• La maqueta muestra las obras que se pretenden levantar en este sector neurálgico de la capital regional.
    La maqueta muestra las obras que se pretenden levantar en este sector neurálgico de la capital regional.
Proyecto incluiría un sistema de bombeo y un colector de aguas lluvias que reduciría el riesgo de inundaciones y resguardaría la disponibilidad del recurso para abastecer a los parques Japonés y Pedro de Valdivia

El pasado mes de mayo, durante el seminario “Conectividad de la Conurbación La Serena Coquimbo, presente y futuro”, organizado por el Centro de Estudios Diario El Día (CEED) y el Gobierno Regional, el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, anunció que la licitación del tramo de 16 kilómetros de la Ruta 5 Norte entre La Serena y Coquimbo se adelantará para el año 2017, que las obras no incluirán el cobro de peaje y que consideran la eliminación de todos los semáforos que existen en la actualidad.

Asimismo, el mega proyecto incluiría la construcción de un paso bajo nivel en el sector de la Rotonda Francisco de Aguirre, con obras que se extenderían hasta calle Amunategui. Esta es una iniciativa de la cual se viene hablando hace casi una década en la zona, pero hoy finalmente se concretará.

En un principio se habló de un paso sobre nivel, pues tendría menor costo considerando la existencia en estos terrenos de extensas napas subterráneas que dificultarían su levantamiento. Sin embargo, considerando que una obra de estas características perjudicaría urbanísticamente a la ciudad, pues entorpecería la vista hacia la playa, se decidió finalmente optar por un paso soterrado.

Pero la pregunta que surge es si efectivamente la presencia de agua sería a futuro un problema que afectaría su desarrollo. No obstante, expertos regionales ratifican que actualmente existe la tecnología que permitirá aminorar estos riesgos y desarrollar los trabajos.

La seremi de Obras Públicas, Mirtha Meléndez, explica que para este proyecto se utilizará un sistema de bombeo de última tecnología que contará con 3 estaciones que funcionarán permanentemente durante su operación. “Si bien es cierto en la napa se van a hacer losas flotantes y muros que van a cortar estos flujos de agua, ésta se va a drenar”, puntualiza.

En este sentido, detalla que estos equipos bomba van permitir desviar estas aguas a un colector de aguas lluvias que la va a conducir al mar. “Entonces, siempre va a haber flujos de agua, porque es un sistema que va a estar funcionando constantemente durante la operación”.

Otra de las inquietudes es que se pudiera afectar los flujos de agua que actualmente abastecen del recurso hídrico a los parques Japonés y Pedro de Valdivia. Pero, argumenta, que en este caso “también se va a monitorear de tal forma de que si no está corriendo agua para ese sector porque las napas bajan, la misma agua que van a estar permanentemente sacando se va a dirigir hacia allá para recargar esas napas”.

La autoridad reconoce que haber hecho un paso sobre nivel hubiese sido más económico y rápido desde el punto de vista de la construcción “pues no requiere obras subterráneas o drenaje de agua y es mucho menor en recursos y en plazos. De hecho, el primer proyecto que se pensó sobre nivel, no salía más de 20 mil millones de pesos y ahora tiene un costo cercano a los 50 mil millones de pesos. Obras de estas características encarecencasi en un 60% o un 70% el proyecto, pero era necesario para resguardar el estilo urbanístico de la capital regional”, enfatiza.

“Una de las cosas en las que insistió el municipio y la ciudadanía era que hacer este paso nivel, que es uno de los más grandes de la zona, sobre la carretera actual afectaría la urbanización de la ciudad, se pierde la vista y además afecta su estilo colonial”, puntualiza.

 

VISIÓN DE EXPERTOS. Así también lo ratifican los expertos consultados por El Día, quienes aseguran que con la tecnología existente a la fecha no deberían existir complicaciones futuras para este proyecto.  Raúl Vergara, presidente del colegio de ingenieros, cuenta que de hecho hace unos 7 años vino una comisión del ministerio de Obras Públicas a hacer una ronda de consultas para hacer un paso elevado. “Hicimos las observaciones de que no era apropiado para La Serena una vía elevada, por lo menos en esa zona tan importante,  porque íbamos a quedar amurallados y se perjudicaba la vista hacia la playa.  Entonces, propusimos de que debían hacerse los estudios necesarios para que hubiera un paso semi soterrado y se logró modificar”, dice.

El profesional sostiene que es efectivo que hay napas que son milenarias, que desde el cauce del río Elqui siempre han aflorado hacia ese sector “pero la tecnología moderna permite hacer pasos soterrados con trincheras o con hormigonado”.

Lo que sí, advierte, es que se debe considerar posibles lluvias que puedan ocurrir en el futuro “y tienen que haber motobombas para que evacúen el agua respectiva, pero está la tecnología, la energía y si eso se concesiona y hay una empresa que esté a cargo cuando hayan inundaciones el agua va a tener que ser evacuada. Es súper común en otras partes del mundo contar con estas tecnologías y cuando vienen las grandes lluvias no se producen las inundaciones “, especifica. Incluso, agrega Vergara, se convertiría en una protección en caso de tsunami “porque con una vía elevada se convertiría en una represa para toda la gente que está de la línea del tren hacia abajo, pero ahora con las nuevas tecnologías se pueden hacer obras más modernas.Siempre va a haber filtración de agua, pero esta tiene que ser evacuada hacia el rio o los ductos adecuados hacia otras zonas y ahí tendrá que ver la Dirección de Obras Hidráulicas cuál es la mejor forma”. Asimismo, agrega que “es cierto que las napas están, pero cada día van a ser de menor cuantía las aguas y tienen que ser redireccionadas. El que el proyecto sea concesionado da la garantía de que estará el sistema bombeando las 24 horas” Así también lo considera Emile Leroy, ingeniero civil senior, quien manifiesta que “hoy existe toda la tecnología para construir bajo el agua prácticamente, por ejemplo en Santiago, en túnel de la Costanera Norte se hizo bajo en Mapocho y no ha tenido ningún problema, es un poco la misma tecnología que habría que ocupar”.

Lo que se debe hacer, indica, es construir por ambos lados una pared de hormigón o metálica que van hasta la roca que está a unos 10 ó15  metros abajo y producir un espacio donde el agua puede entrar. “Eso se ha hecho en varias partes, todos los accesos bajo en túnel de la Mancha, también muchos túneles en Bélgica están construidos así y también muchos de los pasos nivel de Santiago”.

A su juicio, el problema no es el agua que existe, porque cuesta un poco más caro, pero es cuestión de aplicar la tecnología “el desafío será después cuidar bien la evacuación de las aguas lluvias y hacer las mantenciones que correspondan para que funcione correctamente”, recalca.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X