Crédito fotografía: 
Cedida
La obra protagonizada por Héctor Morales, Marcela Salinas, Belén Herrera y dirigida por Paula Aros Gho se presentó por primera vez en el valle del Limarí

¿Imaginas ver una obra de teatro y a la vez interactuar con equipos tecnológicos como celulares? Pues muchas personas ya no tienen que imaginarlo, ya que así fue la puesta en escena de la obra “Granada”, que el pasado  sábado 27 de febrero tuvo su estreno nacional en la comuna de Ovalle.

El lugar no fue precisamente la sala de teatro del TMO sino un campo abierto de la comuna ovallina -hasta donde los asistentes llegaron en buses de acercamiento- y donde comenzaron a vivir esta experiencia, en la que contemplaron la acción a la distancia, con un hermoso paisaje adornado por el valle limarino y los cambios de luces naturales, propios del atardecer de la zona, mientras que a través de audífonos personales se escuchaba la voz de una mujer que narraba las acciones que sucedían frente a sus ojos, más textos de los propios personajes.

La nueva obra dirigida por Paula Aros Gho y escrita por el joven autor contemporáneo Nicolás Lange y protagonizada por nos mostró imágenes dinámicas, disruptivas y políticas, que abordan temas contingentes sobre la violencia de género y sus orígenes; a través de la historia de la única violación no impune del Olimpo, la de Perséfone hija de Deméter y Zeus, raptada por su tío Hades.

Las actrices Marcela Salinas, Belén Herrera, y el actor Héctor Morales, en compañía de las actrices locales Eloa Da Silva, Carolina Mallea y Marcela Robles fueron los encargados de dar vida a “Granada”, nombre que alude a que las semillas del fruto se utilizaban como método anticonceptivo en la antigua Grecia. Perséfone, secuestrada y violada por su tío Hades, acepta la condición que su agresor le impone a cambio de su libertad: volver con él una temporada al año. Pero sólo accede después de haber comido semillas del fruto de la Granada. Acción leída como un pasaporte de su libertad sexual y reproductiva; haciendo su efecto doblemente explosivo: como fruto que recuerda la soberanía del cuerpo de la mujer, y como arma explosiva que destruye la representación y apropiación del cuerpo sexual y reproductivo de las mujeres: el origen del problema patriarcal. 

Al respecto Aros señaló que “este es un proyecto que necesita expandirse, necesita comunicar estas ideas y estas demandas que se están levantando de manera fuerte y definitivamente este escenario ya tiene vida propia y eso es maravilloso; sobre todo en tiempos de pandemia hemos tenido que buscar formas originales para continuar haciendo teatro, hacerlo en este lugar nos permite poder seguir en contacto con el público mientras que a la vez todos nos resguardamos”.

Completamente rupturista y mágica fue esta coproducción entre el Teatro Municipal de Valle TMO y los fondos de emergencias obtenidos por el Fondart 2020, en la que estuvieron presente más de 100 personas de Sotaquí, Cerrillos de Tamaya, Algarrobo de Recoleta, Barraza y Talhuén  como parte del programa “El Teatro lo hacemos todos” y público fidelizado del TMO.

“Estamos muy contentos de haber podido llevar a cabo el estreno de este montaje en Ovalle, de forma presencial, en un formato diferente, en un territorio distinto –ya que no fue en nuestra sala como es de costumbre- y la verdad es que fue una gran instancia de diálogo a través de las artes escénicas, en el que salimos al territorio; una forma cómoda y segura de poder entregar la opción a nuestros públicos de poder disfrutar y vibrar con el teatro” así lo manifestó el director ejecutivo de la Corporación Cultural Municipal de Ovalle, Ifman Huerta Saavedra.

 

Previo al estreno

Debido a la pandemia, los ensayos previos para el montaje se desarrollaron por zoom y unos días antes, en Santiago, tuvieron la oportunidad de trabajar lo que sería esta puesta en escena. Sin embargo, esta obra era distinta otras en las que habían participado por lo que durante 4 días el TMO fue su sala de ensayo durante las jornadas diurnas, mientras que en las vespertinas el lugar del estreno los acogía. “No es la primera vez que trabajamos en forma colaborativa con el TMO y la verdad es que para todo el equipo ha sido muy grato –muy intenso igual porque todos estos días estuvimos en función del proyecto- en momentos se me olvidó que estábamos en pandemia porque estábamos full produciendo y creando, lo que es genial” finalizó la directora.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X