• Desde que inició la cuarentena en Ovalle, cientos de locatarios de la Feria Modelo de Ovalle debieron cerrar sus puestos, quedando sin sus únicas fuentes de trabajo.
Crédito fotografía: 
Cedida
Desde que inició la pandemia, los sectores de paquetería, ropa nueva y usada, zapatería, entre otros, debieron bajar sus cortinas quedando sin trabajo. Hoy se mantienen en la incertidumbre sin saber cuándo podrán volver a trabajar.

Por Camila González – El Ovallino

Una difícil realidad es la que hoy viven muchos de los locatarios de la Feria Modelo de Ovalle, quienes permanecen con sus puestos cerrados y sin poder generar ingresos, esto porque no pertenecen al rubro de los insumos esenciales, que son los autorizados para funcionar durante la cuarentena.

Sectores de paquetería, ropa nueva y usada, zapatería, entre otros, debieron bajar sus cortinas cuando se decretó la fase uno en la ciudad, perdiendo la única fuente laboral que poseen. Hoy permanecen en la incertidumbre, con cuentas que siguen llegando a sus hogares, y de brazos cruzados sin saber cuándo podrán volver a trabajar.

Miryam Castillo desde hace 20 años trabaja comercializando vestuario de segunda mano, a precios muy convenientes con variedad de tallas y estilos. Es una de las locatarias más antiguas del lugar, por lo que posee una fiel clientela de diversas partes de la comuna y la provincia. Ella, como  la mayoría de los feriantes, vive de lo que genera en el día a día, por lo que la cuarentena la dejo sin trabajo y sin ingresos monetarios para su hogar.

“Nosotros estamos sin ninguna posibilidad de trabajar en la feria, por lo que he tenido que estar en la casa. Nadie ha hecho nada por nosotros, ni se ha acercado a conocer la realidad que estamos viviendo, estamos muy complicados con todo esto porque debemos seguir pagando las cuentas y viviendo. Además, no sabemos cuándo vamos a salir de esto y por lo visto aún quedan varias semanas”, enfatiza Myriam.

 “Necesitamos poder generar alternativas y para eso nos falta el apoyo de las autoridades porque no hay bolsillo que aguante y vemos que esto va para rato”, Paola Canales, locataria sector ropa americana.

Otro de los sectores que permanece cerrado desde que se decretó la fase 1 en Ovalle es el de paquetería, que es conformado por aproximadamente 400 locatarios y que hoy denuncian el poco compromiso de las autoridades con ellos.

Así lo señala María Pizarro, quien tiene su puesto en el lugar, “llevamos más de un mes así y no nos entregaron ninguna alternativa, es súper absurdo porque las grandes tiendas venden lo mismo, ropa, zapatos, etc y nosotros no podemos hacerlo, teniendo en cuenta que ganamos mucho menos que ellos. Yo soy una persona sola, no tengo otro ingreso que el de la feria, soy ya mayor y son muchas las cuentas y créditos que se deben pagar y de verdad que en estos momentos no hay como hacerlo”.

Sobre la situación con las autoridades apunta a que “hemos recibido cero aporte por parte de las autoridades locales, tampoco se han puesto en contacto con nosotros. Pedimos la visita del alcalde, pero solo llegó al sector de verduras porque ellos tienen un sindicato, pero nosotros también somos muchos, se nos avisó que debíamos cerrar y tuvimos que irnos sin recibir un apoyo o sentir que había preocupación por parte de ellos, y acá estamos sin saber qué más hacer, porque somos el patio trasero de la feria, el sector más feo y despreocupado, lo lindo es adelante”.

“Nadie ha hecho nada por nosotros, ni se ha acercado a conocer la realidad que estamos viviendo, estamos muy complicados con todo esto porque debemos seguir pagando las cuentas y viviendo”, Myriam Castillo, locataria sector ropa americana.

Por su parte, Paola Canales, quien también tiene un puesto en el sector de la ropa americana de la Feria Modelo de Ovalle, detalla que “somos alrededor de 40 locatarios en este sector y la mayoría son jefas de hogar, dependemos de la ropa americana. Necesitamos poder generar alternativas y para eso nos falta el apoyo de las autoridades porque no hay bolsillo que aguante y vemos que esto va para rato”.

Paola agrega que además del sector de la ropa americana “son muchos los puestos que no pueden abrir porque no son de primera necesidad. En mi caso mi marido encontró trabajo y vivimos de su sueldo, pero no es el caso de todas las personas que trabajan ahí, donde la gran mayoría son mujeres, madres y jefas de hogar y no poseen otro aporte económico más que lo que producían en la feria. Ellas deben pagar arriendo, cuentas, comida, y de verdad no saben qué hacer en estos momentos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día