• El personero de gobierno recalcó que el objetivo de esta medida es “democratizar” es sistema. Foto: Andrea Cantillanes
La autoridad explica que el prorrateo que se aplicará a partir de ahora implicará un cobro de entre $60 o $65 a los usuarios. Pero asegura que este gasto se compensará con la baja que registrarán las cuentas a partir de la Ley de Equidad Tarifaria

La semana recién pasada el Gobierno, a través del ministerio de Energía, anunció que a partir de este mes de enero se dará término a nivel de todo el país al denominado “cobro por corte y reposición”, que debían efectuar de manera adicional aquellos clientes que no cancelaban el servicio eléctrico y que ascendía a $10.624.

La medida obedece a una indicación especial de la nueva Ley de Equidad Tarifaria. La normativa facultó a la autoridad para que a raíz de la fijación de tarifas de suministro de distribución eléctrica, pueda considerar la incorporación de parte o la totalidad de los Servicios Asociados al suministro a los que se refiere el número 4 del artículo 147 de la Ley General de Servicios Eléctricos, entre ellos, el “corte y reposición” de energía  (desconexión y conexión del servicio de luz).

De esta forma y con ocasión del nuevo Valor Agregado de Distribución (VAD) para el periodo 2016-2020 –que entra en vigencia desde el 4 de noviembre de 2016- se establece un nuevo sistema para el cobro. Es decir, el corte y reposición pasará a ser parte del servicio general de la distribución eléctrica.

El motivo de la medida, sostiene el seremi de Energía, Marcelo Salazar, es aliviar la carga que significa, especialmente para las familias más vulnerables, el tener que pagar un elevado costo por reponer la luz una vez que se la han cortado por falta de pago.

En entrevista con Radio Mistral, la autoridad regional aclaró que, contrario a lo que se podría pensar, no implicará un aumento de la morosidad “pues el mayor incentivo para los clientes es mantener el servicio y si no pagan, igual les cortarán la luz, pero no tendrán que soportar, además, un cargo excesivo por la reposición”.

En efecto, el procedimiento de corte de luz se mantiene igual. Conforme a la ley, después de 45 días sin que una cuenta haya sido pagada, la distribuidora Conafe está facultada para poner fin a la entrega del suministro. Lo que cambia es cómo se cobra el servicio de “corte y reposición”, puntualiza. En la Región de Coquimbo son aproximadamente 250 mil familias las que se verían beneficiadas.

Salazar respondió además acerca de las críticas que ha recibido esta nueva normativa, toda vez que ahora este monto que cobraban las empresas se va a prorratear este todos los clientes regulados, lo que implicará un cobro, según el mismo detalla, de entre $60 y $65 mensuales.

“Lo que pasa es que la nueva ley de equidad tarifaria lo que busca es mejorar en forma democrática el sistema. Primero lo que va a ocurrir es que se va a democratizar o transparentar cuáles son los verdaderos cortes o el número de cortes que se hacen a nivel nacional en cada una de las empresas, que van a tener que informarlo a la Comisión Nacional de Energía y a la Superintendencia de Electricidad y Combustible mes a mes, lo que antes no era un procedimiento habitual”, precisa.

Con ello, dice, “podríamos depurar ese número y disminuirlo. Lo importante es que cuando tengamos el número concreto, real de los cortes que se han hecho en cada una de las regiones, lo que se va a hacer es que se va a prorratear en forma solidaria en todos los clientes a nivel nacional. Entonces, estimamos que el aumento de la cuenta de la luz de ese prorrateo a los usuarios que se les corta la luz va a ser de aproximadamente $60 o $65. Ese es el tema de solidaridad, que van a tener que aportar todos los clientes, así lo dice la ley”, enfatiza.

Pero esto se va a ver compensado, indica, puesto que esta misma Ley de Equidad Tarifaria permitió también que se establezca una baja en el costo de energía en prácticamente todas las comunas. “Lo mínimo que baja es aproximadamente un 3% y lo máximo que están bajando en algunas comunas es hasta un 35% las cuentas de la luz. O sea, esos $60 comparados con los 3 mil, 4 mil o 5 mil pesos que va a disminuir claramente hay una diferencia notable”.

Recalca que se tratará de un cargo que se va efectuar a en relación a la cantidad de números de cortes de luz que ocurran por las empresas a nivel nacional, que va a ir variando mensualmente y se va a incluir en el ítem de costo de administración de la empresa “porque la empresa tiene un costo de ir a cortar y reponer la luz, va en una camioneta, con gasto de combustible, y debe hacer eso de ida y de vuelta”

En este sentido, agrega que “por ejemplo, el año 2015 se produjeron 406.000 cortes de energía por no pago y el año 2016 solamente en la CGE, la compañía a la cual pertenece Conafe, se produjeron 758.119 cortes. De esos prácticamente el 95% son residenciales”.

En cuanto a cómo se va a fiscalizar que estos cortes sean los que realmente se informan, el seremi de Energía enfatizó que se visará “por un instructivo legal, hay una normativa en la que legalmente la empresa está obligada a declarar lo que está cortando y eso va a estar fiscalizado por la Superintendencia de Electricidad y Combustible”.

“El costo de la energía que uno paga, con todos sus items, está legalizado, regulado por el ministerio de Energía y por la Comisión Nacional de Energía. Aquí cuando sube la cuenta de la luz no es porque la empresa lo hace aleatoriamente, está regulado”, recalca.

Por otra parte, informó además que los intereses por mora seguirán aplicándose igual y que “lo único que se disminuye es la acción de cobro por el corte y reposición que tiene un costo de $10.624. Los intereses por atraso de pago continúan igual”, especificó. 

 

 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X