Crédito fotografía: 
Cedida RBB
Su objetivo era ingresar a Chile y viajar por carretera hasta Santiago para embarcar nuevamente las dos motos de agua en un avión y llevar la cocaína a Italia.

La denominada operación “Tirreno” permitió a Carabineros detener a cinco ciudadanos italianos que integrarían una organización criminal internacional dedicada al tráfico de drogas entre Perú y Europa.

Según los antecedentes preliminares de la causa, los detenidos, oriundos de Roma, utilizaban motos tipo jet ski las que trasladaban hasta Tacna para cargarlas con 103 kilos de clorhidrato de cocaína para luego pasarlas a Chile y enviarlas a Europa mediante una empresa de carga.

La alerta para la policía se activó al detectarse una camioneta con patente chilena, que era conducida por extranjeros y que transportaba las dos motos de agua.

El vehículo ingresó a Chile por el paso fronterizo Chacalluta el pasado 1 de marzo, y fue allí donde los fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas, cerca de las 14:00 horas, realizaron el procedimiento en el que se detectó el cargamento cuyo destino era Italia.

Luca Quagliuolo y Doménico Ángelo Vorro, eran los ciudadanos que transportaban los vehículos acuáticos que fueron examinados con un escáner.

Personal del 0.S.7 de Carabineros en tanto, tras tomar el procedimiento por mandanto del Ministerio Público, detectó a través de análisis científicos que el cargamento era efectivamente clorhidrato de cocaína.

Luego de ello se logró detener a otros dos ciudadanos italianos identificados como Massimiliano Beltrami, quien se trasladaba en otra camioneta y acompañaba a los primeros dos imputados, y su pareja Paola Vorro, hermana de uno de los detenidos en el primer vehículo.

A ellos se sumó Nicholas Tassone, quien también integraría la banda y fue detenido en Arica.

A los cinco italianos detenidos se les incautaron además 2.160 euros, 710 soles peruanos, 15 teléfonos celulares, cuatro motos de agua (dos de ella en una bodega en Arica, las cuales no alcanzaron a llevar a Perú para cargarlas con droga) y dos camionetas con patente chilena.

Asimismo, en Santiago se detuvo al ciudadano chileno Alejandro Chamorro Martínez, quien de acuerdo a los diligencias, era el enlace de la organización en nuestro país y quien se habría encargado de la logística proporcionando a los extranjeros medios como teléfonos celulares, entre otros.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X