• Los Vikings 5 esperan que se solucionen los problemas sociales para volver a la actividad cultural.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
“Si se dan las tocatas se dan si no, no. No podemos navegar contra la corriente”, comentó Ángel Núñez sobre el presente de la banda emblema de la cumbia local, en medio del escenario más complejo que han enfrentado los músicos nacionales y con año nuevo a semanas de distancia.

Como gran parte de la población, los músicos de la agrupación emblema de Coquimbo, Los Vikings 5, se encuentran en una paradoja algo complicada producto de la crisis social que enfrenta Chile. Por un lado, demandas justas por parte de la sociedad y, por otro, un estallido con tal fuerza que ha impedido el normal desarrollo de las actividades culturales y de entretención en la región, lo que es para ellos su pasión y su trabajo.

Ángel Núñez, confirmó a El Día que “está todo absolutamente detenido por la contingencia, sin eventos, sin tocatas. Hemos hecho algunas, apoyando la causa, pero remunerada… nada”, comenta en contacto telefónico. Sin ahondar en “temas de política”, conversó sobre el escenario que enfrentan los músicos y se sinceró sobre el presente de Los Vikings 5.

Resignados

Para los intérpretes de “De Coquimbo Soy”, “año normal” está copado de tocatas cada fin de semana, en diferentes partes del país, “siempre estamos en acción”, comenta. Sin embargo, admite que “la situación ahora no es lo ‘normal’ por así decirlo. Afecta y a todos, no solo a uno. Afecta parejo a todo el mundo musical”, agrega Núñez.

“Está todo absolutamente detenido por la contingencia, sin eventos, sin tocatas. Hemos hecho algunas, apoyando la causa, pero remunerada… nada”, Ángel Nuñez, músico

El escenario es más complejo aún para la cumbia, cuando se acerca año nuevo y ya hay comunas que han confirmado la suspensión de grandes fiestas para recibir el 2020 y la sociedad en general parece tendiente a no celebrar tanto este año, considerando la contingencia, marcada por el descontento social que parece no acabar y con hechos de violencia que mantiene temerosos a muchos.

No les ha quedado más remedio que tomarlo como “unas mini vacaciones”, comenta el músico. “Como todos los años, había requerimientos, tocatas por todos lados, pero igual estamos resignados. Si se dan las tocatas, se dan, si no, no. No podemos navegar contra la corriente”, sostiene.

Proceso de cambios

Admite que se ven complicados porque “si, es de lo que se vivie”, sin embargo aclara que “todo está en un proceso de cambio y nosotros no podemos sugerir cosas que van en desacuerdo a lo que estamos viviendo”. Tienen algunos ahorros “como para sustentar o ajustarse el cinturón, como todos los chilenos”, indica, mientras esperan que “los cambios se den y poder continuar con nuestros eventos”, agrega Nuñez.

Sobre el momento que enfrenta el país, prefiere no ahondar en discusiones de política y dice que “es difícil dar una opinión muy certera, pero como lo veo, hay cosas en las que estamos absolutamente de acuerdo, en lo que la gente está pidiendo. De alguna u otra manera, en las primeras marchas nosotros salimos con la bandera chilena, a exigir la igualdad, la dignidad. En eso estamos plenamente de acuerdo, en lo que se solicita”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital