• Una de las metas de la reforma es crear incentivos para que los trabajadores prolonguen su vida laboral para así tener derecho a pensiones más elevadas.
Crédito fotografía: 
El Día
El ministro subrayó que la reforma que está actualmente en el Congreso pretende, por otra parte, consolidar el principio de que "las cotizaciones son del trabajador" y que es él quien puede decidir sobre eventuales ajustes.

El ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg, presentó hoy ante la OCDE los principales puntos de la reforma del sistema de pensiones, que según explicó pretende introducir "mucha solidaridad" mediante una cobertura financiada con los impuestos, no con cotizaciones.

"Es mucho más justo por la vía de los impuestos", destacó a Efe al término de una primera sesión de trabajo con ocasión de la presentación del informe bienal de perspectivas de las pensiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Monckeberg afirmó que el conocido como "Club de los países desarrollados" recomienda a Chile complementar su actual sistema de pensiones, que es único entre los miembros porque se asienta únicamente en la capitalización.

Otra meta de la reforma es crear incentivos para que los trabajadores prolonguen su vida laboral para así tener derecho a pensiones más elevadas.

La tasa de reemplazo en Chile (el nivel de la pensión en porcentaje del salario antes de la jubilación) es una de las más bajas de la OCDE, en concreto del 33,5 %, sólo superior a las de México (26,4 %), Polonia (31,6 %) y Australia (32,2 %), según los últimos datos disponibles, de 2016.

Las tasas de reemplazo más fuertes son las de Holanda (96,9 %), Dinamarca (86,4 %), Italia (83,1 %) y Austria (78,4 %).

Incremento progresivo 

El ministro subrayó que la reforma que está actualmente en el Congreso pretende, por otra parte, consolidar el principio de que "las cotizaciones son del trabajador" y que es él quien puede decidir sobre eventuales ajustes.

También contempla un incremento "progresivo" de las cotizaciones para la jubilación en cuatro puntos porcentuales.

De acuerdo con los datos estandarizados de 2016 que aparecen en el estudio de la OCDE, la cotización obligatoria para las pensiones de Chile es una de las más bajas de los países miembros, del 12,38 % del salario medio.

Sólo están por debajo México (6,2 %), Corea del Sur (9 %), Australia (9,5 %) y Canadá (9,9 %).

En el otro extremo, las cotizaciones más elevadas se daban en Italia (33 %), Hungría (30,75 %) y España (28,3 %). Igualmente se superaba el umbral del 25 % en el Reino Unido (25,8 %), Francia (25,4 %) o Finlandia (25,2 %). 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X