de trabajo, ojalá que muchos puedan trabajar en el proyecto, pero aquí también está que ellos puedan desarrollar sus propios sueños. Eso es lo inédito que estamos planteando”.

-Usted ha hablado de “multiplicar recursos”…

“Lo relevante es que el foco final es lo colectivo, es agregar valor social, que en la comuna de La Higuera, en mi opinión, es necesario. Después de generar estos emprendimientos, esta multiplicación de recursos a través de la activación de la comunidad debería solucionar los problemas importantes que tiene la comuna”.

-¿Ya hay fecha para la realización de este encuentro?

“Ya lo tenemos programado para el sábado 14 y queremos hacerlo en el lugar donde está el recurso mineral que descubrimos. Creo que simbólicamente es muy importante que estemos ahí soñando el futuro de la comuna. Lo importante es que este evento no es para respaldar a Dominga, no es en esta dicotomía que se ha dado de sí a Dominga o no a Dominga, sino que es un sí a La Higuera, a un progreso, a un desarrollo de la comuna. No estamos invitando a los habitantes de La Higuera a que vengan a respaldar a Dominga, sino que estamos invitando a que colectivamente y unidos podamos tener una mirada común de progreso y de futuro”.

TRÁMITE AMBIENTAL

-En el ámbito ambiental, ya se presentó la tercera ADENDA en la que ustedes respondieron las consultas de la autoridad, pero además consideró algunos cambios…

“La ADENDA 3 lo que hace es acoger la orientación que dio la institucionalidad medioambiental a través del Consejo de Ministros, como respuesta a la reclamación del estudio de  Impacto Ambiental del puerto Cruz Grande, que da luces de cómo debe ser tratada y considerada la evaluación de los impactos del medio marino cuando se está cercano a zonas protegidas. Nosotros acogimos 100% la orientación y el precedente que entregó la autoridad en el Comité de Ministros y que dice relación con que hay que excluir las operaciones de las zonas protegidas a una distancia razonable, lo que está listo y lo pueden ver en la página web del Servicio de Evaluación Ambiental”.

-¿En qué se traducen estos cambios?

“Las especies que están protegidas son dinámicas y se mueven, por lo tanto, lo que dice la autoridad es que la ruta de navegación de los buques relacionados al puerto de Dominga deberían ser restringidas geográficamente y en esas zonas definidas de la ruta de navegación debería evaluarse los impactos. Eso fue lo que nosotros hicimos, pudimos definir las rutas de navegación y evaluar los impactos . Propusimos mayores zonas de exclusión  para cuidar las especies protegidas como el pingüino de Humboldt y el pato yunco, que son las zonas de nidificación y de procreación. En esas zonas es donde más sensible es la vida de estas especies y por lo tanto nosotros las excluimos de la ruta de navegación, por lo tanto, creemos que en el caso del medio marino acogimos la directriz de la institucionalidad medioambiental vigente”.

-¿Cómo responde entonces a la crítica que hace la ONG Oceana de que esto fue demasiado tardío y que no se alcanzó a hacer una análisis acabado de los efectos que podría haber?

“Es una crítica que es legítima. Lo que en mi opinión no es legítimo es que ellos invaliden un proceso basado en la institucionalidad medioambiental, que tiene una metodología y un proceso que hay que seguir, que son preguntas, consulta ciudadana, preguntas técnicas a través de los ICSARA y respuesta del titular del proyecto a través de las ADENDAS. Ese es un proceso que hemos seguido a cabalidad, tanto el Servicio de Evaluación Ambiental como nosotros. Por lo tanto, la crítica de que no habría tiempo es absolutamente errónea en nuestra opinión, porque existe tiempo y de hecho se puede ver la respuesta de los servicios a la ADENDA 3, que ya en un porcentaje elevado está y se han podido evaluar las respuestas. Entonces, en opinión de la autoridad y de la institucionalidad no ha habido falta de tiempo”.

-En su opinión ¿No fue tardío entonces?

“Lo que dice Oceana es que nosotros tardíamente habríamos incorporado las rutas de navegación. En buena hora, me parece que lo que indica es todo lo contrario a lo que dicen, es que la institucionalidad medioambiental está funcionando y ha mejorado notablemente en los últimos años. Es decir, ellos mismos están diciendo que porque los servicios y los científicos han indicado a través de la consulta ciudadana y a través de los servicios de que incorporáramos las rutas de navegación, bueno, así lo hicimos. Lo que demuestra este proceso es que la institucionalidad funciona, que los tiempos han sido los adecuados y que ha mejorado finalmente la evaluación ambiental y han mejorado las respuestas para evaluar los impactos y las respuestas a esos impactos”

“Es al revés, robustece la institucionalidad y mejora el Estudio de Impacto Ambiental ¿quién se podría oponer a eso? Ellos dicen es que fue tarde, pero en buena hora, si es bueno y lo mejora y permite cuidar el medio ambiente, que es el objetivo final de todo este proceso, bienvenido. Si eso es beneficioso, es anecdótico si fue antes o después cómo se incorporaron las observaciones que ellos mismos hacían”.

-En cuanto a la desaladora, los pescadores tenían aprensiones respecto del radio que va a abarcar la liberación de la salmuera…

“Yo me atrevería a decir que hay una manipulación de la realidad, lo que hoy día se entiende como la post verdad, es decir, lo que se instaló aquí a través de la planta desalinizadora es una mentira. Esta desaladora se propuso como una solución de fondo para la activación del proyecto extractivo, es decir que no utilice agua dulce y, que no comparta a que usa la población , Ahora, esta solución es tomada con esta argumentación de que la devolución de la salmuera afectaría el borde costero y hacen una asociación manipuladora con la termoeléctrica que no tiene nada que ver”.

“Quiero contar una anécdota, en conversaciones con los pescadores lo que nos  dicen es que a  ellos les dijeron, la gente de Oceana y Chao Pescao, que en dos años la planta desalinizadora iba a destruir las machas y los locos. Comprenderá con esa sentencia, que es absolutamente falsa, lo que pueden opinar de nosotros”.

-Otra de las aprensiones es que liberará cierto tipo de químicos al mar…

“Quiero aclarar que la salmuera está demostrado que no produce en modo alguno ninguna alteración que pueda poner en peligro la biodiversidad protegida en el borde costero de la comuna de La Higuera y menos, como se ha dicho en muchos videos, que van a botar químicos como soda cautica. Es absolutamente falso. Ahí hay una intencionalidad de querer manipular la realidad para tergiversar algo que es una fortaleza del proyecto, el no uso de agua dulce con la planta desaladora”.

-También hubo una solicitud del diputado Daniel Núñez al SEA de extender el plazo de la consulta ciudadana. ¿Cómo la reciben?

“No vemos ninguna razón para cuestionar la legitimidad del proceso de Consulta Ciudadana organizada por el Servicio de Evaluación Ambiental. Basta con ingresar a la página www.sea.gob.cl y encontrará información de nuestro estudio publicada por el Servicio de Evaluación Ambiental,  donde podrá corroborar que hubo un masivo proceso de Participación Ciudadana en tres ocasiones: octubre y noviembre de 2013; diciembre de 2014 y, recientemente, ahora en diciembre de 2016. Estas se realizaron en todas las localidades de La Higuera con una asistencia total de cerca de 1.000 personas, que representan casi el 40% de la población adulta de la comuna. A eso podemos sumar la Participación Ciudadana voluntaria y temprana que Dominga realizó antes de ingresar su Estudio de Impacto Ambiental y que permitió incorporar al proyecto las observaciones de la ciudadanía.

-De igual forma, los diputados Daniel Melo y Leonardo Soto han señalado que el proyecto está fragmentado y que está ubicado en dos regiones y por lo tanto, se debería evaluar en Santiago…

“Nuevamente insisto, busquemos la información en fuentes públicas, transparentes y objetivas como las que maneja el Servicio de Evaluación Ambiental de nuestro país. Desde un inicio, Dominga se presentó como un proyecto integrado: mina, ductos y puerto haciéndose cargo del pronunciamiento de la  Corte Suprema del 2012 que resolvió las apelaciones en contra de los proyectos “Puerto Castilla” y la “Central Castilla” y que indica que los proyectos relacionados deben evaluar sus impactos unificadamente. Nuestro Estudio de Impacto Ambiental considera todas las actividades mineras y portuarias como un solo proyecto y en consecuencia, evalúa sinérgicamente todos sus impactos y propone medidas y seguimientos consistentes; identifica las eventuales contingencias, y señala las acciones de prevención y control consideradas para cada una de ellas. Toda esta información es de carácter público desde el año 2013”.

-Y la idea de evaluarlo en Santiago…

“Primero que nada, el proyecto Dominga reconoce y se hace cargo de la singular biodiversidad del territorio que lo acoge. Nuestro puerto en Totoralillo Norte está a 31 kilómetros al sur de las islas Choros y Damas, ambas ubicadas en la región de Coquimbo, y que forman parte de la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt. Por lo tanto, queremos ser categóricos en afirmar que este proyecto no impactará de manera alguna la región de Atacama”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X