• Comprar una casa o departamento debiese ser siempre una experiencia placentera.
Crédito fotografía: 
Cedida
Aunque no lo creas, a la hora de poner en práctica esta decisión, ser precavido te ahorrará varios disgustos

Comprar una casa o departamento debiese ser siempre una experiencia placentera. Mal que mal, implica hacer realidad un sueño largamente planificado el hecho de convertirse en propietario del lugar donde uno cree que pasará los mejores momentos de su vida. Sin embargo, de los soñadores planes a la siempre cruel realidad hay un trecho no muy grande y a veces basta encontrarse con las personas inadecuadas o no tomar las precauciones necesarias para sufrir una decepción mayúscula.

Pensando en evitarle ese disgusto, Erik Leiva, reconocido emprendedor del mercado inmobiliario, luego de un análisis exhaustivo de los factores involucrados en la compra de una vivienda preparó estos siete consejos que serán de gran utilidad en la adquisición de una vivienda si los pones en práctica

¡Dile no a los ofertones! Deja de lado la impulsividad de una oferta tentadora y ponte serio. Cotiza, compara y analiza cada opción que aparezca. Busca el consejo de tus amigos, verifica los pros y los contras de cada vivienda. El mercado está lleno de vendedores en búsqueda de clientes ingenuos. No confíe en las apariencias y asesórese por un experto.

Confía en la trayectoria de una marca. El emprendedor inmobiliario, Erik Leiva, destaca que la reputación y fidelidad de sus clientes es uno de los mayores activos que puede tener una empresa. Comprueba los años de experiencia y los comentarios que tenga la organización en su página web. Le darán una idea bastante acertada del resultado final que podría tener su compra.

No te desanimes por los fracasos. El imperio romano no se construyó en un día, así que no pienses que fracasaste en la búsqueda sólo porque han pasado 3 semanas y todavía no encuentras tu espacio soñado. Respira, relájate y planifica tu tiempo para tener al menos 2 horas semanales para dedicar a la búsqueda.

Mantén un buen orden económico. Haz un análisis exhaustivo de cuánto tendrás que desembolsar para la compra de tu vivienda, cuánto es el interés que te cobrará el banco y qué alternativas tienes en caso de quedar cesante. Nadie desea que eso suceda, pero siempre es mejor estar prevenido. Recuerda el refrán: “El que guarda, siempre tiene”

No te dejes llevar por las emociones: Puede que una casa te parezca muy bonita porque te recuerde a la primera vivienda que habitaste cuando eras pequeño, pero analiza los detalles prácticos: ¿A qué distancia queda de tu trabajo? ¿Cuánto gastarás diariamente en locomoción? ¿Es un barrio seguro? En caso de tenerlos, ¿Hay colegios cerca para sus hijos? Es fácil dejarse llevar por los recuerdos y las emociones, pero en el área de la compra inmobiliaria debe primar la racionalización y el buen juicio.

No compres una casa muy pequeña: A veces por terminar pronto con la búsqueda nos embarcamos en la compra de una casa o departamento ínfimo, que puede responder a nuestros requerimientos, pero que simplemente no cuenta con el espacio para alojar cómodamente a algún invitado o familiar. Cuando una vivienda te llame la atención, visualiza la forma en la que distribuirás tus muebles y el espacio del que dispondrás para transitar libremente y sentirte cómodo.

Considera a tus mascotas: Si tienes mascotas, ya debes tener claro que en algunos edificios colocan restricciones para ellas y en otros simplemente no las permiten. Averigua antes cuáles son las reglas específicas del condominio en el que pretendes comprar tu vivienda. No te vayas a llevar alguna sorpresa desagradable por desconocimiento.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital