Crédito fotografía: 
Pexels
El explorador Curiosity descubrió a través de un método de "química húmeda" moléculas orgánicas desconocidas hasta la actualidad en marte, el cual no necesitó de una excavación en la superficie.

El explorador Curiosity de la NASA descubrió, gracias a un nuevo experimento a bordo, moléculas orgánicas desconocidas hasta ahora en Marte, un avance que podría conducir al desarrollo de mejores herramientas en la búsqueda de rastros químicos que den señales de vida en otros planetas.

Aunque ninguna de las moléculas orgánicas identificadas en la arena es un signo inequívoco de vida, el estudio, publicado este lunes en la revista Nature Astronomy, sugiere que la técnica de experimentación a bordo del róver, que no requirió que éste perforara, podría ser un método eficaz para buscar moléculas orgánicas en futuras misiones de exploración espacial.

Curiosity, en búsqueda de señales de vida

Desde su aterrizaje en Marte en agosto de 2012, una de las principales misiones del Curiosity ha sido buscar rastros de moléculas orgánicas y señales de vida en los antiguos entornos habitables del Planeta Rojo en el cráter Gale.

Pero justo cuando los científicos de la NASA se preparaban para ejecutar por primera vez su experimento de “química húmeda” y tomar muestras de la roca marciana en la base del Monte Sharp, su taladro dejó de funcionar de repente.

Error fuerza a cambio de marcha

Los científicos de la NASA cambiaron entonces de estrategia y desarrollaron un sistema revisado para que el “laboratorio de química húmeda” comprobara la presencia de sustancias orgánicas. En lugar de pulverizar las muestras de roca hasta convertirlas en polvo, se introdujo en el laboratorio un poco de arena suelta que ya se había recogido en la playa de Ogunquit.}

Según la NASA, este cambio era crucial, ya que laboratorio a bordo incluye solo nueve vasos de disolvente que pueden utilizarse una sola vez cada una. Por este motivo, los investigadores deben ser muy exigentes con las muestras que eligen.

La importancia del disolvente

Dado que cualquier rastro de compuestos orgánicos en Marte podría descomponerse fácilmente al calentarse, los disolventes ayudan a realizar análisis químicos sin descomponer las moléculas, convirtiéndolas en formas derivadas.

Como señala el medio científico Science Alert, este es un sistema inteligentemente diseñado que permite a científicos analizar rápidamente el suelo marciano desde la Tierra. Sin embargo, a finales de 2016, este método nunca se había puesto a prueba.

Así, el equipo de la NASA, sin realmente sospechar que la arena de Ogunquit fuera rica en materia orgánica, decidió de todas formas analizarla por temor de no poder seguir perforando en el Planeta Rojo.

Compuestos orgánicos nunca identificados en Marte

Al romper el primer sello de la arena de Ogunquit, los investigadores encontraron varios compuestos orgánicos, entre ellos amoníaco y ácido benzoico. Algunos de los compuestos orgánicos nunca se habían identificado en Marte.

Las pruebas también indicaron la presencia de otras moléculas, como fosfórico, fenol, varias moléculas con nitrógeno y “compuestos de alto peso molecular aún no identificados”.

“Este experimento de derivatización en Marte ha ampliado el inventario de moléculas presentes en las muestras marcianas y ha demostrado ser una poderosa herramienta que permite seguir buscando moléculas orgánicas polares de relevancia biótica o prebiótica”, señalan los científicos en el estudio, dirigido por la astrobióloga Maëva Millan, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Experimento exitoso sin la necesidad del taladro

Después de más de un año sin utilizar el taladro del Curiosity, ingenieros en la Tierra pudieron arreglar el taladro del astromóvil y volver a ponerlo en marcha. No obstante, para entonces, ya sabíamos que las tazas de química húmeda podían funcionar.

Se esperan más resultados de las pruebas. Por ejemplo, en 2019, el segundo vaso estaba listo para ser utilizado para una muestra de roca arcillosa de más arriba del Monte Sharp.

También se está preparando una futura misión al Planeta Rojo en 2030 para recoger las muestras del róver Curiosity.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X