• Gran parte de los contagiados son de las comunidades del norte.
Crédito fotografía: 
Efe
La situación en el norte de Gaza es calificada de "inestable" por funcionarios del Ministerio de Sanidad, país controlado por el movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en la franja desde 2007.

La Franja de Gaza, que superó hoy las veinte muertes por coronavirus, concentra gran parte de los casi 2.800 contagios en las comunidades del norte, que cuentan con una alarmante escasez de equipos médicos y donde casi un cuarto del personal hospitalario ha contraído la enfermedad.

Poco más de un mes después de que se detectaran los primeros contagios locales de coronavirus en Gaza, la franja se encuentra dividida en zonas verdes y rojas, según la tasa de casos.

En las primeras, son pocas las restricciones aún vigentes, los comercios se encuentran abiertos y la gente circula por las calles.

En las segundas, las medidas son mucho más severas y en algunas comunidades, principalmente en el norte, se mantiene el confinamiento decretado a finales del mes pasado.

Mientras que las autoridades en Gaza parecen menos alarmadas por la posibilidad de un brote masivo en el bloqueado enclave, la situación en el norte es aún motivo de preocupación y ha sido calificada de "inestable" por funcionarios del Ministerio de Sanidad, controlado por el movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en la franja desde 2007.

"En el norte tenemos el mayor índice de pruebas realizadas en la franja, pero aun así no son suficientes porque el número de contagios es mayor, la densidad de población es mayor y el número de muertos es más grave, por eso se clasifica como zona roja", explica a Efe Ahmed Al Jalut, director general del hospital Kamal Adwan, en la ciudad de Yabalía, en el norte de Gaza.

En las comunidades cercanas al hospital, el índice de casos desde la detección de los primeros contagios locales es de 240 cada 100.000 personas, superior al de ciudades como Gaza capital, con 197.

Jalut advierte de que, además de la importante escasez de pruebas de la covid-19, están especialmente preocupados por la falta de mascarillas, lo que, dice, obliga al personal médico a cambiársela solo una vez al día, en lugar de cada cuatro o seis horas.

"Solo tenemos cuatro camas de cuidados intensivos y francamente no podremos contener la situación si la pandemia alcanza tasas de contagio graves y los hospitales designados por el Ministerio de Sanidad para recibir a los infectados se llenan", señaló.

Alerta con preocupación de que en los tres hospitales del norte de la franja casi una cuarta parte del personal médico contrajo el virus desde el comienzo de la pandemia.

Dos nuevas muertes por la enfermedad elevaron hoy a veintiuno los fallecidos, mientras que los contagios registrados hasta el momento son 2.791, más de 1.600 de ellos aún activos. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día