• La alta llegada de turistas nacionales y extranjeros, sólo por el Paso de Agua Negra, aumentó en un 34% respecto de 2015 – 2016, con más de 48 mil turistas argentinos cruzando la cordillera por este punto. Crédito: Lautaro Carmona
Mientras La Serena y el Valle del Elqui alcanzaron puntas 95%, en los valles de Limarí y Choapa se registró un 78% de ocupación hotelera.

La evaluación de la temporada estival en la Región de Coquimbo es altamente positiva para el desarrollo del turismo y la dinamización de la economía local, ya que desde la segunda quincena de diciembre a la segunda quincena de febrero, todos los destinos turísticos de los valles y costa de Elqui, Limarí y Choapa, tuvieron una reserva de alojamiento igual o superior al 70%, llegando a puntas de 95% en La Serena y el Valle de Elqui, y a un muy buen promedio regional de 84% durante todo enero y febrero, en cien hoteles, cabañas, hostales y residenciales, según un catastro del Servicio Nacional de Turismo, Sernatur.

“Los valles de Limarí y de Choapa registraron alta demanda de turistas, con 78% de reserva hotelera en enero y febrero, lo que significa que estos destinos emergentes mantienen su crecimiento en los mercados emisores de turistas, al ofrecer atractivos llamativos, diferentes y complementarios a los de La Serena, Coquimbo o Valle de Elqui,” explicó la directora regional (s) de Sernatur, Pamela Duarte.

Alto tráfico por Aguas Negras

Por otro lado, la alta llegada de turistas nacionales y extranjeros, sólo por el Paso de Agua Negra, aumentó en un 34% respecto de 2015 – 2016, con más de 48 mil turistas argentinos cruzando la cordillera por este punto. Esto, explican desde la autoridad, ocurre porque la región ha sido posicionada como un destino privilegiado en Chile, ya que en un territorio fácil de recorrer reúne atractivos naturales, culturales, gastronómicos y paisajísticos muy diversos, con una amplia oferta de turismo de sol y playa; astroturismo; y turismo aventura, rural, patrimonial, de descanso y bienestar, a lo que se añade, en el caso de los turistas trasandinos, el turismo de compra, y el que seamos un destino turístico cercano, en comparación a los 1.300 kilómetros que los separan a ellos de la costa atlántica.

“Creemos que el turismo durante la temporada estival fue un gran aporte a la economía local.  Permitió la llegada de recursos frescos, dinamizó la actividad, generó empleo y benefició a una gran cantidad de empresas y emprendimientos directa e indirectamente vinculados al turismo.  Esto es resultado de un esfuerzo público y privado en promoción y desarrollo del destino, que debemos intensificar pensado en todo el año”, dijo Duarte.

62-05

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X