Crédito fotografía: 
EFE
La policía está en el punto de mira después de que un nuevo informe forense difundido la semana pasada atribuyera la muerte del joven negro Adama Traoré en 2016 a la brutalidad ejercida por los agentes durante su detención.

La primera semana de manifestaciones antirracistas en Francia ha avivado la tensión entre la policía y el Gobierno, que este martes transmitió su confianza en los agentes, al tiempo que les exigió un comportamiento irreprochable.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, visitó una comisaría de la localidad de Évry, en el sur de París, para intentar rebajar el descontento de ese cuerpo policial, que, acusado de violencia y racismo, se siente abandonado por las autoridades.

"Su misión es indiscutiblemente difícil. A menudo se enfrentan a tensiones, amenazas y riesgos y son objeto de ataques físicos. Les debemos respeto y confianza y, porque les tenemos respeto, tiene que haber igualmente un deber de exigencia", dijo Philippe a la prensa.

La policía está en el punto de mira después de que un nuevo informe forense difundido la semana pasada atribuyera la muerte del joven negro Adama Traoré en 2016 a la brutalidad ejercida por los agentes durante su detención.

En este contexto y tras la extensión a Francia de las protestas de Estados Unidos por el asesinato de George Floyd a manos de un agente, los manifestantes franceses denuncian similitudes entre los sistemas y critican un racismo generalizado en las fuerzas del orden.

Tras dos marchas multitudinarias, el ministro francés del Interior, Christophe Castaner, anunció este lunes una serie de medidas para combatir actitudes racistas dentro de las fuerzas del orden y prohibió la práctica del "estrangulamiento" como técnica de arresto, mostrando una actitud de "tolerancia cero" con la discriminación dentro de la institución.

El sindicato policial ALTERNATIVE Police CFDT no tardó en reaccionar: "Los anuncios ministeriales contra el racismo se presentan como un verdadero estigma de la policía nacional y como una caza de brujas", señaló hoy en un comunicado.

Su descontento les ha llevado a movilizar a sus miembros para que exijan ir dotados con una cámara móvil que grabe sus actuaciones y les proteja de posibles acusaciones y para que abandonen cualquier lugar "potencialmente peligroso" si no están lo suficientemente protegidos.

Nuevas protestas

Mientras tanto, este martes continuaron las movilizaciones antrracistas en Francia.

En la capital, miles de personas se congregaron en la Plaza de la República en una concentración convocada por la organización SOS Racismo, en homenaje a George Floyd a la misma hora que se celebraba su funeral en Houston (Texas).

"Hay una toma de conciencia colectiva con la violencia policial, ya basta, ya hemos aguantado suficiente. La población negra a menudo estamos estigmatizados y nuestros derechos son vapuleados, y creo que hoy es importante que todos los ciudadanos se reúnan para decir ya basta", dijo la manifestante Vanessa Cantey, enfermera.

En la protesta, que se desarrolló sin incidentes, la mayoría de los participantes eran jóvenes, aunque también había niños y personas de mayor edad, en general con mascarillas, pues la región parisina sigue en alerta naranja por el coronavirus.

"Es la primera vez que hay un movimiento antirracista trasnacional y he venido para mostrar que el movimiento crece y la presión sobre los poderes públicos continúa porque nuestras democracias occidentales están carcomidas por el racismo", según el estudiante Teo, otro de los manifestantes.

El acto comenzó con todos los participantes arrodillados, con la cabeza agachada o el puño en alto, en homenaje a Floyd, de 46 años, muerto el pasado 25 de mayo en Minneapolis en una brutal detención policial. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital