• La fotografía muestra el sector donde se emplazaría el proyecto minero. FOTO: PUCOBRE.CL
  • Si bien no existe confirmación de cuándo se producirá el inicio de las obras, ha trascendido que podrían concretarse a fines de este año. FOTO LAUTARO CARMONA
Crédito fotografía: 
El Día
La iniciativa que se emplazaría entre las comunas de Canela e Illapel y que se encuentra aprobada ambientalmente desde 2016, podría generar hasta 2.900 puestos de trabajo durante su construcción y 700 durante la operación. Por ello es visto como una alternativa de activación de la economía y la creación de empleos en la zona. Si bien no hay certeza de cuándo será su puesta en marcha definitiva, se estima que podría ser para fines de este año.

El 6 de enero de 2016 y tras casi 3 años de tramitación, el proyecto minero El Espino, de la empresa de capitales chilenos Pucobre, fue aprobado ambientalmente por la Comisión de Evaluación de la región de Coquimbo, logrando la autorización para su puesta en marcha.

La iniciativa, según consta en su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) pretende la explotación de dicho yacimiento con el objetivo de producir concentrado de cobre de alta pureza. Según se explica, considera la extracción inicial o pre- Stripping del orden de 31 millones de toneladas de sobre carga. Posteriormente, durante 16 años, se extraerá un total del orden de 650 millones de toneladas de material, de los cuales 515 millones de toneladas corresponden a estéril y 135 millones de toneladas a mineral, tanto sulfurado como oxidado.  La inversión para el proyecto se estima en US$ 624 millones.

A dos años y medio de su aprobación, El Día quiso indagar respecto del estado de este proyecto, toda vez que es que es visto por las autoridades como una de las alternativas de activación de la economía no solo en la provincia de Choapa, particularmente en las comunas de Canela e Illapel, sino que también para toda la región. Esto porque propone la creación de 2.900 puestos de trabajo durante su construcción y de 700 plazas durante su operación. No es menor.

Por eso extraña que se haya mantenido tan en bajo perfil y que a la fecha se conozca tan poco de su evolución.

Ubicar a la empresa no es fácil y al parecer guardan estricta reserva. Tras muchos intentos, logramos ponernos en contacto con su oficina de comunicaciones, a quienes consultamos en qué está el proyecto a la fecha.

En un escueto comunicado, solo se limitaron a señalar que “El proyecto El Espino que Pucobre está desarrollando en la Región de Coquimbo, en las comunas de Illapel y Canela, cuenta con RCA aprobada desde el año 2016, continua de acuerdo a lo programado y actualmente está gestionando la obtención de todos los permisos sectoriales necesarios para avanzar en su ejecución”.

No se refirieron, no obstante, a la fecha en que se podrían iniciar las labores de construcción.

En efecto, según señalan fuentes cercanas a la evaluación, a la empresa todavía le restaría gestionar algunos Permisos Ambientales Sectoriales (PAS) para su puesta en marcha. Según se detalla en la RCA, estos serían 13, aunque ya estarían bastante avanzados.

“Lo último que tengo entendido es que la empresa está solicitando el permiso sectorial por parte de Conaf para el manejo de la flora nativa y ese entiendo que sería el último que estaría faltando, por lo menos los permisos sectoriales de mi cartera ya han sido todos aprobados”, detalló el seremi de Minería, Roberto Vega.

En este sentido, la autoridad recalca que “nosotros como Estado esperamos que se genere prontamente, toda vez que se podrían generar cerca de 2700 empleos que esperamos que puedan favorecer a la provincia de Choapa y a la Región de Coquimbo”, sostuvo.

 

GESTIONES A NIVEL PARLAMENTARIO

En paralelo, en tanto, la empresa ha estado realizando algunas gestiones a nivel político y, a través de la Ley del Lobby, se reunió con algunos parlamentarios de la región entre los que se cuentan el diputado Raúl Saldivar, la senadora Adriana Muñoz, el senador Jorge Pizarro y el diputado Daniel Núñez, encuentro que se concretó en el Senado en Valparaíso.

Así lo confirma Daniel Núñez, quien expresa que la reunión se les comunicó del estado del proyecto, las medidas de compensación y mitigación de los impactos ambientales que tiene.

Respecto a cuándo podría darse el inicio de faenas, el parlamentario señala que se les informó que estaría muy cercana. “Dijeron que estaban muy avanzados en los permisos, que faltaban todavía algunos que eran puntuales y que ellos pensaban que podían empezar hacia fin de año las faenas de instalación del proyecto minero, que duraba 1 año y medio o dos años”, precisa Núñez.

Asimismo, agrega que “ellos dijeron que tenían la certeza de que en 3 o 4 meses más terminaban toda la fase de permisos, que les faltaba muy poco y que pensaban que podían partir las obras en octubre o noviembre de este año”.

El seremi de Minería, Roberto Vega, también reafirma que a través de la Ley del Lobby le solicitaron una reunión que no se pudo concretar, pero que “la empresa se ha reunido con otras autoridades sectoriales”.

En este sentido, aseguró que “faltan un par de permisos, pero son los menos, el grueso de los permisos más complicados de obtener ya los tiene, así que esperamos que se pueda concretar dentro de este año, porque sería una fuente de generación de empleo muy importante para nuestra región”.

 

TRABAJO CON LOS MUNICIPIOS

Consultamos también en los municipios que se emplazará la obra respecto a si tienen antecedentes de los avances de la misma. El alcalde de Illapel, Denis Cortés, manifiesta que efectivamente tiene conocimiento de que tienen su RCA aprobada. Detalla que hasta ahora ha sostenido dos reuniones con los ejecutivos, pero que aún no se les ha informado de la posible construcción.

“Las conversaciones que yo en algún momento tuve con la empresa es que les faltaban permisos sectoriales que tienen que resolver y que no tiene fecha para iniciar faena”.

Esto es de vital relevancia, resalta el edil, toda vez que en el permiso ambiental se establece que los puestos de trabajo se van a coordinar con las respectivas Direcciones de Desarrollo Comunitario (DIDECO). “Ellos deberían haberme entregado a mí ya que tipo de mano de obra necesitan, tanto técnico como profesional o qué tipo de servicio, para nosotros prepararnos y que la comuna aproveche de buena forma esta oportunidad laboral, porque no nos cabe la menor duda que va a ser un aporte al desarrollo de Illapel”, especifica.

Pero, agrega la autoridad, para poder hacer un buen trabajo y que se cumpla el objetivo de lo que dice el permiso de calificación ambiental  “debe haber una coordinación anterior, incluso deberíamos en este proceso educar a las personas y capacitarlas. Pero hasta este momento no tenemos nada claro, porque no nos han hecho llegar la cantidad de personas que necesitan de acuerdo a las necesidades que ellos van a tener, no sabemos si van a tener casino o van a necesitar servicios externos”.

Afirma que se necesita de esa información “para que realmente sea provechosa esta oportunidad para la comuna, porque si nos piden a última hora no vamos a tener la mano de obra requerida”.

Ese territorio tiene además una ventaja comparativa, dice Cortés, pues tiene personal calificado para el trabajo en las faenas, los que hoy se encuentran principalmente trabajando en el norte. Esto les permitiría, indica, que volvieran a vivir a la comuna, pero va a depender de las condiciones salariales.

“Hay mano de obra calificada que trabaja en las grandes mineras del norte por necesidad y se han tenido que ir, pero si acá tienen  la oportunidad obviamente que se van a venir y eso es un buen capital para la empresa”.

De igual forma, agrega que “el proyecto debe reactivar el tema económico, pero va a depender mucho de la cantidad de personas que contraten de acá de Illapel. Lo que a nosotros nos da sentido es que la mano de obra sea local para que la plata se la gasten acá y que también se les de oportunidades a los microempresarios illapelinos, gente que tiene empresas de camiones, de máquinas y otros servicios”, puntualiza.

Ojalá, comenta, estos procesos se puedan llevar a cabo con antelación. “Si no se hace con los tiempos suficientes nos va a generar problemas, porque si me dicen por ejemplo que necesitan tantos eléctricos, pero tiene que tener experiencia laboral podemos capacitarlos, tenemos un liceo politécnico, podemos prepararlos para eso”.

 

PRECIO DEL COBRE ¿SERÁ UNA TRABA?

La denominada “guerra comercial” entre Estados Unidos y China ha despertado la preocupación a nivel mundial y nuestro país no estaría ajeno a estos efectos. De hecho, en los últimos días se ha visto el impacto que ha tenido en el precio del cobre.

