• Una baja en la tasa de desempleo se registró en el último trimestre móvil agosto-octubre en la región, situándose en un 6,2%. No obstante, este último informe del INE no alcanzó a incluir las semanas del estallido social, y por ende, el posible efecto de la crisis sobre el empleo.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Si bien, el último trimestre móvil agosto –octubre registró una baja en la tasa de desocupación regional, situándose en un 6,2%, desde el gobierno se mantuvo cautela por las cifras, debido a que la última medición no alcanzó a incluir los datos más recientes del mercado laboral, fuertemente afectado por el estallido social y el cierre de empresas durante el último mes.

Una disminución de 0,4 puntos porcentuales respecto al trimestre inmediatamente anterior y de 1,2 puntos porcentuales menos respecto a igual periodo del año anterior, registró la tasa de desocupación en la región de Coquimbo durante el trimestre agosto-octubre, según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, situándose en un 6,2%.

La cifra en sí es positiva, y se explica básicamente como consecuencia del incremento en un 4,2% de los ocupados, superior al evidenciado por la fuerza de trabajo (2,9%). En tanto, los desocupados registraron un descenso de 13,8%, incididos mayoritariamente por quienes buscan trabajo por primera vez.

Según sectores económicos, el incremento de los ocupados fue explicado en primer lugar por la actividad minera (31,6%) la que contribuyó con la creación de 8.100 nuevos puestos de trabajo. Le sigue el sector Enseñanza (21,8%) e industria manufacturera (20,1%).

No obstante lo positivo que estas cifras pueden parecer en una primera lectura, lo cierto es que existe una alta preocupación por los posibles efectos que la crisis social puede conllevar para el empleo en los próximos meses.

Esto, porque la última medición no alcanzó a incluir los datos más recientes del mercado laboral, fuertemente afectado por el estallido social y el cierre de empresas durante el último mes, producto de desmanes o de restricciones de sus horarios de funcionamiento.

Incertidumbre

Al respecto, el seremi del Trabajo, Matías Villalobos, en conversación con Diario El Día, señaló que no existen cifras exactas en cuanto a posibles pérdidas de puestos de trabajo, pues “esto va a ir mutando constantemente en la medida que se mantengan y se prolongue la parte violenta de las movilizaciones”.

Si bien, según datos del Ministerio de Economía, se había proyectado que unos 1.000 puestos de trabajo en la región estaban en riesgo de perderse, el seremi recordó que esto corresponde al catastro que dicha cartera hizo hasta el 31 de octubre pasado, por el que el número de pérdida de empleos podría aumentar.

“Es la proyección que se está haciendo. Si bajan las ventas, si el sector comercio cierra más temprano, sin duda que se va a generar un impacto negativo ante lo cual tenemos que prepararnos, porque sin duda, hay una probabilidad muy alta de que eso ocurra, que veamos tasas de desempleo más elevadas”, sostuvo el seremi.

“Si estuviéramos en otra situación y en otro contexto, yo hubiera estado muy contento por estas cifras de desempleo, pero no puedo decir que estoy alegre. Es la sensación y son las reuniones que hemos tenido constantemente con diferentes empresarios, con las cámaras de comercio de La Serena, Coquimbo y Ovalle”, afirmó.

Para la autoridad además, el efecto a nivel regional puede ser más preocupante teniendo en cuenta la cercanía de época estival, época en que tradicionalmente, se crean más puestos de trabajo por el alza del turismo principalmente, ante lo cual “si nos baja la cantidad de turistas que llegan hasta nuestra región, sin duda que vamos a tener menos empleos”.

Opciones para trabajadores

Ante la difícil situación de las empresas, desde el ministerio del Trabajo se está impulsando que, en caso de cerrar éstas y que aumenten los despidos, trabajadores y empleadores puedan llegar a un acuerdo, y en el caso por ejemplo, de un cierre “temporal” de la empresa, “suspender” el contrato de trabajo, “acordando por ejemplo, una cantidad de semanas o meses sin goce de sueldo. Pero esto debe ser de común acuerdo”, señaló el seremi Matías Villalobos.

En ese sentido, la autoridad afirmó que bajo esta modalidad, “la relación laboral se mantiene vigente, hasta que eventualmente se pueda volver a la normalidad y volver a trabajar”. Eso sí aclaró, bajo esta circunstancia “no actúa el seguro de cesantía, porque la relación laboral se mantiene vigente”. 

“Nosotros a través de la Dirección del Trabajo estamos entregando constantes asesorías, hemos hecho mesas de trabajo con varios sectores productivos, para que tanto los trabajadores conozcan cuáles son sus derechos y deberes y los empleadores conozcan cuales son las obligaciones que ellos tienen también en relación a esta situación”, agregó.

Sobre el pago de finiquitos en caso de despido, Villalobos agregó que ese proceso “debe ser pactado directamente entre trabajador y empleador. Lo que sí nosotros podemos hacer es entregar la orientación a ambos si es que deben tomar la difícil determinación de tener que terminar con una relación laboral y que pueda ser de la mejor manera posible, respetando todos los derechos”.

De todas maneras, y ante las dudas respecto a aquellas causales de despido que, en medio de este contexto de crisis, podría acogerse un empresario, Villalobos aseveró que “habría que hacer un análisis caso a caso, porque por ejemplo, un emprendedor que tiene un negocio en el centro de La Serena, lo saquean, lo incendian y le destruyen todo, no puede seguir trabajando, eventualmente ahí podría invocar la causal de caso fortuito o despido por causa mayor. Por eso, recalco que las puertas de la Dirección del Trabajo se encuentran abiertas para aclarar todo tipo de consultas”, subrayó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X