• Corte colombiana dice que La Haya no puede modificar límites de un país
    Corte colombiana dice que La Haya no puede modificar límites de un país
Mientras en Santiago aún no se resuelve cómo se contestará la demanda boliviana, en Bogotá, una corte constitucional resolvió que La Haya entra en conflicto si busca resolver cuestiones limítrofes.

Como parte de los análisis que se hacen respecto de una postura de parte de la Corte Internacional de La Haya en la demanda que ha levantado Bolivia para obtener por medio de un fallo de esa instancia jurídica, una resolución que obligue a Chile a negociar una salida al océano con soberanía para el país andino, ha venido a darse a conocer en esta semana la posición colombiana respecto de dos fallos de la Corte Internacional de La Haya, que no han podido resolver el conflicto que Bogotá y Nicaragua mantienen sobre el archipiélago caribeño de San Andrés y Providencia.

Esto si se reflexiona sobre el punto de vista que han levantado algunos parlamentarios chilenos en orden a invocar la incompetencia de La Haya sobre una cuestión resuelta por tratados firmados en “1904, en donde la Corte por el Pacto de Bogotá no puede juzgar ni entrometerse en un tratado anterior a 1948”, según sostuvo el diputado chileno PPD Jorge Tarud, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja.

Aparentemente, los argumentos de Tarud tendrían asidero si se considera lo expuesto por la Corte Constitucional de Colombia, que resolvió que los límites de ese país no pueden ser modificados por tribunales internacionales.

EL CONFLICTO ENTRE COLOMBIA Y NICARAGUA. Para aclarar las cosas es conveniente retrotraer el asunto al año 2007, cuando La Haya determinó que, de conformidad con un tratado suscrito en 1928, las tres principales islas del archipiélago en cuestión le pertenecían a Colombia, pero no estableció la soberanía de otros cinco islotes deshabitados ni la frontera marítima con Nicaragua.

En un segundo fallo, de 2012, la corte reafirmó la propiedad colombiana de los islotes, a la vez que trazó una frontera que reconoce como nicaragüenses al menos 75.000 km2 de mar que los colombianos siempre consideraron suyos.

La decisión no fue bien recibida por Colombia. Aunque el presidente Juan Manuel Santos no ha desconocido oficialmente la sentencia, su posición es que ésta es “inaplicable”. Hasta el momento, los intentos de Nicaragua por iniciar negociaciones bilaterales no han sido correspondidos.

La Corte Constitucional colombiana resolvió que los límites del país no pueden ser modificados por La Haya, al examinar una demanda de inconstitucionalidad presentada por el Gobierno contra el Pacto de Bogotá a raíz del litigio limítrofe con Nicaragua.

El tribunal declaró que el artículo 31 de la Ley 37 de 1961 por el cual se aprobó la adhesión al Pacto de Bogotá se ajusta a la Constitución, siempre y cuando las decisiones de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre controversias limítrofes incluyan “un tratado debidamente aprobado y ratificado, en los términos del artículo 101 de la Constitución Política” de Colombia.

En consecuencia, el presidente Juan Manuel Santos dijo que los límites de Colombia con Nicaragua no serán modificados por el fallo de la CIJ, mientras no se firme un nuevo tratado con ese país.

“El fallo de la Corte de La Haya sólo se puede aplicar después de un nuevo tratado”, dijo el presidente, quien reafirmó la vigencia del Tratado Esguerra-Bárcenas firmado por los dos países en 1928 y que Nicaragua desconoce.

“La Corte Constitucional acogió, después de un estudio riguroso y serio, la tesis que hemos venido sosteniendo desde el mismo día en que salió el fallo de La Haya en noviembre de 2012 y que ratificamos en septiembre del año pasado, cuando demandé personalmente el Pacto de Bogotá”, agregó Santos.

Ese mismo mes, Nicaragua presentó dos nuevas demandas ante la Corte de La Haya, la primera que denunciaba el incumplimiento del fallo de noviembre de 2012 por parte de Colombia y una segunda, con la que busca ampliar su plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas desde su costa en el Caribe.

Según Santos, el Gobierno colombiano esperará a conocer el contenido del fallo de la Corte Constitucional “para decidir los próximos pasos”.

EN CHILE. Mientras, en nuestro país, enfrentados a la demanda de Bolivia y a las respuestas de sus autoridades a los dichos del canciller chileno Heraldo Muñoz, quien, consultado si había alguna puerta abierta para la aspiración marítima paceña, respondió: “Está cerrada para siempre, ese ha sido el planteamiento de Chile. Hoy hay una demanda en La Haya demandando soberanía, por lo tanto eso está fuera de cualquier cuestión”.

En el mismo escenario, parlamentarios chilenos afirmaron que el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet debe pedir la incompetencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) frente a la demanda marítima de Bolivia.

El senador Iván Moreira, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, declaró que “Chile está pecando de ingenuidad, porque cada vez que vamos a estos tribunales cedemos jurisdicción internacional y perdemos”.

Moreira reiteró su pedido señalando que “lo que estamos pidiendo es que no jueguen con la ingenuidad de Chile. El tribunal internacional de La Haya cada día pierde credibilidad. No legitimidad, pero credibilidad sí. Porque la manera en que está haciendo las cosas no son las más adecuadas ni se ajustan cabalmente al derecho internacional”, enfatizó.

Por su parte, el diputado Jorge Tarud, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara bBja, dijo que se está frente a una demanda que no tiene ninguna justificación en derecho.

“El tema con Bolivia fue resuelto hace 110 años y hoy se va a la Corte de La Haya señalando derechos expectaticios”, afirmó Tarud, quién agregó que esos derechos “son un invento del canciller boliviano, David Chobquehuanca”.

“Bolivia no ha dañado a Chile”

••• Explicando su demanda en La Haya, el presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que su país “nunca” ha hecho daño a Chile ni piensa hacerlo porque es una nación pacifista. “Quiero decir al pueblo chileno, Bolivia nunca ha hecho ningún daño, ni pensamos hacer daño al pueblo chileno ni a la hermana república de Chile.

Somos un país pacifista, por eso acudimos a los tribunales internacionales para que ellos juzguen, para que Bolivia vuelva al océano Pacífico con soberanía”, señaló Morales, especificando que “no es el pueblo chileno, sino grupos oligárquicos, una casta política que nunca ha pensado en su hermano país vecino” y que no ha atendido la demanda boliviana para que Chile le restituya una salida soberana al mar.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X