• En la imagen se puede ver a los integrantes de Los Vikings 5 junto a los menores que serán parte del show.
  • La banda porteña lleva más de un año preparando el concierto de aniversario, con el que pretenden llegar a todo Chile y Sudamérica.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
A días de vivir una de las presentaciones más importantes de su carrera, el director del conjunto coquimbano adelanta las novedades que promete el show, además de hacer un repaso por los principales hitos de la banda. En conversación con El Día, recuerda con emoción la calidad humana y musical de su padre, el gran “Chagua” Núñez.

Un espectáculo lleno de emociones es el que prepara la banda regional Los Vikings 5 para celebrar sus 50 años de historia. Y es que los músicos porteños llevan varios meses alistando una presentación inédita en la comuna de Coquimbo, la que pretenden replicar en otros rincones del país.

Como una manera de agradecer el cariño de su tierra, los exponentes de la cumbia chilena brindarán un concierto gratuito el próximo viernes 31 de mayo en el corazón del Barrio Inglés, a las 20:30 horas, donde además de hacer un repaso por sus mayores éxitos, se la jugarán con nuevos formatos.

“Llevamos más de un año planificando este show. Siempre hemos cobrado, pero al cumplir 50 años quisimos hacer un regalo a nuestra gente. Será una locura, un concierto nunca antes visto”, Ángel Núñez, director de la banda

En conversación con El Día, Ángel Núñez, director del conjunto, cuenta que “nos estamos preparando con varias locuras. Lo más típico habría sido hacer un show común y corriente, pero quisimos ir más allá, atrevernos a hacer cosas distintas y que el público vea algo novedoso”.

Regalo para el puerto

El evento, que está pensado para dos horas y media de duración, se dividirá en cinco etapas. La primera de ellas consiste en una obra de teatro que recreará los inicios de la banda, destacando hitos como el momento en el que se reunieron para grabar su primera canción.

“Estaremos caracterizados de la época, con los pantalones pata de elefante, las tradicionales patillas y cortes de pelo. Va a ser en un barco carpintero, que era donde mi padre trabajaba y nacían todas las ideas de la música”, detalla Núñez sobre la escena que no superará los 20 minutos.

Los Vikings 5 junto a los actores que serán parte de la obra de teatro que abrirá la presentación del cumpleaños número 50 del conjunto nortino.

Luego se dará paso a la presentación de los fundadores de la agrupación coquimbana, entre los que destaca el fallecido Edson Onofre “Chagua” Núñez, quien tendrá una especial participación en el show de aniversario. Al igual que su hermano Juan Núñez, que reside en el extranjero.

“De los cinco, quedan tres que están aquí en Coquimbo, ellos van a subir al escenario esa noche, mientras que habrá un video de mi papá (“Chagua”) cantando en una de las pantallas y uno de mi tío tocando las timbaletas. Haremos ese homenaje porque sin ellos esto no existiría”, señaló.

Si bien en un principio la idea era que Juan estuviera presente en el evento, sus problemas de salud no se lo permitieron, Según cuenta su sobrino, “él ya está alejado de la música por su impedimento físico, tampoco puede recibir emociones fuertes que lo pongan en peligro. El médico le dijo que no era aconsejable viajar”.   

50 años más

El talento y perseverancia de tres generaciones han hecho posible que Los Vikings 5 celebren medio siglo de fiesta. Lejos de parar, con este cumpleaños quieren demostrar sus ansias de seguir siendo los embajadores de la movida tropical chilena, infaltables en las festividades familiares.

Por este motivo, se dará un espacio a la actuación de un semillero de artistas, niños entre 10 y 12 años que fueron reclutados del Liceo de Artes Claudio Arrau. Los pequeños, que estarán liderados por una voz femenina, harán una representación de la banda, como símbolo de su proyección.

2 horas y media durará el evento "Los Vikings 5, la fiesta de todos: 50 aniversario", que se realizará el 31 de mayo en el barrio inglés de Coquimbo

Hacia el final del show, los artistas se la jugarán con una fusión mambo jazz, donde tocarán de la mano del clan Cuturrufo y Wilson Briceño, hermano del fallecido “Parquímetro”, quien dejó de existir el pasado 07 de mayo producto de un ataque al corazón.

Con evidente emoción, Ángel Núñez revela que “Héctor Briceño iba a estar presente (en la celebración de aniversario de Los Vikings), de hecho habíamos ensayado y le habíamos comprado sus pasajes, estaba todo coordinado”, pero lamentablemente la vida le tenía preparada otra cosa.

Por último el broche de oro será la inédita fusión de la cumbia tropical con la orquesta sinfónica, donde se presentarán 30 músicos más los ocho integrantes de la banda porteña. “Es una locura, mezclamos la cumbia del pueblo con música docta. En Chile nunca se ha hecho algo parecido y  ya tenemos 12 canciones listas”, precisa.

La intención de Los Vikings 5 es poder realizar el espectáculo fuera de nuestras fronteras, lo que ya ha sido conversado con productores y canales de televisión. “Vamos a ver cómo resulta, cómo es la respuesta de la gente y cómo funcionan estos cinco aspectos de las artes. Queremos llevarlo a las principales ciudades de Chile y Sudamérica”.

Herencia musical

¿Cuál es la clave para mantenerse vigentes? Es una pregunta recurrente a lo largo de su historia, la que se remonta a 1969, cuando Juan Núñez, quien lleva varios años viviendo en España, reunió a cuatro jóvenes de la población Gabriela Mistral para formar la agrupación ícono del festejo porteño.

Fue así como Núñez, Guillermo Montero (en la primera guitarra), Mario García (bajista), Eduardo Aranda (segunda guitarra) y el “Chagua”, fueron los artífices de éxitos como “Mi Negro”, “Linda Provinciana”, “Don Goyo” y la grabación en ritmo tropical de “Candombe para José”, canciones que se transformaron en verdaderos himnos para la zona norte.

En la fotografía, Ángel Núñez, director de la banda, en la nueva fábrica de muebles ubicada en Avenida La Cantera.

Ángel Núñez señala que “es complicado, no creo tener una respuesta certera, si la tuviera estaría formando miles de grupos” (rié). Reflexiona y continúa. “Es una fórmula que se da sola. No te podría decir exactamente qué es, pero me imagino que es un tema de identificación con la banda, que está en el ADN e inconsciente colectivo de las personas”.

En esta línea, agrega que “los niños van creciendo con esa herencia musical y cuando son adultos rememoran las fiestas familiares en compañía de los Vikings 5 y se viene todo ese recuerdo de los bautizos, años nuevos y cumpleaños. Estamos involucrados en esa historia cuando la gente va a divertirse”.

Si bien con el correr de los años han tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías y plataformas, asegura que han sabido mantener la esencia y la magia de la formación original. “Se da de manera innata porque la base musical es la misma, los sonidos, ritmos y la forma de tocar se da natural”.

Entre muebles y música

Mientras nacía su amor por la música, Edson Onofre “Chagua” Núñez confeccionaba muebles en el patio de su casa, mismo lugar donde más tarde se realizarían los primeros ensayos del grupo. “Con mi hermano (Edson) nacimos entre viruta, palos, madera y cumbia”, cuenta Ángel.

10 integrantes componen actualmente la banda de cumbia que nació el año 1969 en la población Gabriela Mistral

“Nos criamos escuchando sus canciones. Siempre nos gustó, nunca fue impuesto, de hecho estudiamos una carrera, pero la música fue más potente y poderosa. Soñábamos con estar arriba de un escenario”, comenta al recordar su infancia y los inicios del grupo de cumbia.

Se emociona al rememorar aquella época en la que “tocábamos guitarra con palos de escoba y con latas de leche y cartón hacíamos baterías. Él (su padre) siempre decía que lo más lindo que le entregó la música era estar sobre el escenario junto a sus dos hijos, primero con mi hermano y después conmigo”.

La conocida mueblería de Los Vikings 5, cuya fábrica está ubicada en Avenida La Cantera, nació el año 1962 y hoy persiste como un gran negocio familiar. “Surge antes de la banda, mi papá antes de ser cantante era mueblista. Siempre se ha complementado perfectamente con nuestra carrera artística”.

Varios son los integrantes de Los Vikings 5 que trabajan en el negocio familiar de la mueblería, el que nace en 1962 en el patio de la casa del fallecido "Chagua" Núñez.

Para los músicos coquimbanos es fundamental contar con esta fuente de ingresos, la que les ha permitido darle trabajo a su gente y tener una mayor independencia. “En la época mala de la música, este rubro ayudó mucho a que Los Vikings 5 pudieran continuar y viceversa”.

Asimismo, añade que “varios integrantes de la banda trabajan o han trabajado en la mueblería. Hoy en día ninguna empresa te permite salir dos o tres veces al mes, que es algo habitual en este trabajo, pero nosotros sí, nos adaptamos. Entonces, tenemos esa posibilidad”.

Sin duda uno de los momentos más difíciles que han enfrentado, fue la destrucción del taller de muebles de Baquedano tras el terremoto y tsunami del 2015. Lo perdieron todo. No solo las máquinas quedaron bajo el agua, sino que también miles de fotografías y memorias que fueron consumidas en cosa de segundos.

“Ahora uno lo puede contar como una anécdota, como un dato histórico, pero en ese minuto fue devastador. Fue terrible porque en horas pierdes todo por lo que has luchado, el trabajo de mi padre, mis hermanos, mi madre, la familia entera. No quedó nada, quedamos en la calle”.

El inesperado regalo del “Chagua”

Pese a que el 16S fue un suceso de mucho dolor y desesperación para Los Vikings 5, también significó una oportunidad de unión. “Quedamos una semana en un caos y locura total, no sabíamos que hacer. Habían 20 personas que dependían de nosotros y necesitaban llevar plata a sus casas”.

Además de lo material, “los sentimientos y recuerdos no los podíamos comprar en ningún lado. Se fue todo aquello que atesoramos y guardamos con cariño. Todas las fotografías del inicio de la banda, esas que mirábamos con tanto amor, se las llevó el mar, pero hubo un detalle importante”.

"La gente rememora las fiestas familiares en compañía de los Vikings 5 y se viene todo ese recuerdo de los bautizos, años nuevos y cumpleaños. Estamos involucrados en la historia de la comunidad", Ángel Núñez, director de la banda

En este punto, Ángel Núñez relata una de las sorpresas más lindas que les dejó el “Chagua”, una muestra más de su generosidad. “En medio de la incertidumbre, nos acordamos que teníamos este terreno (en Avenida La Cantera), el que había sido comprado por mi padre 20 años antes del tsunami”.

Según cuenta, el fundador de Los Vikings 5 realizó la inversión a escondida de sus hijos, quienes le pasaban dinero cada fin de semana. “No sabíamos para que era, hasta que un día nos dijo que había comprado el sitio. Debo ser sincero, lo retamos bastante, nosotros nunca hemos querido abarcar mucho, solo vivir de manera tranquila y digna”.

Sin embargo, lo que ellos no sospechaban era que ese terreno sería la clave para recuperar lo perdido. “Estaba lleno de basura así que contratamos tres camiones para que limpiaran. Dos semanas después nos llama un trabajador y nos dice que al fondo está lleno de mallas. Con mi hermano fuimos a mirar y quedamos asombrados”.  

“Nos encontramos con tres máquinas montadas, cero kilómetro, llegar y trabajar. Fue una sorpresa absoluta y ahí nos pusimos a llorar, nos dio pena. Nosotros estábamos planificando pedir un préstamo para volver a producir y nos dejó esto. Aparte de dejarnos Los Vikings 5 y el oficio de la mueblería, nos salvó de quedar en la ruina”.

Lo que vino después fue un largo proceso de reflexión, trabajo y agradecimiento. “Se limpió, abrimos, enchufamos y todo continuó como siempre. Gracias a eso estamos acá porque cuesta mucho montar una empresa de cero. Mi papá siempre fue un visionario y adelantado para la época”, concluye. 6001iR

La Pampilla es su casa

Durante sus 50 años de trayectoria, Los Vikings 5 nunca han dejado de lado la Pampilla, convirtiéndose en los mejores embajadores de la cultura coquimbana. A lo largo de su historia, solo se han ausentado tres veces de la fiesta más grande de Chile, escenario que ha visto crecer a las tres generaciones.

“Es curioso porque termina la Pampilla y al día siguiente definimos que el próximo año no vamos a ir, porque ya es mucho, pero empieza agosto y la gente ya nos empieza a pedir. Una de las veces que no estuvimos fue el año del terremoto, cuando tocamos en Concepción y la gente nos reclamó mucho”, cuenta Ángel Núñez, director de la banda.

Respecto a ese especial arraigo con el puerto, expresa que “yo creo que es una tradición muy fuerte, es como que si no estuvieran los Vikings no habría Pampilla y eso te crea una responsabilidad porque ya no sabes qué hacer en las presentaciones. Es complicado, pero hay que dejarse llevar por lo que quiere la gente”.

Es así como 15 días antes de la festividad, consultan las preferencias de la comunidad a través de las redes sociales. De esa forma, “armamos la parrilla de canciones de acuerdo a lo que la gente quiere escuchar, que en general siempre se resume a los grandes éxitos de Los Vikings 5”.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X