• La ayuda va dirigida en particular a la asistencia para más de 75.000 personas que llegaron a México en 2018 en seis caravanas migrantes.
Crédito fotografía: 
Efe
El Sumo Pontífice ofreció asistencia a proyectos locales que ofrezcan comida, alojamiento y cobertura de necesidades básicas.

El papa Francisco destinó medio millón de dólares para que la Iglesia de México pueda seguir asistiendo a los inmigrantes que se encuentran bloqueados en ese país en su ruta hacia los Estados Unidos, informó la Santa Sede.

Gracias al óbolo de San Pedro, que financia las obras de caridad del Vaticano mediante las donaciones de fieles, ese medio millón de dólares (unos 450.000 euros) serán distribuidos en 26 proyectos de 16 diócesis y congregaciones religiosas de México.

 

Los proyectos

La donación del pontífice, muy atento a la problemática que envuelve a la inmigración, llega después de que la Iglesia mexicana haya pedido ayuda a la Santa Sede "para seguir dando alojamiento, comida y artículos de primera necesidad" a los inmigrantes.

Trece de esos proyectos ya han sido aprobados por las diócesis de Cautitlán, Nogales, Mazatlán, Querétaro, San Andrés Tuxtla, Nuevo Laredo y Tijuana, y por las congregaciones de los Scalabrinianos, del Sagrado Corazón de Jesús y María y de las hermanas Josefinas.

Otros catorce proyectos de ayuda a los inmigrantes se encuentran aún en fase de valoración pues, antes de asignar fondos, las reglas del Vaticano reclaman una información transparente sobre su uso.

"Gracias a estos proyectos, a la caridad y a la solidaridad cristiana, los obispos mexicanos esperan poder seguir ayudando a los hermanos y hermanas que migran", reza el comunicado del Óbolo.

 

Buscando mejor calidad de vida

En el mismo se explica que en los últimos tiempos miles de inmigrantes -hombres, mujeres y niños- han llegado a México tras recorrer miles de kilómetros cruzando países como Honduras, El Salvador o Guatemala huyendo de "la pobreza y la violencia".

Y buscando un futuro mejor en los Estados Unidos, si bien la frontera que separa México y ese país "sigue cerrada para ellos".

En 2018 accedieron a México seis caravanas de inmigrantes, formadas por un total de 75.000 personas.

"Todas estas personas se han quedado bloqueadas al no poder entrar en Estados Unidos, sin casa ni medios. La Iglesia Católica acoge a miles de ellos en los albergues de las diócesis y de las congregaciones religiosas, dándoles lo necesario para vivir, como un techo o ropa", apunta el Vaticano.

Sin embargo la Santa Sede subraya que "la cobertura mediática sobre esta emergencia ha ido disminuyendo y como consecuencia se ha reducido también la ayuda a los inmigrantes por parte del Gobierno y de los privados".

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X