Crédito fotografía: 
El Día
Si bien el sistema frontal ocurrido este fin de semana produjo la caída de algunas gotas en parte de la Región de Coquimbo y se estima que hoy se produzcan chubascos en la zona precordillerana, se trataría de precipitaciones aisladas.

Por Estefanía González

El Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) proyectó un primer semestre del 2021 en la Región de Coquimbo más seco de lo normal, por efecto del fenómeno de La Niña.

Esto según datos recogidos en el boletín publicado por el centro en enero de 2021, el cual sostiene que “la evaluación de las principales variables atmosféricas y oceánicas, junto con los datos de los modelos globales, indican que, finalizado diciembre, se continúa bajo los  efectos del fenómeno  de La Niña, pudiendo permanecer en esta fase hasta el trimestre marzo, abril y mayo de 2021”.

El boletín agrega que “el actual fenómeno de La Niña es el más intenso en, prácticamente, una década”.

Esto quiere decir que “en otoño se podrían observar precipitaciones bajo lo normal”, sostiene el informe de Ceaza.

Para Pablo Álvarez, director del Consorcio Tecnológico del Agua, Quitai Anko de la Universidad de La Serena (ULS), Ceaza, Cazalac y minera Los Pelambres, no existen indicadores de un año lluvioso, por lo que “no hay razones para pensar en un año normalmente lluvioso”, aunque, sostiene “tampoco hay condiciones para decir que será un invierno normalmente seco”.

“No veo ninguna razón para pensar que el invierno pueda ser lluvioso y nosotros lo necesitamos, requerimos de una condición ojalá de normal hacia arriba y no hay nada para pensar que eso vaya a ocurrir”, aclaró Álvarez, aconsejando a los agricultores a prepararse para una estación seca, ya que “no se ve ningún indicio de incremento de temperaturas en el océano Pacífico pensando que podría haber un Niño, más bien lo que hay es una tendencia hacia la neutralidad”.

Y es que de seguir de esta manera, las reservas de agua podrían disminuir en un 30%, por lo que el director de Quitai Anko indicó que hay que ser “más que conservador”.

“Trabajar con lo que está almacenado en los embalses, si es que lo tiene y recurrir a la organización de regantes y que ellos indiquen como será el manejo de la próxima temporada”, agregó Álvarez, enfatizando en que “este no es momento para plantar o crecer. Se debería tratar de mantener lo que se tiene, tomar buenas decisiones en función de lo que pudiera efectivamente manejar con el agua que tiene, considerando que habrá un tercio menos de lo que hay este año, ya que por lo menos hasta mayo o junio no hay que pensar en que este año vaya a ser muy lluvioso”.

Agua en los ríos

Además de la falta de precipitaciones, existe otro fenómeno, este es un sistema hidrológico por debajo de lo normal en las tres provincias, debido principalmente a la baja caída de nieve y lluvia la temporada pasada.

 “El sistema hidrológico continuaría mostrando un comportamiento bajo lo normal en las tres provincias de la región al menos hasta el invierno de 2021”, se revela en el boletín de Ceaza, agregando que “desde el año 2018 se han registrado bajas precipitaciones, lo que ha provocado que los caudales estén bajos desde hace más de dos años”.

“El 2019 fue uno de los años más secos de los últimos 40 años y el 2020 terminó siendo también seco, aunque más favorable que el 2019. Por lo anterior es que la Región de Coquimbo continúa con caudales bajos. Los embalses de las cuencas de Elqui se encuentran todavía con reservas y Limarí aún se encuentra en un  estado intermedio,  aunque  bajos, por  lo tanto, las  zonas  productivas  bajo  los  embalses en estas provincias no estarían, por el momento, tan expuestas a la falta de agua, pero sí, todo el secano regional y  sobre  todo  la  provincia  de  Choapa, que es  la  que  actualmente  muestra  los  niveles  de  embalses más bajos y, al igual que todas las cuencas, caudales muy bajos”, sostiene el boletín.

Pablo Álvarez explicó que “las escorrentías están súper bajas, sobre todo en las cabeceras de cuencas porque hubo muy poca nieve, y la que hubo fue muy temprana, se derritió y posteriormente no tuvimos nieve durante el pleno invierno. Hoy los ríos están en lo que llamamos el caudal basal, que son los niveles mínimos de escurrimiento que mantienen los ríos a partir del agua que escurre desde la cordillera y que se mueve hasta los cauces naturales, no habiendo nieve, ni lluvia, ni hielo, la condición es bien difícil, sobre todo para los ríos aguas arriba de los embalses”.

Pronóstico de precipitaciones

Según anunció el Centro Meteorológico de Ceaza, Ceazamet, se pronostica la llegada de un núcleo frío en altura más cálido de lo normal a la Región de Coquimbo, el cual permitirá que se registren chubascos débiles junto con tormentas eléctricas durante el martes 2 de febrero en la precordillera y cordillera, pudiendo afectar a los valles más cercanos a la precordillera.

De esta manera, la mayor probabilidad de tormentas eléctricas es para la provincia de Choapa, mientras que la mayor intensidad de los fenómenos a nivel regional es para hoy. Estos chubascos acumularían como máximo unos 2 a 3 mm.

Se trataría de un fenómeno “raro” en palabras de Pablo Álvarez, ya que “este tipo de lluvias son súper extrañas y obedecen a fenómenos que uno podría catalogar como fortuitos” y que además no representan un impacto en la agricultura, excepto por el posible taponeo de canales. “Es un fenómeno muy extraño que tampoco genera tendencia, pensando en los efectos de esto en el corto plazo”, indicó.

El secretario regional ministerial de Agricultura, Rodrigo Órdenes, sobre este sistema frontal,  indicó que “desde el viernes hemos estado realizando un monitoreo en distintos sectores de la región, principalmente en la Provincia de Choapa en zonas de cordillera y precordillera y sectores de la Provincia de Limarí, como Combarbalá y Monte Patria, donde según las proyecciones se concentraría parte de este sistema frontal”, agregando que “por el momento la pluviometria ha sido muy baja en nuestra región en comparación a la zona central del país, por lo que no se han presentado eventos que puedan afectar los procesos productivos agrícolas y tampoco a personas y productores que habitan en las zonas rurales mencionadas con anterioridad”.

“Por el momento la región continúa bajo una alerta preventiva decretada por la Onemi y como servicio seguimos monitoreando y en constante contacto con los gobernadores Juan Pablo Gálvez e Iván Espinoza, ante la ocurrencia de precipitaciones, que pudiesen generar la activación de quebradas y problemas en infraestructura crítica”, agregó el seremi.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X