• Fernando Larraín, gerente general de las AFP, visitó la región en el marco de la discusión de la reforma al sistema de pensiones.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En entrevista con diario El Día, Fernando Larraín, gerente general de la Asociación de AFP, aseguró además que la propuesta de que parte de sueldos de gerentes de las AFP se inviertan en los mismos fondos para compartir riesgos, “no mejora en nada las pensiones de los trabajadores”.

Semanas clave ha vivido el sistema de pensiones en nuestro país, después que el gobierno despachara su propuesta de reforma, que propone entre otras cosas, aumentar en un 20% las jubilaciones de la mayoría de los trabajadores de Chile.

En este marco, la Asociación de AFP (AAFP) y Cadem llevaron a cabo una encuesta en la cuarta región, con el objeto de identificar y conocer las percepciones de los habitantes sobre la reforma previsional y específicamente sobre la distribución del 5% adicional con cargo al empleador: otras de las propuestas presentadas.

Según los resultados, se concluyó que el 69% de los encuestados está afiliado a una AFP, y sólo el 78% de ellos sabía que la presidenta Michelle Bachelet había enviado un proyecto de ley para reformar el sistema de pensiones. (Ver infografía).

Asimismo, el 43% de ellos declaró estar de acuerdo con la propuesta, mientras que el 44% está en desacuerdo.

En cuanto a donde debieran ir los fondos propuestos por el gobierno para mejorar las pensiones, que provienen de un 5% extra de cotizaciones al trabajador y que pagará el empleador, un 72% cree que debieran ir a una cuenta personal del trabajador; y un 25% opina que un 3% de los fondos deben ir a la cuenta personal y un 2% a un fondo común.

En relación al 5% extra de cotizaciones al trabajador y que pagará el empleador, un 61% cree que los trabajadores deberían tener la libertad para elegir si quieren que lo administre una AFP o un ente público; un 23% cree que sólo debiera adminístralo un ente público y un 13% de los encuestados cree que debiera administrarlo la AFP sin costo extra.

Y es en este marco también, de opiniones ciudadanas, que el gerente general de la AAFP, Fernando Larraín, fue invitado a la región por la Universidad Católica del Norte, para conversar sobre los alcances de la reforma y aterrizar parte de las dudas que asaltan a la mayoría de los cotizantes del país.

En entrevista con diario El Día, el ejecutivo aseguró que el modelo perfecto no existe: “Lo que sí funciona es el ahorro, algo que está reforma propone”.

- ¿Cuáles son las consideraciones de la AAFP en torno a la reforma de pensiones?

“Lo primero es que nuestro sistema tiene que pagar mejores jubilaciones de las que paga hoy. Tenemos un desafío, las pensiones no están cumpliendo las expectativas de una gran mayoría de la población y hay que hacerse cargo. Para eso, hay que hacer ciertos cambios y creemos que en la discusión del gobierno, junto con la política, hay dos puntos que son positivos. El primero es darnos cuenta que como país no podemos volver a un sistema de reparto, algo que es inviable dadas las condiciones de Chile. Lo segundo es que hay que saber que aquí no existe un modelo perfecto, sino que se reconoció la importancia del ahorro para aumentar las pensiones: esa es una de las cosas positivas que tiene este proyecto”.

- ¿Por qué dice que el sistema de reparto es inviable?

“Porque para que funcione, la cantidad de personas que estén trabajando activamente tiene que ser lo suficientemente grande para financiar las pensiones de las personas en edad pasiva, y hoy esa relación en Chile es de cinco a uno: es decir si hay cinco trabajadores en edad activa, financian a sólo uno en edad pasiva: o sea, cada uno debería aportar un 20% para generar el 100% de una jubilación. Eso, en los próximos 20 años, y según análisis varios, llegaría a una relación de dos a uno. Por lo tanto, para mantener los mismos beneficios, habría que aportar el 50%, un cálculo que es inviable dada la realidad de Chile”.

- ¿Qué propuesta haría a la reforma, con miras a mejorarla desde el punto de vista de las AFP?

“Creemos que el 5% de mayor ahorro, que va a cargo del empleador, debiera ir a las cuentas individuales de los trabajadores. Esto es porque ese 5% es un esfuerzo que hicieron los propios trabajadores, y nos parece que un 2% vaya a un ahorro colectivo, puede generar efectos negativos, como reducir sus espacios de trabajo”.

- La reforma en principio beneficiaría principalmente a las rentas medias, pero no a las altas, ¿es ese el espíritu del sistema?

