Crédito fotografía: 
Referencial / El Día
Este tradicional espacio se remonta a 1988, cuando la izquierda puso en funcionamiento una original campaña política, la más creativa de la historia del país, que logró contra todo pronóstico, sacar a Augusto Pinochet del poder tras 17 años de dictadura (1973-1990).

La franja televisiva del histórico plebiscito sobre una nueva Constitución arranca este viernes, una instancia "decisiva" de la campaña que comenzó hace un mes en plena pandemia y que se espera con expectación en el país, donde esta forma de propaganda electoral cuenta con una larga tradición.

La campaña del referéndum, la votación más importante desde la vuelta a la democracia en 1990, empezó el pasado 25 de septiembre con restricciones sanitarias por la COVID-19 que obligaron a los partidos a volcar sus esfuerzos en hacer propaganda en Internet en lugar de los mítines, el volanteo y el usual puerta a puerta.

En este contexto, la politóloga de la Universidad Diego Portales, Carolina Garrido, explicó a Efe que el rol de los contenidos televisivos será "decisivo" para que los chilenos decidan entre "aprobar" la creación de una nueva Carta Magna o "rechazar" y mantener la actual, redactada en 1980 durante la dictadura militar (1973-1990).

“Momento crucial”

"Estamos en un momento crucial para la historia de Chile en el que es clave el cómo los partidos le hablan a la ciudadanía. La franja implica un gran desafío debido al contexto sanitario complejo", explicó Garrido.

El referéndum del próximo 25 de octubre abre por primera vez la posibilidad de hacer cambios profundos en el modelo político y económico de Chile, de corte neoliberal, y pretende responder los reclamos por una sociedad más igualitaria que surgieron con el estallido social a finales de 2019.

"Esperamos que esta franja sea un aporte para la democracia y sirva para enriquecer el debate de todos los chilenos", afirmó la presidenta del Consejo Nacional de Televisión de Chile, Catalina Parot.

El 'Apruebo' aboga por la participación ciudadana

La opción de aprobar una nueva Carta Magna, que todos los sondeos dan por vencedora, será difundida por varios comandos formados por partidos de izquierda y centro, que han optado por incorporar la participación ciudadana a sus contenidos, al estilo de la "campaña del no" de 1988.

El grupo izquierdista "Apruebo Chile Digno" cedió la totalidad de su tiempo en la franja a un total de 120 organizaciones sociales, que armaron una campaña sin rostros políticos y construida gracias a a la participación voluntaria de directores, técnicos audiovisuales, músicos y actores chilenos.

"Esta campaña nace desde la calle, es íntegramente ciudadana y evoca el sentido ético de los chilenos", explicó a Efe Caffiero, el cineasta que dirigió los contenidos de este comando.

En sus anuncios, habrá alusiones directas a la actual crisis social que vive Chile y a la "necesidad de hacer cambios en el modelo socioeconómico del país", señaló el director.

La franja contará con la imagen de Fabiola Campillai y Gustavo Gatica, que se convirtieron en mártires del estallido social tras quedar ciegos por el impacto de un bote de gas y balín respectivamente, y que sirvieron para denunciar el elevado número de heridos oculares que dejó la represión policial durante las marchas.

La derecha, entre el 'Rechazo' y la libre elección

Por otro lado, los partidos de derecha lanzarán mensajes más ambiguos, que se mueven entre el tono familiar y de libre elección de cada persona y la defensa de hacer reformas a la actual Carta Magna sin necesidad de redactar una nueva.

Así, el partido oficialista Renovación Nacional, que dio libertad a sus candidatos para posicionarse entre las dos opciones, mostrará en sus mensajes en pos de la unidad al margen de la diversidad de opiniones que pueden tener las personas sobre la necesidad o no de una nueva Constitución.

"No haremos alusiones al estallido, nuestro mensaje es de unidad para enfrentar los desafíos que se nos vienen y con un tono familiar", explicaron a Efe fuentes del partido.

En tanto, los derechistas Partido Republicano (PR) y la Unión Demócrata Independiente (UDI), los únicos partidos que hacen campaña por el rechazo a una nueva Constitución, se han mantenido discretos sobre los contenidos de la franja.

En lo que va de campaña, estas agrupaciones han elaborado su discurso en torno al lema de "rechazar para reformar", que plantea que es posible hacer cambios sin necesidad de esperar dos años que consideran llenos de "incertidumbres" hasta que pueda estar redactada una nueva Carta Magna.

La tradición de la franja en Chile

La tradición de la franja televisiva en Chile se remonta a 1988, cuando la izquierda puso en funcionamiento una original campaña política, la más creativa de la historia del país, que logró contra todo pronóstico, sacar a Augusto Pinochet del poder tras 17 años de dictadura (1973-1990).

La fórmula publicitaria fue "recurrir al sentimiento de paz y de bienestar" para alejar el discurso de la franja de las desgracias del régimen de Pinochet, explicó a Efe Eugenio García, director de la icónica campaña.

Al más puro estilo del 'positive thinking', los anuncios "arrojaron luz" en los salones de miles de chilenos y según los expertos, fueron cruciales para que perdieran el miedo de acudir a las urnas en medio de una dictadura, y se lograra rechazar la continuidad de Pinochet en el poder, que abandonaría el cargo dos años más tarde.

La situación de Chile en 1988 y la actual "se asemejan en cuanto que son contextos sociopolíticos complejos", explicó Garrido, y aclaró que aunque "Chile no sea una dictadura, se han vivido violaciones sistemáticas de los derechos humanos" durante la actual crisis social, la más grave desde la vuelta a la democracia en 1990.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día