• A la hora de buscar un alojamiento en época de vacaciones, hay un gran porcentaje de turistas que opta por arriendos informales.
Crédito fotografía: 
Foto 1: Lautaro Carmona. Foto 2: Andrea Cantillanes
Además, según han reportado los mismos arrendadores, esta temporada han bajado sus precios en torno al 5% o 10%, por la baja demanda que ha habido.

A la hora de buscar un alojamiento en época de vacaciones, hay un gran porcentaje de turistas que opta por arriendos informales. Esto es, casas o departamentos que están siendo arrendados por sus dueños, por día, o por semana.

Y acceder a la oferta en la región es bastante fácil. Basta con recorrer Avenida del Mar en La Serena para acceder a alternativas de todo tipo, donde muchas veces los mismos propietarios que publicitan sus hogares con carteles en mano que rezan “arriendo departamento”.

Sin embargo, al buscar por internet, la oferta es más amplia aún. Solo por la plataforma de alojamientos Airbnb reúne a más de 2.000 personas que ofrecen sus casas, ya sea compartidas o enteras, para arriendo durante la temporada estival.

Pese a ser informal, es una oferta que arrastra a una cantidad importante de visitantes, sobre todo por la competitividad de los precios.

$17 mil la noche por persona es el precio más bajo que se puede encontrar por un alojamiento en Airbnb, en el condominio de Laguna del Mar en La Serena.

Valores de arriendo han bajado

A modo de monitoreo, El Día recorrió la costanera de la ciudad para averiguar los valores que ofrecen los arrendadores de este tipo de alojamientos, y el resultado fue el mismo que se ha observado en la industria formal: los valores han ido levemente a la baja (entre un 5% y 10%) para atraer más demanda, tras la baja sostenida en la llegada de turistas que se ha observado esta temporada, desde diciembre.

Sin embargo, es necesario destacar que las propiedades administradas por corredores, muchas veces han mantenido sus precios respecto del verano pasado.

Pese a ser informal, es una oferta que arrastra a una cantidad importante de visitantes, sobre todo por la competitividad de los precios.

El ancho y grueso de la oferta

Al sumergirse en la búsqueda de Airbnb, hay oferta para regodearse. Las opciones parten desde los $17 mil por persona por una noche en un departamento de Laguna del Mar. Hay que destacar que la mayoría de las alternativas se encuentran en el sector costero de la conurbación, sin embargo, es posible encontrar propiedades en las zonas orientes de las ciudades. Los valores superan los $150 mil cuando se trata de departamentos equipados para más de 6 personas, en el borde costero, full equipo.

“Desde la industria consideramos fundamental que se avance en regular la actividad de aquellos que hoy están haciendo un negocio con el arriendo de sus viviendas”, Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta de Fedetur.

El peligro del alojamiento informal

Y si bien puede ser que la oferta informal sea más conveniente que la formalmente inscrita (como cabañas, hoteles y hostales en general), es necesario poner de relieve el riesgo que esta alternativa conlleva.

En esa línea, las autoridades del rubro turístico han sido enfáticas en explicar que, frente a cualquier contratiempo, los hoteles, por ejemplo, podrán responder de forma adecuada al cliente, no así las opciones informales. “Los alojamientos y turoperadores formales y registrados en Sernatur, son los que cuentan con infraestructura y protocolos de seguridad siempre y bajo toda circunstancia”, han explicado desde la institución.

Más aún, desde la Federación de Empresas de Turismo de Chile, Fedetur, han explicitado que frente a la baja de turistas que acentúa la competencia entre las ofertas formales e informales de alojamiento, lo concreto es que se trata de una competencia desigual que afecta a las empresas establecidas y registradas. “Son estas las que pagan impuestos y patentes, que cumplen con los requisitos que les impone la ley, que son fiscalizadas y que tienen costos operacionales más elevados debido, precisamente, a que entregan un servicio de calidad, ofreciendo a los usuarios garantías de seguridad y sanitarias, entre otras”, ha señalado Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta del gremio, en cartas al director enviadas a El Mercurio.

Incluso, la ejecutiva puso de relieve que en el último tiempo se han dado a conocer algunos fallos judiciales que respaldan las multas que determinadas comunidades de edificios habitacionales están aplicando a propietarios que arriendan sus inmuebles con fines de alojamiento turístico.

Una de esas resoluciones la dictaminó la Séptima Sala de la Corte de Apelaciones, que de forma unánime rechazó un recurso de protección presentado por el dueño de un departamento en Las Condes, que fue multado por este motivo.

En esa misma línea, Kouyoumdjian explica que el Segundo Juzgado de Policía Local de Santiago determinó recientemente que no se puede arrendar departamentos por día o semana, como lo estaban haciendo un par de inversionistas en un edificio de esa comuna a través de una plataforma digital, contraviniendo con ello el reglamento de copropiedad.

“Desde la industria consideramos fundamental que se avance en regular la actividad de aquellos que hoy están haciendo un negocio con el arriendo de sus viviendas con fines de alojamiento turístico sin un marco legal adecuado”, concluye.62-02i

Alojamiento formal cayó en diciembre

Por otro lado, la industria turística evidenció una ralentización en su actividad al mes de diciembre. De acuerdo a la Encuesta Mensual de Alojamiento Turístico que elabora periódicamente el INE, en el último mes de 2018, se registró un total regional de 101.703 pernoctaciones, lo que significó una caída de 10,7% en relación a igual mes del año anterior y registró un decrecimiento anual acumulado de 5,4% respecto del mismo periodo de 2017.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X