• Gracias a estas iniciativas, los pescadores contarán con recursos hídricos para desarrollar sus actividades productivas.
Crédito fotografía: 
Cedida
Las obras entregarán 30 mil litros de agua potable diarios a las caletas de la zona. Las plantas utilizan el sistema de desalinización por osmosis inversa y operan con energía eléctrica proveniente de paneles fotovoltaicos.

Las obras de cuatro plantas desalinizadoras comenzaron su construcción en la Región de Coquimbo, que entregarán, en conjunto, más de 30 mil litros de agua potable diarios a caletas localizadas en las tres provincias de Elqui, Limarí y Choapa. Las instalaciones, financiadas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), a través del FAP, abastecerán a pescadores de Totoralillo Norte (La Higuera), Talcaruca (Ovalle), Maitencillo (Canela) y Chigualoco (Los Vilos).

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, destacó que estas plantas implicarán una mejoría ostensible en la calidad de vida de esas caletas y que los ayudarán a desarrollar su actividad.

¿Cómo funcionan las plantas desaladoras?

Las plantas utilizan el sistema de desalinización por osmosis inversa y operan con energía eléctrica proveniente de paneles fotovoltaicos.

Además, funcionan mediante la captación de agua desde el mar y, tras someterla a un tratamiento y proceso de filtrado, la convierten en potable.

Gracias a estas iniciativas, los pescadores contarán con recursos hídricos para desarrollar sus actividades productivas. Hay que recordar que el suministro de agua en esas caletas –apartadas de las principales ciudades de la región- se concreta hoy a través de camiones aljibe.

Con la construcción de estas plantas de agua, los beneficiados proyectan levantar pérgolas de venta para comercializar sus pescados y mariscos. Además, planean instalar a futuro plantas y salas de proceso, baños y duchas.

Pescadores locales comentan las obras

El presidente del sindicato de pescadores de Chigualoco, Roberto Collao, sostuvo que “el proyecto le dará vida a la caleta. Además, podremos construir baños públicos y puestos de venta para los productos que extraemos”.

En tanto, la presidenta de la asociación gremial de pescadores y buzos mariscadores de Talcaruca, Bernarda Campusano, manifestó que “nuestro plan a futuro es tener cámaras de frío y una sala de acopio para poder conservar nuestros pescados y mariscos. Otro de nuestros sueños es contar con un restaurante”.

A su vez, el presidente del sindicato de pescadores de Totoralillo Norte, Marcelo Godoy, recalcó que la planta solucionará un problema histórico de la caleta: el suministro de agua. “Esto ayudará a mejorar la manipulación de nuestros productos y nos da la posibilidad para pensar en grande. Más adelante podremos construir duchas y baños para los socios de la organización y, además, evaluar la opción de darle valor agregado a nuestros pescados y mariscos con una futura planta de proceso y emprendimientos de cocina”, precisó.

Subpesca impulsa la materialización de estas instalaciones, en la medida en que sintonizan con dos metas trazadas por la actual administración para el sector artesanal: agregar valor a sus productos y ayudarlos en el camino hacia la diversificación productiva.

Inversión fue de $374 millones

La construcción de las cuatro plantas desalinizadoras en Coquimbo implicó una inversión pública de unos $374 millones. A su vez, estas unidades se suman a otras dos que serán habilitadas en la Región de Atacama y que se ubicarán en las caletas Pan de Azúcar y Los Burros-La Reina.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X