Crédito fotografía: 
Cedida
El embalse El Bato se encuentra al 50% de su capacidad. Según la Junta de Vigilancia en 3 meses deberán privilegiar el consumo humano.

La crisis hídrica en la región de Coquimbo no da tregua y esto bien lo saben los regantes de la Junta de Vigilancia del Río Illapel quienes afirman se encuentran en una situación crítica.

El embalse El Bato en la actualidad se encuentra con su capacidad almacenada de alrededor de 52%, unos 13 millones 500 de metros cúbicos, por lo que el prorrateo que están entregando a los usuarios llega al 18%, es decir unos 800 litros por válvula.

Desde la Junta de Vigilancia del Río Illapel afirman que entrarán en una etapa de máximo ahorro, pensando en que el río además abastece el agua para la bebida humana en la comuna de Illapel.

Marcela Jeneral, presidenta de la Junta de Vigilancia de Río Illapel, sostiene que en los últimos días han trabajado prorrateo del 11% y desde este lunes subieron recién a 18%.

“Es una situación compleja, ahora comenzaron los días de calor y se desordena el río. Tenemos el embalse El Bato a la mitad y con lo que nos queda llegamos solo al mes de marzo”.

Jeneral indica que con el correr de los días no se va a tener agua para realizar agricultura productiva.

“La verdad que no estamos pensando en el futuro para algo productivo, ya estamos pensando solo en el consumo humano. Está tan complejo y somos una junta de Vigilancia pequeña que no tiene los recursos para mantener una batería de pozos funcionando”.

La dirigente de los regantes sostiene que venían trabajando con las autoridades, pero a raíz de los últimos acontecimientos en el país quedaron prácticamente en el aire.

“Teníamos un plan de trabajo para el río Illapel, pero ahora está quedando todo de lado. Estamos siendo postergados  y todo se ha dilatado por parte del Gobierno. En el fondo los más perjudicados seremos los pequeños agricultores”.

Jeneral afirma que se les había prometido el apoyo para contar con un grupo de celadores que debían estar trabajando el 1 de septiembre.

“Llegamos al 1 de noviembre y todavía no pasa nada con este compromiso”.

Agrega que la pérdida principal que tienen de agua es por la filtración.

“Nuestro problema de fondo es el poco revestimiento que tenemos en nuestros 64 canales de riego. Grandes robos de agua no sufrimos. Teníamos una batería de proyectos que no sabemos qué va a pasar”.

Jeneral señala que hace un año que venían  anunciando que esta crítica situación se iba a producir, pero no fueron escuchados.

Traspaso de El Bato

El pasado 23 de octubre la Junta de Vigilancia del Río Illapel inició la administración conjunta con la Dirección de Obras Hidráulicas DOH del embalse El Bato.

Marcela Jeneral sostiene que de qué forma van a poder asumir ese compromiso ante la situación que viven hoy. “Cómo vamos a producir en las condiciones que tenemos en la actualidad. No vemos de dónde vamos a sacar los recursos para pagar la mantención que anualmente llega a $200 millones. Sabemos la importancia de este estanque acumulador y que al no tenerlo la situación sería más crítica”

Alex Faúndez, gerente técnico de la Junta de Vigilancia del Río Illapel, indica que la DOH entregó la obra terminada y se inició en forma conjunta la administración por 4 años. “En este periodo la DOH se hace cargo de las reparaciones mayores de la presa y del 50% de los gastos operacionales”

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X