Respecto al efecto que tendría en el precio de los metales, Álvaro Merino, gerente de Estudios de SONAMI, manifiesta que los factores relevantes que determinan el precio de los metales son los fundamentos del mercado, esto es equilibrios oferta y demanda y junto con ello  el comportamiento de la economía mundial, particularmente de China como principal consumidor de metales. “El énfasis de uno u otro factor se han alterado debido a la incertidumbre que ha generado la controversia comercial entre dos grandes actores de la economía mundial, la que por cierto de continuar escalando podría ocasionar una menor actividad económica a nivel global, lo que  afectaría la demanda por metales y, en consecuencia, impactaría sus precios, presionándolos a la baja”.

Puntualmente en el caso del cobre, manifiesta que “debemos tener presente que de profundizarse la escalada alcista de tasas arancelarias, sin duda que tendrá impacto en el comercio internacional que, en el caso de la cotización del cobre y de las exportaciones mineras chilenas, aún no es posible cuantificar su monto, pero claramente será menor el precio y los retornos”.

Esto podría, por lo tanto, llevar a las empresas que están ad portas de realizar inversiones en el ámbito minero a repensar los proyectos. “Si persiste la incertidumbre respecto del comportamiento de la economía mundial generado por la disputa comercial entre las dos principales economías del planeta como son Estados Unidos y China, los inversionistas van a actuar con cautela y postergaran las decisiones de inversión”.

Esta podría ser una de las razones por las cuales el proyecto no ha dado aún luces de su ejecución. A eso se suma que en general cuando se realizan este tipo de iniciativas mineras se busca a inversionistas a nivel internacional para su concreción, que también deben estar en estado de alerta ante este nuevo escenario, lo que va a dificultar seguramente la atracción de recursos. 3701iR

VISIÓN DE LOS EMPRESARIOS

Por su parte Gerardo López Tapia, presidente de la Asociación de Empresarios/as de Illapel (AUCO), manifestó que la aprobación del Proyecto Minero El Espino es de vital importancia para la Provincia del Choapa, principalmente en las comunas de Illapel y Canela. “Vemos una oportunidad de inversión y desarrollo económico-productivo, que se traducirá en la contratación de más de 3 mil personas”.

El dirigente sostuvo que esta iniciativa minera demuestra que existe confianza en la región y en una provincia que es minera por excelencia y por historia. “Estamos comprometidos con El Espino, sabemos lo importante que significa para el dinamismo regional y para las familias de Choapa que se ponga en marcha este proyecto, apostamos por su vinculación con la comunidad y el respeto por el medioambiente”, especificó.

Recalcó que este es un proyecto importante para Illapel y una señal importante al mundo privado a confiar en nuestra comuna y en los empresarios locales. “La inversión hoy se hace presente y claramente va haber un antes y un después en la provincia de Choapa y la Región de Coquimbo. Es un proyecto que tiene un impacto importante no solo en la mano de obra, sino que, en una serie de otros rubros, pero principalmente en cientos o miles de familias del Choapa”.

Asimismo, indicó que el objetivo de la organización es que las empresas mineras, tanto públicas como privadas, trabajen con los servicios que existen en la zona “y que logremos construir un futuro en común. Estamos ante una oportunidad única de complementar responsabilidad, trabajo, crecimiento y buenas prácticas empresariales para Illapel y la Provincia del Choapa”, puntualizó.

 

EN QUÉ CONSISTE EL PROYECTO

El Espino es un proyecto minero de cobre que se emplazaría aproximadamente 35 kilómetros al norte de la ciudad de Illapel, donde se ubicará el rajo, los depósitos de lastre, la planta de procesos, el depósito de relaves y las instalaciones auxiliares, en una superficie de 1.189,2 hectáreas.

La inversión proyectada es de US$624 millones y la vida útil considerada es de 23 años. La fase de construcción se estima en 2 años, mientras que la etapa de operación en 16 años, más 5 años que incluye la etapa de cierre.

Para su construcción se estima una cantidad de mano de obra máxima de 2.900 trabajadores, contemplando todos los sectores de intervención del proyecto. Para la etapa de operación, en tanto, se consideran 700 personas.

Una de las novedades que tiene es que utilizará agua de mar para su abastecimiento de agua industrial y potable. Ésta será captada a una tasa del orden de 180 l/s en un punto ubicado en el sector de Puerto Oscuro e impulsada hasta el área del proyecto a través de un acueducto de 64 kms. De longitud.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X