Crédito fotografía: 
El Día
Con 65 años y decenas de teleseries en el cuerpo, el artista ha vuelto a estar en la palestra en los últimos días luego que se viralizaran algunas escenas de la telenovela “Sucupira”, que protagonizó en 1996 donde, interpretando al doctor Esteban Onetto, tiene que lidiar con el controvertido alcalde del pueblo Federico Valdivieso (Héctor Noguera) en el contexto de una cuarentena en el pueblo. Reyes hizo analogías, y como siempre la conclusión fue que la realidad siempre termina superando a la ficción.

Es el galán por excelencia de la historia de las teleseries chilenas. En la época de los ’90 y comienzos del 2000 Francisco Reyes protagonizaba prácticamente todos los dramas que por esos años hacían que la familia entera se sentara frente a un televisor a las 20:00 horas. 

Hoy, con 65 años, está consiente que la época dorada no volverá, por lo mismo, desde hace tiempo que viene reinventándose e incursionando en otros géneros y diferentes plataformas. 

En medio de la cuarentena voluntaria que realiza en su casa de la comuna de La Reina en la Región Metropolitana, conversó con El Día TV, donde contó cómo ha enfrentado esta pandemia que ha afectado también al gremio actoral en lo económico. 

En lo anecdótico, recordó cuando en 1996, en la teleserie Sucupira, en la que interpretaba al doctor Esteban Onetto, tuvo que lidiar con el controvertido alcalde del pueblo, Federico Valdivieso (Héctor Noguera) quien también tuvo que decretar una cuarentena por una epidemia. El video de aquellas escenas se ha hecho viral por estos días, y ha demostrado una vez más que siempre la realidad supera a la ficción”. 

-¿Hay algún alcalde que le recuerde a Federico Valdivieso?

“No lo sé, no lo sé. Pero creo que los alcaldes en buena medida le han estado poniendo el hombro a la situación en este periodo. Creo que en general, no un 100%, pero han hecho un súper buen trabajo, mejor que cualquier otro estamento político. Este alcalde, Federico Valdivieso, era bastante diferente y hubiese buscado la forma de sacar partido”. 

-¿Por qué se había decretado esta cuarentena en Sucupira?, ¿Lo recuerda? 

“La verdad es que han pasado varios personajes, y uno no se acuerda tanto, pero era un elemento dramático que llegó para provocarle al alcalde una situación difícil en el pueblo, pero que él aprovechó para poner ciertas reglas de orden que iban a ser todas en su beneficio. En el fondo, sólo era una excusa para que este alcalde siguiera haciendo de las suyas nomás. Lo que él necesitaba era la cuarentena para poder quedarse en la casa de las hermanitas y hacer otras locuras”. 

-La gente que vio la teleserie va a recordar que en ese momento el alcalde necesitaba que muriera alguien para inaugurar su cementerio…

“Claro, no se le moría nadie y no podía llevar adelante su obra magna y bueno, le vino de perilla esto de que viniera una epidemia y obviamente no quería que se tratara mucho medicamente, y sus textos eran muy parecidos a los de las autoridades de ahora, decían: ‘Va a morir gente, pero no podemos parar todo”. 

-¿Cómo habría actuado en esta contingencia Federico Valdivieso? 

“Bueno, él andaría en todos los matinales, habría requisado todas las mascarillas, no habría dejado sanitizar las calles, en fin, habría hecho una cantidad de cosas de ese tipo para que muriera gente porque tenía que inaugurar su cementerio”. 

-Mezclando un poco la realidad con la ficción, ¿crees que tal como Federico Valdivieso lo quería hacer y lo decía en sus discursos, ahora se está privilegiando lo económico por sobre la salud? 