“La reforma tampoco beneficia a las pensiones bajas. Las pensiones del pilar solidario, por ejemplo, no reciben un aumento de pensión. Las pensiones que están en el sistema antiguo, tampoco. Entonces ese aumento de 20% que se ha prometido, efectivamente son para aquellas personas que ganan entre $300 mil y $600 mil de jubilación. Para todo el resto, el aumento sería un poco menor a ese 20%. ¿Qué pasa con las pensiones más altas? También van a tener un incremento de pensión, pero con un tope de $120 mil”.

- Cuando parte este sistema, se decía que las pensiones bordearían el 80% del sueldo de una persona durante su vida, ¿qué pasó en el camino?

“Se generaron expectativas que no se cumplieron y varias cosas más. Por ejemplo, el aumento de la expectativa de vida de las mujeres. Chile ha cambiado radicalmente de un tiempo a esta parte: estamos viviendo al menos cinco años más, por lo tanto el mismo monto acumulado en una AFP hay que dividirlo por más tiempo, por lo tanto es menos plata al menos. Se debieran haber propuesto reformas antes y no se hicieron”.

- ¿Qué opina de dedicar un porcentaje del sueldo de los directivos de las AFP a financiar las pensiones?

“Como está dispuesto en la ley, se propone que un porcentaje de los altos ejecutivos vaya alineado a los fondos de pensión. Más allá de si la propuesta es buena o mala, la idea es analizarla en su mérito: esto no va a mejorar en nada las pensiones de los trabajadores. Por otro lado, es necesario recalcar que hoy los incentivos de las administradoras de generar rentabilidad están operando bien: es cosa de ver el desempeño de los fondos de los últimos seis meses”.

- Uno de los cambios anunciados es generar un ahorro de un 5% adicional con cargo al empleador, ¿creen que debiera ser repartido con el trabajador?

“Hace unos años, el Estado hace un esfuerzo grande a través del Pilar Solidario. Los trabajadores también dedicando un 10% de su sueldo bruto a ahorro previsional y los empleadores, lo hacían, pero en menor medida, a través del seguro de invalidez y sobrevivencia, pero no aportaban al ahorro para pensiones de forma importante, por lo tanto me parece positivo que estos últimos también participen más activamente del sistema”.

- ¿Cómo ve el futuro de esta reforma?

“Es una discusión que va a depender de los parlamentarios, y de las urgencias que ponga el ejecutivo. El tema de las pensiones es algo que no podemos seguir dilatando y que tenemos que ser capaces de discutirlo. Ojala podamos construir un gran acuerdo nacional con esto”.

- ¿Cómo afecta el llamado masivo del movimiento “No+AFP” a cambiarse de fondo?

“A las AFP no les afecta en nada. Sin embargo, sí afecta a los trabajadores de manera dramática”.

PARTE DE LAS PROPUESTAS DE LA REFORMA DE PENSIONES

  • Se propone crear un Consejo de Ahorro Colectivo: será un organismo público para administración del 5%. El Gobierno propone que el 5% de cotización adicional con cargo del empleador sea administrado por este ente estatal. Será una entidad autónoma, de rango constitucional. Estará integrado por siete profesionales que serán propuestos por el Presidente de la República y ratificados por el Senado. Este es el mecanismo que existe hoy en el nombramiento de los consejeros del Banco Central.
  • También busca la creación de un “Nuevo Ahorro Colectivo”. Este proyecto propone la creación de un "Nuevo Ahorro Colectivo" para el 5% de cotización adicional. A través de esta iniciativa también se regulará el funcionamiento y orgánica del Consejo de Ahorro Colectivo, se fortalecerá la cobertura del sistema de pensiones y perfeccionará el Pilar Solidario.
  • Habrá además, un bono compensatorio para mujeres: un incentivo para aquellas que decidan voluntariamente postergar su edad de jubilación. Este premio consta en que aquellas que se retiren a los 65 años o más recibirán una pensión equivalente a la de un hombre con igual ahorro previsional, lo que implica un aumento de 14% en promedio, aunque con un tope de $300 mil.
  • Por otro lado, se incentiva el Aporte Solidario Intrageneracional: mecanismo de ahorro con redistribución, calculado sobre el saldo remanente en el Fondo de Ahorro Colectivo, una vez financiados el beneficio intergeneracional y el de las mujeres. ¿Cómo funciona? Cada año se dividirá el saldo remanente entre el número total de meses cotizados por los afiliados que contribuyeron en el Nuevo Ahorro Colectivo el año calendario anterior, recibiendo cada uno una proporción equivalente a sus meses cotizados.
  • Finalmente se incorporará gradualmente al grueso de los trabajadores independientes al sistema de cotización; se creará un seguro de lagunas previsionales financiado al interior del seguro de cesantía y se aumentará el tope imponible desde 75,7 UF (unos $2 millones) a 113,5 UF (aproximadamente $3 millones).

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X