Crédito fotografía: 
El Ovallino
Empresarios turísticos de la zona presagian que el futuro del rubro en la provincia está en acercar al visitante a la naturaleza, a la cultura y a las tradiciones y sabores locales, ya que vendrán en busca de un bienestar que no pueden encontrar en las grandes ciudades.

Roberto Rivas Suárez – El Ovallino

Si bien es uno de los rubros más golpeados con la pandemia por covid-19, y antes por el estallido social, también es uno de los que mayor potencial y futuro proyecta en el mercado económico. 

Pero para poder levantarse una vez culminada la pandemia deberá renovarse, revisar sus potencialidades y sus debilidades, y ofrecer una carta diferente a la que ofrecen en otras zonas de la región y del país. 

Es el mercado turístico, que deberá afrontar nuevos desafíos una vez culminada la emergencia sanitaria. De hecho, sus protagonistas y especialistas saben que deben enfocarse en un área poco explorada, pero que es lo que va a buscar el turista del futuro próximo: el bienestar.

“El Turista va a cambiar y ahora va a valorar lo que antes no valoraba, va a apreciar la naturaleza, va a estimar el tiempo de bienestar, el tiempo con la gente. Se van a acercar más a un turismo consciente”, Juan Pablo Hernández, empresario turístico

Así, el turismo verde puede abrirse paso y aprovechar las bondades naturales y culturales que ofrece la provincia del Limarí.

El empresario turístico e impulsor de la alianza de empresarios locales del área, Juan Pablo Hernández, asomó lo que podría ser el futuro del rubro turístico en la provincia en los próximos meses y años.

“Limarí tiene un potencial tremendo en materia turística, pero hay que trabajarla, hay que entender la problemática, en las características de cada comuna y ahí seguir elaborando un plan en conjunto. Y algo que debemos tomar en cuenta es trabajar de la mano con lo sustentable, el turista va a buscar lo sustentable. El Turista va a cambiar y ahora va a valorar lo que antes no valoraba, va a apreciar la naturaleza, va a estimar el tiempo de bienestar, el tiempo con la gente. Se van a acercar más a un turismo consciente”, explicó Hernández. 

-¿Así como hay personal calificado en turismo de aventura, se puede tener personal calificado en turismo de bienestar?

“Es necesario que existan especialistas en turismo verde, turismo de masajes, pero eso va de la mano de las características sustentables. Nosotros tenemos una riqueza muy grande, que tenemos vastas zonas de naturaleza. Por ejemplo, contamos con el único Parque Nacional que hay en la región de Coquimbo, y que tenemos una relación muy directa con las comunidades de cada comuna, y hay algo muy importante es que podemos hacer cosas en ecoturismo, y un turismo en el que la gente se involucre para entregarle al cliente una experiencia diferente”. 

Destacó la cantidad de alojamiento que puede ofrecer la provincia, entre hoteles de distintos tipos, hostales, posadas, grandes y pequeños, además de la gastronomía y la variada oferta de restaurantes de Ovalle.

“También tenemos turismo de aventura hacia el interior, hacia Monte Patria, hacia Río Hurtado. Tenemos un turismo cultural impresionante, entonces tenemos que entender lo que tenemos, y tenemos una riqueza tremenda que no hemos sabido tratar de buena forma. Y toda la riqueza turística que tenemos involucra a la gente”, agregó. 

Aseguró que en otros países el turismo verde o de bienestar está muy bien desarrollado y recalcó que tras la pandemia el visitante cambiará su perspectiva hacia algo más sensorial y humano.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X