“Pucha, es muy difícil responder una pregunta así pero sin duda que es muy compleja la situación. Yo no me atrevería a dar opiniones como taxativas en este momento porque es muy complicado porque ciertamente la actividad económica no se puede detener a un 100% porque después de la pandemia vendría la hambruna y además en países como el nuestro que por políticas erradas, y por una Constitución errada en el que la salud es un privilegio, no tenemos tampoco las condiciones de que el Estado se haga cargo de todo el gasto económico que significaría que el país se paralizara”. 

Actores sin poder trabajar

-¿Cómo has vivido, cómo actor, el no poder trabajar y ver también que otros colegas tuyos que viven del teatro no lo pueden hacer producto de esta pandemia? Me imagino que para muchos es un tema muy complejo económicamente…

“Bueno, para todo el mundo está complicada la situación, y para las artes y en particular el teatro que es un arte directo, cara a cara, obviamente está totalmente paralizada la actividad, por lo tanto estamos pasando por momentos muy complicados, porque la producción de televisión también está paralizada en estos momentos y los canales han ido negociando con su gente el cómo seguir adelante”. 

-¿Y en tu caso particular? 

“Yo terminé de hacer mi teleserie, por lo tanto estoy sin contrato y no puedo hacer actividad teatral tampoco. Entonces, en estos momentos se empiezan a comer los ahorros. Por suerte yo los tengo, pero hay otros que no tienen ahorros y es dramático, por eso que estamos organizándonos nosotros también tratando de hacer apoyo sectorial. Hay ideas de hacer fondos comunes y también exigiendo hacia el Estado que se atienda la situación, como todos los gremios”. 

-Ya venía compleja la situación de los actores con los cierres de las áreas dramáticas, ¿crees que los actores ahora encuentran “un buen pretexto” para seguir despidiendo gente? 

“Claro, no pensemos que va a haber aprovechamiento en este caso, aunque bueno, siempre pasa, pero también hay que tener en cuenta que la industria de la televisión es una industria que venía en una etapa de transformación hace mucho rato, desde hace unos cinco años atrás en que todo el avisaje que antes se hacían por radio y televisión empiezan a fugarse a otras plataformas. Entonces los recursos que habían para hacer algo como Sucupira ya no existen, por ejemplo, los salarios que los actores ganábamos en una época en que había mucha plata, hoy día son impensables. Todo va ajustándose”. 

-¿Hay nostalgia al recordar los tiempos de Sucupira, u otras teleseries de las 20:00 horas de antaño?, ¿Volverán alguna vez esa época dorada de las producciones nacionales? 

“No, eso ya no vuelve, porque toda esa plata para esas producciones salía de la publicidad vendida por pantalla y hoy día eso no existe, y seguramente va ir existiendo cada vez menos en la medida que haya otras plataformas como internet donde las empresas sigan poniendo publicidad, por lo tanto ese tiempo glorioso entre 1995 y el 2005 se terminó definitivamente”. 

-¿Hacia dónde va la industria? 

“No lo sé, nadie lo sabe muy bien. Yo creo que estamos en proceso de reinvención, de acomodo, pero hay que tener buena pierna para eso, hay que tener agilidad, rapidez, hay que tener soltura de mente y cuesta, cuesta porque además la plata no es tuya, es de algún empresario que la soltará de a poquito”. 

Todas las medidas posibles para cuidarse 

-¿Qué llamado le harías a la gente para que se cuide y se tome en serio el coronavirus? 

“Lo primero es que hay que tomar todas las medidas que sean posibles. Hay muchas cosas que sirven. Limpiar las calles también sirve. Es cierto que nunca ninguna medida va a ser 100% efectiva. Hace poco teníamos toda una polémica por el uso de las mascarillas, que sí, que no… Hay que salir con mascarilla y punto. Si eso evita la posibilidad de un contagio, bienvenido sea. No hay que entrar en la polémica de que esto sirve, que esto sí sirve. Yo creo que mientras más medidas podamos tomar para asegurar la vida nuestra y de los demás, hagámoslo y no nos enfrasquemos en discusiones que son jodidas y mala onda, no vale la pena”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital