Crédito fotografía: 
EFE
El cantante abordó el ascenso de su carrera, el realismo de sus letras y su compromiso con la situación social que vive Chile. Actualmente se encuentra nominado a los Grammy Latino junto a Bad Bunny y Duki por la colaboración "Hablamos Mañana".

Con tan solo 20 años y a dos del lanzamiento de su primer mixtape, Pablo Chill-E se ha transformado en una de las voces más potentes e influyentes del trap nacional gracias a una música que califica como "contestataria" y que de momento ya le ha valido una nominación a los Grammy Latino 2020.

Su sencillo "Hablamos Mañana", en el que colaboró el puertorriqueño Bad Bunny, es candidato a ese galardón como mejor fusión urbana y ha proyectado la carrera Pablo Chill-E (quien responde al nombre real Pablo Acevedo) a nivel internacional.

"Cuando escuchen las canciones no las tomen como ejemplo, sino que vean las enseñanzas en lo que cantamos", Pablo Chill-E.

En entrevista con Efe, el joven cantante abordó el ascenso de su carrera, el realismo de sus letras y su compromiso con la situación social que vive el país, haciendo un llamado a la población a ir votar "para cambiar Chile" en el próximo 25 de octubre, día en que mediante un plebiscito la ciudadanía decidirá si cambia o no la actual Constitución de la dictadura de Augusto Pinochet.

¿Cómo recibiste la noticia de tu nominación?

"Fue de la nada, como todas las noticias que me llegan que son fugaces, no me di ni cuenta. Bonita sorpresa.

¿Cuándo empezaste a hacer música?

"Empecé cuando tenía 14 años, cuando fui al estudio de un amigo que se llama VH, que es mi productora hasta el día de hoy. Yo me montaba en beats de americanos y hacía mis propias letras".

¿Qué referentes tenías al momento de empezar y cuáles te acompañan hasta hoy?

"El máximo referente del reguetón es Daddy Yankee. Me crié con pura música de Don Omar, Jowell y Randy, la vieja escuela del reguetón. Pero en mi casa se escuchaba mucha cumbia, también Elvis Presley, con mi abuelo escuchábamos harto Sandro. Y de Chile, Jorge González.

El trap es la calle

Pablo Chill-e lanzó en 2018 uno de los sencillos más críticos e impugnadores del último tiempo: "Facts", que cuenta con casi 10 millones de reproducciones en Youtube y describe con crudeza la desigualdad que se vive en Chile.

¿Por qué crees que tu música se masificó? El año pasado fuiste de los artistas más escuchados en Spotify.

"Porque es contestataria y estamos en un momento en que la gente, la sociedad, todos estamos más contestatarios hacia el sistema, hacia todo lo que nos quiere encerrar. La burbuja en la que querían que estuviéramos ya la rompimos hace rato y mi música es como una aguja que la rompe".

Tus letras son directas, no camuflas nada.

"Mi música refleja la realidad. Yo canto de todo lo que pasa en la calle y además de las injusticias que sufre el pueblo.

El trap no solamente se trata de puro 'huevear'. El trap viene de trampa, y para mí trampa es lo mismo que hampa. De ahí vienen muchas cosas que se cantan en el trap, la pobreza y la delincuencia que se genera. El trap es la calle".

De los temas que has sacado en el ultimo tiempo, ¿Hay alguno al que le tengas un cariño especial?

"Ultimamente le he agarrado harto cariño al tema "Maleantes", que hice con Julianno Sosa y Keylon, más que nada porque mi hermano está privado de libertad y lo extrañamos, lo extraña su familia en su casa, lo extraña su hijo. Ese tema cuando lo escucho me llega un poco".

¿Cómo ha sido recibida tu llegada en la industria musical de Chile? ¿Ha existido apoyo?

"Entre los que nos conocíamos en ese momento siempre hubo colaboración. Ahora, de los referentes más grandes de Chile, me ha dando la bendición Ana Tijoux, que es alguien importante, C-Funk, Camilo, Inti Illimani, Quilapayún. Ya todos abrieron la mente".

¿Pasa lo mismo con artistas latinoamericanos?

"Yo encuentro que igual se daba de antes. Con el Duki (cantante argentino) yo siempre voy a estar agradecido porque miró para otro país hermano de latinoamérica".

Compromiso social

Durante las protestas que tuvieron lugar en Chile en octubre del año pasado, con un saldo de decenas de muertos y cientos de mutilados oculares por la acción violenta de Carabineros, se vio al artista distribuyendo limones entre los manifestantes para resistir los efectos del gas lacrimógeno.

¿Qué te pasó con el estallido social del año pasado?

"Desde ahí empezó a quedar la zorra (a quedar destrozado), pero era lo que obviamente se venía, porque ya son muchas las injusticias. A mí como artista, como a todos los artistas, se nos fue a la mierda todo por los eventos, pero me da lo mismo, la gente tenía que salir a la calle".

¿Qué planeas hacer para seguir creciendo, ahora que la proyección internacional está sobre la mesa?

"Seguir invirtiendo e ir mejorando la calidad. Levantar mi carrera y después levantar Shishigang Records, pensando en fomentar la música entre los jóvenes y la industria aquí en Chile".

¿Qué mensaje le enviarías a la gente que te conoce y que está camino a encontrarse con tu música?

"Que se deje llevar por lo bueno, que cuando escuchen las canciones no las tomen como ejemplo, sino que vean las enseñanzas en lo que cantamos. Me refiero más que nada a las canciones antiguas porque ya estoy cambiando un poco las letras (se ríe). Que fluyan, que piensen bien lo que van a votar y que vayan a votar para cambiar Chile".

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día