Crédito fotografía: 
Cedida
El tradicional encuentro literario que se realizaba cada mes de febrero se rehúsa a desaparecer y se posterga para el mes de agosto, con la esperanza de poder albergar actividades presenciales. Escritores valoraron la medida, recalcando que eventos como este cumplen una función importante en el desarrollo e incentivo de la lectura en la ciudadanía.

Por: Zoe Arévalo

Debido a que la zona enfrenta meses difíciles por la pandemia, el alcalde Roberto Jacob aseguró que la Feria del Libro y La Cultura de La Serena, que tradicionalmente se realizaba en el mes de febrero, será postergada para el mes de agosto de 2021, con la esperanza de que la situación sanitaria mejore y pueda ser un evento con público presencial. 

“Debido a la situación actual se decidió cambiar la fecha de la Feria del Libro (…), coincidiendo con el mes de aniversario y esperando que a esas alturas las cosas hayan mejorado. Sabemos la importancia de esta actividad, que cuenta con financiamiento del Fondo de Cultura, por lo que, además, estamos evaluando cambiar el lugar para garantizar que sea un evento presencial y que el público pueda asistir con tranquilidad”, señaló el edil. 

La Feria del Libro de La Serena acumula 35 versiones celebradas hasta febrero de 2020, de manera consecutiva, y ha sido considerada como uno de los eventos más importantes de la cultura en la Región de Coquimbo, ya que cuenta con la participación de renombrados escritores nacionales e internacionales. 

El poeta patrimonialista y editor de libros, Arturo Volantines, comentó que la realización de la feria en el contexto actual “es significativo, porque los trabajadores de la cultura en el país han estado pasando por una situación financiera muy grave”, agregando que “me parece bastante razonable que se postergue”. 

“Es un gesto que va directamente hacía a los lectores y a la gente que no solamente está dedicada como editor o escritor, sino que también a la comunidad. Un gesto que habla de la importancia que puede tener la lectura en esta ciudad. Es una grata noticia, porque se veía más como un evento turístico que un evento cultural, y esto viene a decir lo contrario y a mostrar un cambio al respecto”, sostuvo por su parte el escritor Nibaldo Acero. 

El artista además, aseguró que la postergación y  no cancelación del evento es un golpe de timón para los lectores de la comunidad, ya que tiene una importancia cultural, informativa, de formación ciudadana y literaria. 

En tanto, el poeta Volantines mencionó que eventos como este cumplen una función muy profunda en el desarrollo e incentivo de la lectura, pues “no son solamente algo distractivo, sino que son una verdadera inversión a largo plazo, entonces es muy importante que se mantengan, porque mientras el libro esté vivo y hayan lectores, tenemos la posibilidad de cambio”.

Sin embargo, el poeta aseguró que es necesario que la nueva versión de la Feria del Libro y La Lectura sea democrática, pues todos los trabajadores de esta industria deberían formar parte de este evento. Además comentó que los encargados de gestionar la feria deben tener el conocimiento para dirigirla. 

Volantines agregó que “hay que aprender de eventos que si tienen una resonancia internacional y estar atentos, porque no solo se trata de cumplimientos, sino que también tiene que ser algo que se lleve en el espíritu, que no sea un trámite sino un esfuerzo verdadero”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X