• Un explosivo aumento de personas que se declaran en quiebra experimentó la Región de Coquimbo.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En 2018, las personas que se acogieron a la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento en la Región de Coquimbo sumaban 68, mientras que este año aumentó a 127. Expertos entregan tips a las personas para evitar caer en morosidad y no tener que liquidar sus bienes.

Un explosivo aumento de personas que se declaran en quiebra experimentó la Región de Coquimbo. En el primer semestre, subió en 87% la cifra, contabilizándose 127 “Procedimientos Concursales de Liquidación de Bienes de la Persona Deudora”, mientras que el año anterior hubo sólo 68 en este mismo periodo de tiempo, según cifras de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (Superir) a junio de 2019. Esta cifra representa el 5% del total nacional.

127 personas se han declarado en quiebra en lo que va del año en la Región de Coquimbo.

El grueso de las cifras a nivel regional

En tanto, según el último boletín de la Superir, se han registrado 32 procedimientos de renegociación de personas en la región, un 22% menos que las registradas en 2018, cuando este trámite anotaba un total de 41 solicitudes.

Asimismo, al desagregar los datos por sexo, los hombres aparecen como las personas que más acuden a la Superintendencia por atenciones por insolvencia y reemprendimiento: a junio, 435 eran los hombres que solicitaban ayuda al servicio, mientras que las mujeres solo sumaban 256 atenciones.

Frente a las cifras, Ricardo Ibáñez, abogado y fundador de Defensadeudores.cl, precisa que el hecho de que la renegociación de personas deudoras haya disminuido se explica porque el procedimiento ha demostrado ser cada día más complejo de llevar adelante. “Hoy está sujeto a requisitos que no tienen ningún sentido y que esperamos se corrijan con las modificaciones que el gobierno quiere plantear”, afirma el experto.

En esa línea, el abogado señala que hoy existen menos personas con capacidad de pago para proponer acuerdos de renegociación atractivos para las instituciones financieras y añadió que la renegociación tiene un peligro en sí misma, ya que en caso de que una persona haya iniciado un procedimiento de renegociación y no logre acuerdo con sus acreedores, el deudor pasa a liquidación (que se denomina Refleja) y, por ende, perderá sus bienes. “Entonces, la decisión de someterse a un procedimiento de renegociación debe ser tomada con mucha responsabilidad”, dice. 

Otro motivo de la baja en el número de renegociaciones, asegura Ibáñez, es que la ley 20.720 impide a aquellas personas que han emitido boletas de honorarios durante los últimos 24 meses, someterse a este tipo de procedimiento, porque los considera empresa deudora y no persona. “Esto no tiene ninguna lógica y ha dejado fuera de este procedimiento a profesionales que podrían tener una solución por esta vía, que es gratuita, administrativa y que no requiere de la representación de un abogado”, precisa.

La situación de las empresas

En cuanto a las empresas, la liquidación de estas también ha registrado una leve baja, pues al primer trimestre se registraron 28 procedimientos, mientras que en 2018, esta cifra era de 32.

Según Ibáñez, estas cifras pueden interpretarse de varias formas. 

Desde un punto de vista positivo, el experto señala que las cifras revelan que las empresas están conociendo cada día más el procedimiento legal de la liquidación de activos, lo están utilizando y, lo mejor, les está sirviendo como una ayuda legal efectiva para terminar los problemas de endeudamiento. “Desde un punto de vista negativo demuestra que las empresas menos preparadas, por así decirlo, son las micro y pequeñas empresas, las que, al mismo tiempo de ser una fuente de trabajo, no siempre cuentan con las herramientas para mantenerse”, confirmó, al explicar que la cifra entre un año y otro no ha variado en demasía.

“Hoy las Pymes tienen un problema serio de insolvencia por diversos factores, desde la realidad económica del país, como también, por el retardo en el pago de facturas. En ese sentido, esperamos que la implementación de la Ley de Pago a 30 días sea exitosa y permita a las Pymes mejorar de alguna forma su delicada situación financiera”, concluyó. 

La realidad en el país

A 2.328 ascendió la cifra de personas naturales declaradas en quiebra durante la primera mitad del año. Quienes han optado por liquidarse a raíz de sus deudas significaron un aumento del 62% de afectados respecto al 2018.

En tanto, la alternativa a la liquidación, que es la renegociación, alcanzó la cifra de 622 personas y presentó un alza de un 6% respecto a igual período de 2018.

Consejos para evitar la quiebra

Según Defensa Deudores, el factor fundamental para evitar una quiebra es tener muy clara cuál es la capacidad de pago real. Al momento de planificar o de presupuestar, debe hacerse en base al ingreso real que se tiene, sin considerar ingresos extras o eventuales.

Establecido ello, no se debe destinar más del 25% del ingreso mensual al pago de deudas (créditos de consumo, tarjetas de crédito, créditos automotrices, etc.). 

Si se supera esa cifra, se cae en sobreendeudamiento y, por ende, en serio riesgo de caer en insolvencia.

Según el abogado Ricardo Ibáñez, la planificación y el orden son las principales características de un deudor responsable y respetuoso de lo que tiene y lo que debe, y principalmente, para una vida financiera tranquila.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X