• El ostión es un producto del mar altamente valorado en Chile y sobre todo en el extranjero. En las costas de Tongoy, este marisco se da favorablemente.
Crédito fotografía: 
Cedida
El proyecto busca crear para el sector un ostionero un sello de origen, activo estratégico que permite a un producto ingresar a mercados específicos y aumentar su valor comercial. Un caso exitoso es la langosta de Juan Fernández, reconocida a nivel mundial por su exclusividad.

Así como el pisco, las papayas o el turismo astronómico, la región de Coquimbo tiene diversos productos y características que la distinguen y destacan en el país y el mundo; listado en el que también se suman los productos marinos extraídos de sus costas y donde el ostión destaca con luces propias.

Sin embargo, ¿nuestros ostiones tienen algún elemento que los haga diferentes a los de otras regiones o países? Para dar respuesta y sustento a esta interrogante, la Universidad Santo Tomás de La Serena está llevando adelante el proyecto “Acuicultura sustentable: Industria ostionera regional”.

El proyecto busca crear para el sector un ostionero un sello de origen, activo estratégico que permite a un producto ingresar a mercados específicos y aumentar su valor comercial (langosta de Juan Fernández, ej.).

EL PRIMER PASO PARA SER PRODUCTO DE ORIGEN

Para dar el puntapié inicial a la iniciativa, que tendrá una duración de dos años, y contempla, entre otras materias, la certificación de la bahía de Tongoy y una estrecha relación con el mundo productivo, se llevó a cabo un taller que convocó a autoridades y productores de ostión que están participando en el proyecto.

Al respecto, el rector de la UST La Serena, Ramiro Trucco, comentó que con esto se pretende no sólo potenciar el crecimiento de académicos y estudiantes, sino que por sobre todo “aportar a la región en los aspectos productivos que requieren nuestros habitantes. Por ello debo agradecer al gobierno regional por apoyar esta iniciativa y potenciar uno de los recursos, que yo diría, es exclusivo de nuestro país, como lo es el ostión”.

Por su parte, el director del Proyecto, Antonio Velez, explicó que un sello de origen apunta a destacar un producto propio o típico de la zona, y que en este caso bastaría con indicar geográficamente que el ostión es de Guanaqueros / Tongoy, “pero ir más allá, hacia una deseada denominación de origen tiene que ver con el hecho de que además de ser de Tongoy, el producto está asociado a un tema cultural, social y posee también ciertas características propias de las aguas de Tongoy”.

Al respecto, el experto agregó que las aguas de Tongoy y Guanaqueros son un activo sanitario y nutricional importante en la región, pues es uno de los pocos lugares en Chile donde se puede consumir un producto marino o marisco fresco y proveniente de aguas puras, es decir, no contaminadas. “Son características que se deben cuidar y preservar en pos de este producto tan noble como es el ostión”, dijo.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X