• Ante la flexibilidad del toque de queda, autoridades llamaron a ser más estrictos frente a la pandemia
Crédito fotografía: 
Efe
Autoridades francesas confirman 90 nuevas muertes por la enfermedad en las últimas 24 horas, lo que lleva el total de fallecimientos desde el inicio de la pandemia a 33.392.

Francia notificó este sábado un nuevo récord de casos diarios de coronavirus, con 32.427 contagios en las últimas 24 horas, un día en el que se anotaron peores registros en casi todos los parámetros que miden la pandemia.

El anterior récord de casos diarios se registró el pasado jueves, con 30.621. El total de contagios contabilizados asciende ya a 867.197, según las cifras divulgadas hoy por la Agencia francesa de sanidad.

El informe apuntó 90 nuevas muertes por la enfermedad en las últimas 24 horas, lo que lleva el total de fallecimientos en Francia desde el inicio de la pandemia a 33.392.

La tasa de positivos entre los test realizados continuó aumentando hasta el 13,1 % de todas las pruebas (12,9 % ayer), mientras que se contabilizaron 7.198 hospitalizaciones en los últimos siete días (6.906 ayer).

Además, hay 1.298 enfermos en cuidados intensivos, frente a los 1.204 de ayer.

Las autoridades sanitarias tienen contabilizados 1.722 focos de contagio por todo el país, lo que supone 145 más que en el día precedente.

Estos datos, que muestran un claro empeoramiento en todos los parámetros en los últimos días, se divulgan mientras nueve grandes áreas metropolitanas del Francia (entre ellas la de París) acaban de estrenar un toque de queda de 21.00 a 06.00 horas durante cuatro semanas para intentar doblegar la curva de contagios y evitar una saturación hospitalaria, especialmente en las unidades de intensivos.

Toque de queda más estricto

El toque de queda en París y ocho grandes áreas metropolitanas de Francia será más estricto este sábado, desde las 21.00 hora local, después de la flexibilidad de ciudadanos y policías de la primera jornada, que comenzó a medianoche.

A esa hora, la capital y las otras grandes ciudades no eran precisamente la imagen de lugares bajo un toque de queda para combatir una pandemia, con terrazas de restaurantes llenas o grupos festejando con un uso escaso de las mascarillas.

Los fiesteros, en su mayoría jóvenes, no empezaron a retirarse de las zonas de ocio del centro de París hasta ya más allá de la medianoche, mientras los trabajadores de la hostelería procedían a limpiar los establecimientos antes del cierre.

Después, una pequeña peregrinación a pie partió en distintas direcciones que llevan a los barrios residenciales. Hacia las 01.00, el toque de queda ya era claramente perceptible en la inmensa mayoría de la ciudad.

"Creo que esto ha sido un pacto tácito y hoy ya será todo más estricto", reflexionó hoy a Efe un parisino testigo de la laxitud de la primera noche.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día